Efraín Feliciano, reclama unidad y empoderamiento comunitario para lograr representación igualitaria

0
3822
Feliciano junto a su hijo Robert y su amiga Lydia Valencia, directora del Congreso Boricua.

Todo movimiento debe ser la conservación y promoción de la historia de la comunidad puertorriqueña y latina de Nueva Jersey
Todo movimiento debe ser la conservación y promoción de la historia de la comunidad puertorriqueña y latina de Nueva Jersey

 

Las divisiones, las luchas fratricidas y la ambición desmedida son las causas principales para que los puertorriqueños hayan sido desplazados por otros grupos minoritarios en las esferas de influencia política, asegura Efraín Feliciano, líder comunitario del sur de Nueva Jersey y una de las figuras cimeras de la política estatal durante la gobernación de James McGreevey.

 

 

¨Los puertorriqueños logramos adelantarnos cincuenta años en influencia política entre los años 1970 y el 2005, pero el antagonismo entre el liderazgo, la ambición por posiciones en las altas esferas de poder y el desprecio a los logros de otros compañeros erosionaron nuestra plataforma y nos relegaron a un segundo plano¨, puntualiza Feliciano.

 

La falta de una agenda cohesiva y de una visión amplia, desenfocaron los esfuerzos que se iniciaron con el Congreso Boricua en los 1970, llevando a la comunidad a un retroceso en el tiempo, minimizando los logros y creando un ambiente de desamparo y negligencia similares a los que se vivían hacen cincuenta años, asevera Feliciano.
Los puertorriqueños se encuentran una vez más esforzándose por rescatar a su comunidad de la pobreza, la desesperanza y de la indiferencia de los políticos.

 

¨Logramos elegir alcaldes, legisladores estatales y pusimos puertorriqueños y otros latinos en posiciones de poder, pero nos olvidamos de los puestos de carrera y de mantener a la comunidad unida, con una agenda en común clara y precisa¨, señala Feliciano. ¨El no tener representación en esas posiciones permanentes, la falta de una agenda única y la constante batalla del quítate tú para ponerme yo, nos han convertido en pedigüeños en vez de iguales con la capacidad de exigir lo que no corresponde por derecho y no por dadiva¨.

 

El empoderamiento comunitario y político, la identidad cultural, la concienciación educativa y el desarrollo económico son primordiales para impulsar un movimiento capaz de unir a los latinos estatalmente para gestar una agenda sociopolítica que repercuta en beneficio de todos.

 

¨La solidaridad, la integración y el bienestar general deben guiarnos en el siglo XXI para conceptualizar e implementar una agenda que permita a los puertorriqueños y otros grupos latinos cimentar los logros para que sean efectivos y duraderos¨, aconseja Feliciano.

 

Efraín Feliciano cuenta en su haber una extensa carrera dedicada al servicio público. Entre sus logros está haber sido uno de los cofundadores del ¨New Jersey Hispanic Task Force¨ y de ¨South Jersey Latino and Friends¨. Efraín fue el primer latino en copresidir la Conferencia Anual del Comité Demócrata Estatal; en la Junta de Síndicos del ¨Gloucester County College¨; en la Junta de Planificación del Municipio de Depford y en codirigir una campaña electoral estatal para la gobernación exitosa.

 

Los padres de Efraín, Leoncio Feliciano Soto y Leocadia Sanes Mont, son naturales de la isla municipio de Culebra. Se conocieron en las Islas Vírgenes. Emigraron, primero a Nueva York y luego a Pennsylvania a finales de la década de los 1940. En 1950 se casan en Filadelfia, donde trabajaban en la industria de la aguja. Efraín fue el segundo de los seis que tuvo la pareja. En el año 1969, la familia Feliciano Soto se mudó al pueblo de Willingboro, en el sur de Nueva Jersey, Efraín contaba con 16 años.

 

Feliciano abandona la escuela secundaria y se une a los 18 años a la Marina, donde toma el examen de equivalencia para el cuarto año. El nuevo recluta fue enviado a Vietnam a bordo del USS Dewey, DLG-14.

 

Cuando regresa de Vietnam, Feliciano ingresa a estudiar en el ¨Burlington County College¨ (BCC), donde es electo al Senado Académico como senador por acumulación, el primer puertorriqueño en lograrlo en la historia de la institución universitaria. En Burlington también funda el Spanish American Club, organización que le sirvió de plataforma para solicitar que el colegio contratara instructores latinos. En 1975, el colegio universitario le concede el ¨Premio por Logros Destacados en el Servicio¨ por crear concienciación sobre, la comunidad hispana. Luego de graduarse de BBC ingresó a la Universidad de Rutgers en Camden. BBC lo contrató como consejero educativo. Se gradúa de Rutgers en 1979 con una licenciatura en Ciencias Políticas.

 

 

Consciente de la importancia de la política para obtener una mejor condición de vida para los hispanos, Feliciano se convirtió en el coordinador de la campaña de Barbara Kalik a la Asamblea de Nueva Jersey. Logrando la victoria de Kalik en el Distrito Legislativo Número 7 con un presupuesto de $3000. Efraín fue ayudante legislativo de Kalik entre 1978 y 1979, año en que inicia una carrera de 30 años con la Junta de Libertad Bajo Palabra. Inició su trabajo en la Junta como ayudante del presidente y lo terminó como Jefe de Asuntos Legislativo y Servicio Comunitario.

