AHORANEWS reconoce la aportación de la Dra. Aida Mendoza Rivera a la cultura e historia de Cayey y Puerto Rico

0
3187

Celebrando el Mes de la Mujer

“Cayey ha recorrido un largo trayecto desde ser una plaza tabacalera hasta convertirse en una ciudad universitaria. Te invito a conocer a Cayey»  

(San Juan, P.R.) La historia es definida como la disciplina que estudia y expone, de acuerdo con determinados principios y métodos, los acontecimientos y hechos que pertenecen al tiempo pasado y que constituyen el desarrollo de la humanidad desde sus orígenes hasta el momento presente. Es importante enfatizar que la historia no solo estudia los acontecimientos sino los hechos vividos por los seres humanos, las comunidades que conforman y las sociedades que constituyen.

Tenemos claro que no a todos nos gusta la historia, especialmente cuando se convierte en un proceso de memorización de fechas y datos generales. Sin embargo, sin la historia, no tenemos identidad ni cultura. La suma de la recolección de eventos, personajes, y tradiciones nos hace pertenecientes a una comunidad, un municipio, una nación. La historia no camina sola, va acompañada por otras materias que la enriquecen como lo son la antropología, la etnografía, la sociología y las otras ciencias sociales.

Un historiador pasa largas horas investigando, leyendo, analizando, interpretando y redactando. Para ser historiador o historiadora se requiere una gran pasión y un compromiso honesto con la búsqueda de la verdad.

La doctora Aida Josefina Mendoza Rivera es la historiadora de Cayey, un municipio en la región centro oriental de la Isla del Encanto. Cayey es conocido por su profusa naturaleza, las famosas Tetas (dos montañas que parecen senos femeninos, que en realidad pertenecen al municipio de Salinas, pero todos asocian con Cayey), los barrios de Jájome, donde está localizada la casa de campo del gobernador, y Guavate, capital del lechón asado en vara.

Durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, Cayey fue el principal centro tabacalero del país, luego se convirtió en un importante eje industrial y comercial. Es hogar de uno de los Recintos de la Universidad de Puerto Rico, de la famosa Tuna de Cayey, del coquí dorado y baluarte de la cultura tradicional de la montaña. Empero, Cayey es mucho más.

El trabajo de la Dra. Mendoza Rivera es rescatar la grandiosa historia cayeyana y plasmarla para la memoria de las presentes y futuras generaciones. Antes de ser la historiadora oficial del Municipio, Aida era educadora.  

Tras obtener su doctorado en Historia en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe Aida dejó atrás su carrera magisterial para dedicarse en cuerpo y alma a documentar, investigar, conservar y compartir la historia cayeyana. Fue una decisión difícil porque ama tanto enseñar como a la historia. Ser historiadora durante la pandemia ha sido cuesta arriba porque la investigación histórica obliga al contacto no solo con personas sino con documentos que en su mayoría están guardados en archivos.

Ni la pandemia ni la cuarentena detuvieron el trabajo de Aida como historiadora. Aprendió a reinventarse y a utilizar la tecnología, no solo para investigar sino también educar.  

En este Mes de la Mujer AHORANEWS entrevistó a la Dra. Mendoza Rivera para conocer no solo a la profesional sino al ser humano.  

“Nací aquí, en el corazón de la Sierra de Cayey un 11 de agosto de 1965. Mis padres, Manuel Mendoza (fallecido) y Laura Rivera me bautizaron con los nombres de mis dos abuelas”.

“Mis abuelos paternos fueron Cruz Mendoza hermano de Francisco Mendoza, dueño de las Mueblerías Mendoza y Aida Báez. Mi abuelo paterno tuvo varios negocios entre ellos un colmado y un almacén de provisiones al por mayor.  Mi padre laboró con su tío en las Mueblerías Mendoza y también como vendedor de seguros de vida. Recuerdo las visitas del tío Francisco a la casa de mi abuelo todos los domingos, conversaba y bromeaba con él, sin entender que él era una persona importante en nuestro país.

“Por el lado materno, mi abuela, Josefina Sosa era la secretaria de la Parroquia la Asunción de Cayey. Mi abuelo, Pedro Rivera, fue tabacalero en Comerío, falleció cuando mi mamá tenía cuatro años”.

“Crecí amando la tierra, cultivando el huerto y valorando el trabajo artesanal de los fabricantes de muebles”.  

La Dra. Mendoza Rivera estudió los grados primarios en el Colegio de la Merced en Cayey. Entre sus maestros recuerda a la Sra. Pérez, profesora de Estudios Sociales, por sus consejos. “Tenía una gran sensibilidad para identificar los problemas que abrumaban a sus estudiantes, despojándose de su papel magisterial para convertirse en nuestra psicóloga”. La historiadora estudió la secundaria en la Escuela Superior Miguel Meléndez Muñoz.

