IZQUIERDA POLÍTICA SUBE AL PODER EN COLOMBIA

0
506
Gustavo Petro, se posesionó como presidente de la República de Colombia, el 7 de agosto de 2022.

 

Rodeado de unas 100 mil personas, en el corazón de Bogotá, (Plaza Simón Bolívar), se posesionó como presidente de la República de Colombia, GUSTAVO FRANCISCO PETRO URREGO, el domingo 7 de agosto; un hecho calificado como  histórico, toda vez que es la primera ocasión que llega al Palacio de Nariño un representante de la izquierda. A este se suma otro episodio inédito como es la asunción al poder de su compañera de fórmula FRANCIA MÁRQUEZ MINA, una afro- descendiente, que deviene de ser lideresa de movimientos sociales relacionados con el feminismo y el ambientalismo.

Petro ganó las elecciones con 11 millones de votos tras una segunda vuelta electoral realizada el 19 de junio, su contendor fue el empresario Rodolfo Hernández. Un triunfo que se da en un país altamente tradicional y de derecha, en el que se han repartido el poder por mucho tiempo representantes de las élites económicas y sociales. Colombia es conocido, entre otros aspectos, por sus profundas inequidades económicas y sociales.

A sus 62 años, Petro exhibe una vida política intensa. Partió de ser personero y concejal de Zipaquirá, guerrillero del M-19, representante a la Cámara, agregado de la embajada de Colombia en Bélgica, alcalde de Bogotá y senador de Colombia por dos periodos. Ahora llega a la cima de su carrera como presidente del país cafetero, tras dos intentos fallidos anteriores (2010-2018), patrocinado por la coalición Pacto Histórico.

Tras años en el Senado, Petro sigue siendo reconocido como uno de los congresistas más destacados de Colombia, toda vez que hizo público escándalos atroces como la “parapolítica” (infiltración de paramilitares en la política), y dar a conocer sobre los falsos positivos (asesinatos extrajudiciales por parte del Ejército).

Nacido en Ciénaga de Oro, Córdova, el 19 de abril de 1960, es economista de profesión. Fundador del partido Colombia Humana y líder de la coalición política Pacto Histórico.

Por su parte, la vicepresidenta, Francia Márquez, es originaria de una de las regiones más aisladas y discriminadas del vecino país del norte: el Cauca,  situado en el suroccidente colombiano. Fue activista ambiental y se enfrentó a las mineras multinacionales que buscaban explotar su tierra ancestral. Ella es negra y feminista. Fue empleada del servicio y madre soltera. Encarna y representa a miles de mujeres colombianas.

“Juro ante Dios, el pueblo de Colombia, mis ancestras y ancestros, respetar la Constitución y trabajar por los colombianos y colombianas que históricamente han estado excluidos, hasta que la dignidad se haga costumbre”, expresó en su juramento Márquez.

TOMA DE JURAMENTO

Uno de los actos más emotivos de esta jornada fue la toma de juramento de Gustavo Petro, como presidente de Colombia. La encargada de imponer la Banda presidencial fue la congresista María José Pizarro, hija del líder del movimiento guerrillero M-19, Carlos Pizarro, ex compañero de Petro.

LA ESPADA DE BOLÍVAR

Otro hecho que concitó el interés de los/as que seguían la ceremonia a través de los grandes medios de comunicación, plataformas digitales, medios alternativos fue la primera orden que dio el flamante mandatario para que trasladen la espada del Libertador Simón Bolívar, al lugar donde se escenificaba la ceremonia de posesión.

“Esta espada representa demasiado para nosotros y para nosotras y quiero que nunca más sea enterrada”, dijo Petro al iniciar su discurso.

“Que solo se envaine, como dijo su propietario, el libertador, cuando haya justicia en este país. Que sea del pueblo. Es la espada del Pueblo”, sentenció.

Antes el ex presidente Iván Duque, había negado el uso del famoso sable, custodiado por una unidad especial del Ejército.

Aquella espada fue tomada por la guerrilla M-19, en forma de protesta en 1974,  y devuelta después de firmar el acuerdo de paz.

El DISCURSO

Con un hablar pausado y convincente, Gustavo Petro, enfatizó que en su mandato se darán una ola de cambios. “Quiero decirles a los y las colombianas en esta Plaza de Bolívar, sus alrededores y toda Colombia, que hoy se inicia nuestra segunda oportunidad”.

