Jasmine Camacho-Quinn Boricua aunque naciera en la luna

0
2491

(San Juan, PR) La vallista Jasmine Camacho-Quinn obtuvo la medalla de oro en la carrera con obstáculos de 100 metros en los Juegos Olímpicos celebrados en Tokio, Japón. Los acordes de La Borinqueña sonaron y los colores de la Monoestrellada ondearon en la capital nipona para celebrar este gran triunfo de la hija de la trujillana, María Milagros Camacho.

Afirmando su identidad boricua, Jasmine subió al podio luciendo con orgullo su afro engalanado con una amapola (flor del árbol de maga, símbolo nacional). La atleta no pudo contener las lágrimas de emoción al escuchar los acordes de La Borinqueña.

Jasmine participó en las Olimpiadas de Río de Janeiro en el 2016, pero una lesión evitó que hiciera realidad su sueño de obtener la presea dorada.

Trujillo Alto, pueblo natal de la madre de Jasmine, celebró en grande la victoria de la medallista dorada. Los trujillistas solo esperan el regreso de Jasmine para honrarla con una caravana y fiesta de pueblo.

Llamó poderosamente la atención de la prensa extranjera la flor con que Jasmine afirmó su identidad, pero para los puertorriqueños nacidos antes de 1970 esta era una costumbre muy extendida entre las féminas boricuas.

Las felicitaciones a Jasmine no se hicieron esperar. Artistas, deportistas y ciudadanos en general felicitaron a la vallista por su logro. La nota discordante lo dio la extenista Gigi Fernández que cuestionó la puertorriqueñidad de Camacho-Quinn por no haber nacido en Puerto Rico ni hablar en español. El comentario fue mal recibido y la extenista, que obtuvo medalla de oro olímpico por Estados Unidos, se vio forzada a retirarlo.

Fernández se avergüenza de su identidad. Ahora reclama ser puertorriqueña para llamar la atención. Cuando debió demostrarlo no lo hizo”, indicó José Vázquez de Trujillo Alto. “La identidad se demuestra”. 

Jasmine decidió representar a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos para honrar su herencia materna. La decisión implicó rechazar los beneficios que reciben los atletas estadounidenses y ajustarse a las dificultades que enfrentan los atletas locales.

La vallista nació en Ladson Carolina del Sur. El padre de Jasmine, James Quinn es afroestadounidense, los progenitores de la vallista se conocieron mientras estudiaban y practicaban atletismo en el antiguo Baptiste College, hoy Charleston Southern University en Carolina del Sur. El hermano de Jasmine, Robert Quinn, es un defensa con los Chicago Bears.

La atleta conoció a su familia materna, natural de Trujillo Alto, cuando tenía 19 años, pero su madre inculcó en ella su amor por Puerto Rico. De hecho, en su primera visita a la Isla, Jasmine publicó una foto junto a su abuela indicando que era su gemela debido al gran parecido que existe entre las dos.

La victoria de Jasmine trajo a colación una vez más la problemática de la identidad, ¿qué es un puertorriqueño?

El Dr. Félix Rey Huertas González, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH) indica que ser puertorriqueño trasciende el lugar de nacimiento y el idioma.

 “Somos nueve millones de puertorriqueños, no importa el lugar o el idioma, es el sentido de pertenecía, vínculo o sentimiento que desarrollas en la historia de vida lo que te hace puertorriqueño”, expresó el historiador y rector del Recinto de Carolina de la Universidad Ana G. Méndez (UAGM).

La puertorriqueñidad está siendo redefinida en este siglo, asegura la historiadora oficial de Cayey, Dra. Aida Mendoza Rivera.

 “En el siglo pasado ser puertorriqueño era una persona nacida en Puerto Rico cuyos padres y abuelos habían nacido en la isla y hablaban español. Empero, a partir de 1970 se comenzó a construir una nueva visión debido a la migración constante entre la Isla y Estados Unidos”, indicó Mendoza Rivera.

“Hoy la puertorriqueñidad concilia a los nacidos y no nacidos en las fronteras isleñas. Los puertorriqueños estamos unidos por nexos filiales hacia la patria, sin importar el idioma y el lugar de nacimiento porque no importa donde estemos, constituimos un solo pueblo”.

Jasmine ha demostrado que se es boricua cuando se ama a Puerto Rico, aunque se nazca en la Luna.

¡Felicidades Jasmine Camacho-Quinn! Gracias por el oro y el recuerdo que perdurará para siempre en nuestra historia.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorBodas de destino al aire libre en Orlando
Artículo siguienteMeditación olímpica
Félix Cruz posee una larga trayectoria como periodista en Nueva Jersey-Nueva York y Puerto Rico. Es además historiador, gestor cultural, escritor, orador, educador y asesor gubernamental. Posee un doctorado en Comunicación Social con concentraciones en Periodismo Escrito y Lenguaje Corporal y está terminando un segundo doctorado en Historia de Puerto Rico y el Caribe en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Doctorado en Historia de Puerto Rico y el Caribe.