“En el 1983 llegué a la universidad. Elegí quedarme en Cayey ya que desde la escuela superior visitaba la biblioteca y poco a poco me enamoré del recinto por su verdor y por su historia. Me impresionaba pasar por un puente que cuentan está construido sobre un túnel. Desde entonces me pregunto por qué no lo convierten en una zona turística”.

En la universidad Mendoza obtuvo una licenciatura (bachillerato) en Educación Elemental y Secundaria con especialidad en Historia.

“En el verano de 1986 ingresé al mundo laboral en el Periódico la Opinión como vendedora de anuncios. Luego me integré al Departamento de Educación como maestra”

“Tuve la dicha de laborar en tres escuelas de Cayey: Gerardo Selles Solá, Rexford Guy Tugwell y la Superior Miguel Meléndez Muñoz. Además, tuve la experiencia de ser profesora universitaria en la Universidad Ana G Méndez en Gurabo”.

“Un elemento que siempre mantuve en las tres escuelas fue organizar asociaciones estudiantiles con el interés de ofrecerles a los estudiantes múltiples experiencias tales como conocer autores reconocidos, excursiones, concursos, diseñar libros de colorear para niños entre otros”.

A principios de la década de 1990 Mendoza obtuvo una maestría en Administración y Supervisión en la Universidad de Phoenix entonces localizada en Rio Piedras.

“A mi entender Cayey es la cuna identitaria del jíbaro. Es un pueblo formador y forjador de la cultura puertorriqueña”.

“En 1992 me uní a un grupo que cambió mi vida totalmente tanto en lo espiritual como en lo emocional, me refiero a los Vicentinos de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced en Montellano, Cayey. En este grupo conocí la cara de la pobreza fueron múltiples las situaciones que vi desde gente sin hogar, personas sin alimentos, sin trabajo. Siempre nos decían tengan una lupa para ver la necesidad. Siempre fortalecimos la espiritualidad en el grupo. Además, se realizaban actividades culturales”.

“El director espiritual de los Vicentino era el padre Jesús Sáez, un sacerdote sumamente culto que estudió en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Padre Sáez me estimuló a estudiar en el Centro. De hecho, él me llevó a visitar la institución y desde el primer momento dije yo quiero estudiar ahí”.

Mendoza obtuvo su doctorado en historia en el 2019. Nos relata que, en la institución educativa fundada por el Dra. Ricardo Alegría “amplié mi bagaje cultural y empecé a reconocer que la historia de los pueblos hay que estudiarla más”.

“En un curso que tomé con el Dr. Juan Manuel Delgado nació mi interés por estudiar la historia de mi pueblo de Cayey. Tanto así que mi tesis fue del proceso de industrialización en Cayey 1952 a 1973”.

“Para ese mismo tiempo me encontré un día con el alcalde y le mencioné que estaba haciendo una obra de cambio en el pueblo y que debía documentarla para la posteridad. Pensé que no me había escuchado”.

“Para mi sorpresa, el alcalde si me escuchó. Cuando supo que me retiraba del magisterio, me llamó para que formara parte de su equipo de trabajo como historiadora de Cayey”.

Aida no solo es amante de la historia, también lo es de la cultura. En el 2015 organizó un proyecto de lectura en la Casa del Cuento y la Historia Cayeyana para que los estudiantes pudieran conocer a los autores contemporáneos. En el 2016 al proyecto de lectura se le sumó el Colectivo Impacto Cultural un grupo de jóvenes que enriquecieron la gesta cultural con su creatividad artística y musical.

“Cayey como decía la educadora y poeta cayeyana, Ovidia Cintrón de Ochoa, es cultura ten la música, las artes, las letras, la gastronomía y los deportes. Este pueblo tiene de todo y lo que hace lo hace bien”.

Aida se siente orgullosa de su cayeyanía. Está activa en promover la cultura y la historia de Cayey en todos los foros, incluyendo el Taller de Investigación Histórica de Caguas y la Asociación Puertorriqueña de Historiadores.

“A mi entender Cayey es la cuna identitaria del jíbaro. Es un pueblo formador y forjador de la cultura puertorriqueña”.

“Uno de los proyectos emblemáticos de la administración municipal es convertir a Cayey en la Capital Cultural de la Montaña. Para eso se aúnan esfuerzos para rescatar, conservar y promover los patrimonios material e inmaterial”

“Cayey ha recorrido un largo trayecto desde ser una plaza tabacalera hasta convertirse en una ciudad universitaria. Te invito a conocer a Cayey.  

Compartir
Artículo anteriorQuinta temporada de Queen of the South estrena el 7 de abril en USA Network
Artículo siguienteNuevo hotel abrirá a unos pasos de dos parques temáticos en Orlando
Félix Cruz posee una larga trayectoria como periodista en Nueva Jersey-Nueva York y Puerto Rico. Es además historiador, gestor cultural, escritor, orador, educador y asesor gubernamental. Posee un doctorado en Comunicación Social con concentraciones en Periodismo Escrito y Lenguaje Corporal y está terminando un segundo doctorado en Historia de Puerto Rico y el Caribe en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Doctorado en Historia de Puerto Rico y el Caribe.