¿Compraste una casa? Una experta en finanzas te dice cómo proteger tu inversión de vivienda

0
204

¿Sabías que según una encuesta realizada por PollFish para American Home Shield, casi el 71 % de los latinos en Estados Unidos compró una vivienda por primera vez este año. La compra de una vivienda es una de las mayores inversiones que una persona puede hacer. A menudo es la compra más cara de tu vida y hay muchos factores que entran en juego durante el proceso. Es más, ¡es el sueño americano! Especialmente para aquellos que son inmigrantes o latinos de primera generación que buscan establecerse, crecer sus familias y construir riqueza para futuras generaciones.

La comunidad latina tomó la delantera en la compra de viviendas entre el 2019 y 2021 con 657,000 nuevos hogares. Llegando a un total de 8.8 millones de propietarios en Estados Unidos y se espera que siga aumentando con el pasar de los años.

¿Cómo podemos prepararnos mejor para cubrir los gastos sorpresa que vienen con la compra de una vivienda?  Casi el 66 % de los nuevos compradores de vivienda dijeron que su mayor preocupación a la hora de comprar una casa eran los gastos imprevistos que no habían tenido en cuenta. Esto es lo que puedes hacer:

  • Adelántate a las averías: Una garantía para el hogar puede ayudarte a proteger tu presupuesto y tranquilidad frente a las costosas reparaciones inevitables que los propietarios tienen que afrontar. Sin embargo, mucha gente no se da cuenta de que la necesita si ya tiene un seguro para el hogar. Cabe notar que hay una distinción entre ambos: la garantía para el hogar te dará una protección adicional para cosas que el seguro no cubre. Una garantía para el hogar es un contrato de servicio anual renovable que proporciona protección en caso de que se produzca una avería cubierta. Garantías para el hogar como American Home Shield te ayudan a reducir el costo de reparación o sustitución de muchos de los sistemas y electrodomésticos de tu casa, como el aire acondicionado, el sistema de calefacción, el calentador de agua, el sistema eléctrico, el lavaplatos y la lavadora/secadora.

Puedes ahorrarte cientos o incluso miles de dólares de tu bolsillo si sufres una avería. El costo promedio de las garantías para el hogar oscila entre $500 y $700, en pagos mensuales de tan sólo $40. Para que entiendas mejor, aquí tienes las estimaciones del costo típico de reparar/sustituir algunos electrodomésticos esenciales sin garantía doméstica:

    • Unidad de aire acondicionado (hasta $3,800)
    • Refrigerador (hasta $1,500)
    • Lavadora/secadora (hasta $1,300)
    • Dispensadores de agua fría/caliente (hasta $400)

Dile adiós a las reparaciones cubiertas a precio completo y confía en el uso de los expertos calificados incluidos en tu plan de garantía del hogar. Son profesionales capacitados para realizar reparaciones y revisiones de mantenimiento preventivo de forma rápida y asequible. ¡Más vale prevenir que lamentar!

  • Considera un seguro para el hogar: Tu casa es uno de tus bienes más valiosos. El seguro para el hogar es una forma de seguro de propiedad que cubre las pérdidas y los daños en la residencia de una persona. Es muy importante que los nuevos propietarios tengan este tipo de seguro. No evitará que se produzcan daños en su casa o pertenencias, pero les proporcionará seguridad financiera si ocurre algo inesperado. Por ejemplo, algún desastre natural.
  • Encuentra un plan de garantía para el hogar que se adapte a ti: Cada casa y propietario es único, por lo que es importante seleccionar un plan que ofrezca la máxima cobertura para los electrodomésticos y sistemas que más utilizas en función de tu presupuesto individual. Los propietarios deben buscar un proveedor bien establecido y comprometido con la transparencia en los términos de cobertura, los procedimientos de servicio y los precios. Una vez que selecciones el plan que más te convenga, tómate el tiempo necesario para leer el contrato, ya que te guiará paso a paso sobre cómo utilizar la garantía de tu casa, lo que se espera de ti como propietario y la cobertura, las exclusiones y los límites de cada uno de los sistemas y/o aparatos de tu casa.
  • Elabora un inventario de artículos: Esto puede ser un poco irritante y ciertamente puede tomar una gran parte de tu tiempo, pero es mejor hacer una lista de tus posesiones antes de que la necesites. Imagínate perder todo en un incendio y no tener que rendir cuentas por ello. Una simple lista de pertenencias puede ayudar a acelerar el proceso de reclamación de tu seguro de hogar si te ves afectado por un accidente fuera de tu control.
  • Espera lo inesperado: Los sucesos ocurren y las cosas se rompen, cuanto más preparado estés mejor. Procura tener un fondo de emergencia para gastos inesperados. Según la encuesta de la AHS, alrededor del 35% de los compradores de vivienda de este año respondieron que hacer frente a los gastos que no tenían previstos era su mayor preocupación. Puedes designar una cantidad determinada mensual para ese fondo específico y utilizarlo SÓLO cuando sea 100% necesario.

NOTA: Escrito por Jully-Alma Taveras @investinglatina, experta en finanzas personales en asociación con American Home Shield.

 

Dejar respuesta