El beeper… ancestro del ciberlenguaje

0
429

La forma de escribir a través del tiempo muestra las características de  las diferentes generaciones. La escritura puede describirse como un proceso que  cambia y  funciona en la medida que responde a las necesidades de quienes se comunican.  Algunos recordarán el ancestro del celular, el beeper. Este aparato tecnológico fue  inventado por  la compañía Multitone Electronics allá para el 1956. Su uso principal fue comunicar a los doctores con el hospital St. Tomas de Londres. Cabe indicar que el mensáfono o  beeper era preferido en los entornos hospitalarios, pues no emitían ondas electromagnéticas. Adriano Doniez, en su artículo Una breve historia del beeper  indicó que había  beepers unidireccionales que solamente recibían números telefónicos para que el receptor buscara con afán un teléfono y realizara la llamada al número que había recibido. Más adelante surgieron los  beepers bidireccionales alfanuméricos. Estos últimos eran más sofisticados ya que permitían enviar y recibir mensajes cortos. Curiosamente en Japón para 1968 el beeper alcanzó popularidad, pues los jóvenes crearon combinaciones numéricas para intercambiar “mensajes”. Según el artículo publicado por Capital financiero.com  los jóvenes de Tokio usaban los dígitos “0840” para aludir a la pronunciación “ohayo” que significa “Buenos días”.

Generalmente la etapa de la adolescencia se caracteriza por buscar  la individualidad y por la creación de códigos difíciles de descifrar por los adultos.  Cuántos recordarán la jerigonza o los papelitos en clave para que, en caso de que fueran interceptados por un adulto no los descifrara. Entonces el beeper, ¿será el ancestro de lo que actualmente se denomina como el ciberlenguaje?

Retomando las características generacionales y cómo estas utilizan y transforman la escritura, en la década de 1990 el teléfono celular vino a suplantar al beeper.  No hubo forma de competir con el acceso a llamadas al alcance de la mano. Sin embargo, esa no era la única función del celular. Surgieron los mensajes de texto bidireccionales, limitados por la cantidad de caracteres permitidos, pero eso no fue problema si se observa que, ya en Tokio con el beeper, habían buscado la forma de acortar los mensajes e imponer la comunicación. Actualmente el lenguaje cibernético o ciberlenguaje se emplea en aplicaciones y plataformas que no necesariamente tienen caracteres limitados.

Son los usuarios, los emisores quienes determinan acortar  o compactar las expresiones. ¿Acaso será reflejo de la generación actual hiperconectada? Por ahora, esa pregunta se quedará en el tintero, pues el ciberlenguaje no es  exclusivo de los nativos digitales. Coexisten multiples grupos generacionales que han sucumbido al texteo anteponiendo la simplicidad del mensaje sobre la redacción completa, incluso suprimiendo el texto con el uso de los mensajes de voz o voices y de eso eso ya se escribirá más adelante.

Referencias:

Doniez (2012). Una breve historia del beeper.

https://www.fayerwayer.com/2012/03/una-breve-historia-del-beeper/

Redacción (2018). El beeper dejará de funcionar tras 50 años de servcio.

https://elcapitalfinanciero.com/el-beeper-dejara-de-funcionar-tras-50-anos-de-servicio/

 

Dejar respuesta