PASILLO ECUATORIANO DECLARADO PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

0
733
Trío Colonial, las nuevas generaciones también interpretan el Pasillo.

En efecto, este género musical emblemático del pueblo ecuatoriano mestizo fue incluido en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la  UNESCO, el pasado 14 de noviembre. Decisión que trajo profundo orgullo y alegría al pueblo ecuatoriano, que reconoció que posee una joya artística a la que  debe preservar.

EL PASILLO Y SUS SIGNIFICADOS

Tras tres años de análisis de la documentación respectiva, la Unesco concluyó que “El pasillo canción, es un poema musicalizado. La composición poética de sus letras relata los acontecimientos relacionados con aspectos como el amor, el desamor, la vida, la muerte, la familia, la tierra, elementos que forman de la cotidianidad del pueblo. El pasillo es un referente identitario de conexión con el terruño, y una forma de expresión del sentir colectivo, convirtiéndose en un vínculo integrador de la sociedad”.

Al abordar las funciones sociales y significados culturales de este género, la UNESCO dice “El Pasillo es un elemento de cohesión social, en las letras y canciones se evoca y se hacen alabanzas al terruño, la ciudad, el paisaje, lo que hace posible el vínculo con la patria chica y por lo tanto fortalece el sentido de pertenencia en el nexo de las comunidades ecuatorianas en el exterior, con su lugar de origen, fortaleciendo las raíces identitarias”.

HISTORIA DEL PASILLO

Amerita recordar que este poema musicalizado, llegó a Ecuador en la primera mitad del siglo XIX. En sus inicios fue conocido como género colombiano porque se originó en los territorios que constituyeron La Gran Colombia, fue producido y difundido por músicos populares y soldados músicos que participaron en las contiendas independentistas, afirma un texto del Museo del Pasillo de Quito.

En la segunda mitad del siglo XIX, se consolidó en el país por su presencia en los bailes de salón. Una anécdota histórica  destaca  que Simón Bolívar,  El Libertador bailó este género, en Quito, con la Libertadora del Libertador, la quiteña: Manuelita Sáenz.

Los investigadores musicales sostienen que el pasillo surgió del vals y es el resultado de la fusión de elementos de la pentafonía andina, melodías indígenas, como el yaraví, el minuet, el bolero español, asociados con otros elementos socio-culturales. Además fue un baile criollo de pareja  entrelazada. Precisamente su nombre se debe  a cómo se bailaba, con pasos cortos y rápidos.

EL PASILLO: CANCIÓN Y POESÍA DEL MUNDO

El periodista, Rodolfo Muñoz al abordar el tema del texto de las canciones dice “las letras de las canciones entonadas al compás de la música evocan  el amor y sus penas, la familia, la patria, y la vida diaria de la gente, haciendo del Pasillo un auténtico poema musical”.

El escritor Raúl Pérez Torres al referirse a este género musical destaca que “Este género musical nacional ecuatoriano por excelencia se canta en todas las regiones y en todos los estratos sociales. Es la música nacional de mayor convocatoria y forma parte del acervo de la identidad nacional. Es el referente nacional, es la semilla que da origen a las manifestaciones sentimentales del cholo costeño, el montubio y también el citadino”.

El pasillo ha recorrido por todo el territorio ecuatoriano, se escucha en diversas ciudades de todas las regiones geográficas del país: zona costera, zona andina, la Amazonía y las Islas Galápagos.

La migración ha llevado al pasillo a muchos rincones del mundo, donde los ecuatorianos se han asentado, por ejemplo: los Estados Unidos, España, Italia, Alemania, Francia y una decena de etcéteras, es allí que a través de la música se fortalecen los vínculos con la familia y el terruño.

Hombres y mujeres practican esta expresión cultural, la transmisión a las nuevas generaciones se hace, en primer lugar, en el seno de las familias y los centros de aprendizaje, así como por parte de músicos de las calles, orquestas populares y municipales, así como reconocidos intérpretes.

SUS EXPONENTES Y COMPOSITORES

Los intérpretes de este género más conocidos son Julio Jaramillo, Carlota Jaramillo, Pepe Jaramillo, Eduardo Brito, Lilian Suárez. Dúos Ibáñez Safadi, Benítez y Valencia, Mendoza Suasti, Mendoza Sangurima,  Hermanos Miño Naranjo, Hermanos Villamar, etc.

Entre los compositores del Pasillo más destacados citaré a los más reconocidos: Aparicio Córdova, Carlos Amable Ortiz, Nicasio Safadi, Cristóbal Ojeda, Benigna Dávalos, Francisco Herrera, Jorge y Ángel Araujo Chiriboga, José Ignacio Canelos, Segundo Cueva Celi, Carlos Silva, Carlos Solís, Carlos Rubira, Carlos Bonilla, Enrique Ibáñez, etc.

Citaríamos a los pasillos más cantados : Sombras, El aguacate, El alma en los labios, Romance de mi destino, Esta pena mía, Ángel de Luz, Alma mía, Fatalidad, Parece mentira, Te quiero te quiero, Amor incomparable,  Collar de Lágrimas, etc.

PROCESO DE RECONOCIMIENTO

Para lograr este  reconocimiento el Instituto de Patrimonio Cultural (INCP), el ministerio de Cultura y Patrimonio y Cultura  y el Museo del Pasillo, en ese entonces dirigido por el investigador musical, Mario Godoy Aguirre, elaboraron el expediente técnico y el plan de salvaguardia , en 2018, con el fin de promover y preservar esta manifestación cultural.

Estos dos documentos, solicitados por la Unesco para las nominaciones, concentró a cerca de 300 personas, quienes en talleres celebrados en Ambato, Latacunga, Riobamba, Portoviejo, Babahoyo, Guayaquil, Machala, Cuenca, Loja y Quito, quienes determinaron las características, función social, vigencia y representatividad del pasillo. En este mismo año fue declarado Patrimonio Inmaterial del Ecuador.

Para recordar al máximo intérprete del Pasillo Julio Jaramillo, quien nació un 1 de octubre, a través de un Decreto Ejecutivo No 1.118 de 1993, se declaró al 1 de octubre de cada año, como el “Día del Pasillo”. Desde esa fecha, a nivel nacional, durante el mes de octubre, en diferentes escenarios se realizan múltiples eventos musicales, en homenaje a este género musical.

Por todo lo anterior descrito, con el corazón rebosante de felicidad podemos  remarcar que el PASILLO es una expresión de la identidad musical de Ecuador. Es una música y letra indeleble que al interpretar nos reconocemos como ecuatorianos, en cualquier lugar del mundo, donde estemos asentados.

 

 

Compartir
Artículo anteriorFrancia y Ecuador rinden homenaje a la Segunda Misión Geodésica
Artículo siguienteSuicidio: Responsabilidad compartida
periodista profesional ecuatoriana graduada en la Universidad Central de Ecuador. Tiene una amplia experiencia en Comunicación Institucional. Ahora ha incursionado en el periodismo con la misma vocación y empeño que lo hizo como Relacionadora Pública de importantes instituciones y personajes de nuestro país. Muy interesada en los acontecimientos políticos, culturales, sociales e históricos que se suceden en el día a día en Ecuador, se permite trasladar a ustedes el pensamiento, sentir y hechos de nuestro país Ecuador, para que los hermanos latinoamericanos estén oportunamente informados y motivados a para seguir adelante en la construcción de la Patria Grande.

Dejar respuesta