 

 

Efraín está orgulloso de sus raíces puertorriqueñas y siempre ha tenido claro la importancia de cabildear por una agenda hispana que incluya el nombramiento y la elección de latinos a puestos políticos. Su compromiso lo inició en 1980 cuando el Senador Federal Bill Bradley lo nombró al Panel de Evaluación de Candidatos a la Academia Naval y logró que por lo menos un candidato latino pudiera entrar en la Academia Militar de Annapolis.

 

 

Efraín Feliciano se integra al movimiento hispano estatal coordinado por Félix Cruz, cuando èste era ayudante del Gobernador Jim Florio, que exigía mayor representación de latinos en todos los niveles gubernamentales.

 

 

En el año 1992, el senador Raymond Lesniak, presidente del Comité Estatal Demócrata de Nueva Jersey, por recomendación de Cruz, lo nombra a ser uno de los miembros del ¨New Jersey State Hispanic Task Force¨. El ¨Task Force¨ fue un grupo ideado por Cruz cuya misión era implementar una agenda que permitiera la participación y la elección de latinos en Nueva Jersey.

 

Cruz fue nombrado por el Gobernador Florio a coordinar la campaña de William ¨Bill¨ Clinton para presidente en 1992 y este nombró a Feliciano como coordinador en el sur del estado. Clinton fue electo, presidente.

 

En 1993, Florio pierde la gobernación y la comunidad hispana pierde muchos de los logros obtenidos durante su administración.

 

Feliciano funda en 1995 un comité de acción política con el nombre de ¨South Jersey Latino and Friends¨ y ¨Latino Leadership in Southern New Jersey¨. Ambas organizaciones ayudaron en la elección de candidatos en el sur del estado, entre los cuales se destacan la elección de la primera latina a la Asamblea por el Distrito 5, Nilsa Cruz Pérez y del primer puertorriqueño alcalde de Camden, Milton Milán.

 

Luego de salir de la gobernación, Cruz se fue a trabajar con el congresista Robert Torricelli y reclutó a Feliciano a unirse a la campaña de éste para el Senado federal. Torricelli nombró a Feliciano al Comité de Revisión Judicial que seleccionó al juez Julio Fuentes, quién fue nominado por el presidente Clinton al Tercer Circuito de la Corte de Apelaciones Federal.

 

Feliciano se unió a la campaña del entonces alcalde James McGreeve en su búsqueda para la gobernación de Nueva Jersey. McGreevey era sensible a la problemática que enfrentaba la comunidad hispana y compartía muchos de los puntos de vista de Feliciano para mejorar la calidad de vida de los residentes del Estado Jardín. Aunque no fue electo en 1997, McGreevey continuó en su afán, logrando ser electo gobernador en el 2001 con más del 70% del voto latino.

 

En el año 2002, Feliciano fue transferido temporalmente por ocho meses a la Autoridad de Puertos del Río Delaware como agente de enlace entre el estado, el condado y los oficiales electos locales para el desarrollo económico y la transportación de las regiones conformadas por el sur de Nueva Jersey y el Sureste de Pennsylvania. Terminado su trabajo en la Autoridad, regresó a la Junta de Libertad Bajo Palabra.

 

Efraín Feliciano es un hombre de palabra, esto le ganó el respeto de los líderes de ambos partidos políticos. Su compromiso con el bienestar comunitario y su dedicación a las causas de los latinos lo han distinguido a través de toda su vida pública.

 

¨Estamos a travesando momentos decisivos para la comunidad latina, no solo en Nueva Jersey, sino en todos los Estados Unidos. La nueva ola migratoria puertorriqueña fortalece a las comunidades con ciudadanos con derecho al voto y cuya injerencia determinará muchas elecciones. Tenemos una nueva oportunidad para unificar a la comunidad y forjar nuevas oportunidades que nos lleven algún día a elegir un presidente latino¨.

 

Punta de lanza de todo movimiento debe ser la conservación y promoción de la historia de la comunidad puertorriqueña y latina de Nueva Jersey.

 

¨No podemos olvidar a los grandes hombres y mujeres que lucharon y continúan luchando por el bienestar de nuestra comunidad. Próceres como Luis H. García quien desde Rutgers y Princeton educó y ayudó a gestar oportunidades para toda una generación; Ito Rodríguez, quien con su visión y liderazgo fue capaz de crear un movimiento unitario que culminó con la fundación del Congreso Boricua y la Educación Bilingüe en el estado; Félix Cruz, quien retó el sistema y unió voluntades para que se nombraran más latinos a posiciones de política pública y en la judicatura; Mike Rivera que supo utilizar el poder de la empresa privada para que se respetara el liderazgo latino; Mike Fernández y David Matos quienes desde la Oficina del Gobernador ayudaron a implementar una agenda latina; Gilberto Medina, quien fue esencial en el empoderamiento económico y la activación empresarial; Ida Castro quien fue pionera en el empoderamiento de la mujer y de los trabajadores agrícolas; Lydia Valencia, quien ha logrado que los latinos tengan una voz cantante en el Partido Republicano; la lista es interminable, Gloria Bonilla, María Vizcarrondo, Julio Fuentes, Roberto Rivera Negrón…¨

 

En la actualidad Efraín y su esposa Patricia se dedican a viajar y disfrutar de sus dos hijos, Robert y Christina y sus cuatro nietos.

 

¨Los latinos tenemos que estar siempre alertas y estar dispuestos a regresar a la palestra pública cuando seamos necesarios, el retiro no existe para nosotros¨, asegura Feliciano. ¨Desde la distancia me mantengo atento a la política estatal. Estoy siempre listo para apoyar a la nueva ola de líderes en su lucha por lograr la implementación una agenda latina que beneficie a todos¨.

 

Copyright @Ahora News NJ/PRC- Todos los derechos reservados