La igualdad, la paz, el medio ambiente, las mujeres y los más desfavorecidos fueron los ejes de la intervención del economista Gustavo Petro.

Remarcó que una de las prioridades de su gobierno será alcanzar la “paz verdadera y definitiva” para “terminar de una vez y para siempre, con seis décadas de violencia y conflicto armado”.

Sostuvo que “para que la paz sea posible en Colombia, necesitamos dialogar, entendernos, buscar caminos comunes, producir cambios, cambiar políticas”.

Aseveró que la igualdad será otro de sus principales proyectos. Para lograrlo explicó que hay que crear, generar y, sobre todo, distribuir mejor la riqueza de unos pocos como un acto solidario y de empatía a favor del pueblo colombiano.

Al respecto, propone una economía basada en la producción, el trabajo y el conocimiento. Adicionalmente, se llevarán adelante varias reformas como la tributaria, de pensiones, de contrato laboral y educación.

Hizo mención a la soberanía alimentaria, como uno de sus temas a implementar; a su criterio, el Estado debe garantizar a toda la sociedad el consumo sano y nutritivo de alimentos. Una misión que, junto al sector privado, el orden público y el pueblo sí será posible.

Destacó que en su mandato hará realidad la igualdad de género. En este acometido trabajará de manera conjunta con su vicepresidenta Francia Márquez. Agregó “no podemos seguir permitiendo que las mujeres tengan menores oportunidades laborales y ganen menos que los hombres, cumpliendo el mismo trabajo”. Enfatizó que gobernará para y por las mujeres, ofreciendo un gobierno paritario.

La creación de políticas ambientales amigables fue otra de las metas que abordó el flamante mandatario, tomando en cuenta el cambio climático que aqueja a la Tierra.

Habló sobre la creación de políticas solidarias con los niños, niñas, abuelos/as  y personas con discapacidad.

Ofreció defender al pueblo colombiano de todo tipo de violencia a través de la implementación de programas de protección, redención social, políticas contra la hambruna, lucha contra la persecución de las bandas criminales y modernización de la fuerza pública.

Se comprometió a una lucha tenaz contra la corrupción. Adicionalmente, trabajará en la protección del subsuelo y suelo colombianos “Vamos a enfrentar la deforestación descontrolada en nuestros bosques e impulsar energías limpias y renovables”, remarcó

De igual manera, mencionó la creación de un modelo sostenible económico, social y ambientalmente; para llevar adelante esta posibilidad planteó la posibilidad de tener una economía libre de carbón y petróleo.

En este caso, se harán alianzas y acuerdos internacionales con gobiernos de África, Asia, Latinoamérica, etc.

Adicionalmente, señaló que en sus primeros 100 días, “tendrá como objetivos establecer su legado como primer líder de izquierda de Colombia, con un enfoque en la normalización de las relaciones con Venezuela y Cuba”, maltrechas en el mandato de Duque.

RETOS

La agenda de Petro tiene grandes retos como el de unir a los colombianos; no obstante que  él llega a la presidencia con el 50,4% de votos frente a 47.22%, lo que no le garantiza que todo el pueblo le apoye, por lo que debería establecer alianzas con otros movimientos políticos, más allá de la ideología, para salir de la crisis económica, social y narcotráfico que hereda del ex mandatario Iván Duque.

Petro ya ha hecho un llamado a un Acuerdo Nacional en el que ha invitado a todos los partidos, independientemente de ideología política, para alcanzar consensos previos para hacer reformas de fondo.

También este diálogo sería para poner fin a la guerra contra las drogas, una guerra que ha fracasado; y, la protección de la selva amazónica colombiana.

Finalmente, Petro ha dicho que desearía crear una nueva alianza progresista en Sudamérica. El panorama político Latinoamericano tiene otra configuración con países que cuentan presidentes progresistas como México, Honduras, Venezuela, Nicaragua, Perú, Chile, Bolivia, Argentina; está por verse lo que ocurre en el Brasil, cuyas elecciones se desarrollarán en octubre, Lula da Silva tiene grandes posibilidades de volver al poder.

 

 

Dejar respuesta