Walter Mercado fallece en San Juan, pero su espíritu cubre de amor a Latinoamérica.

0
454

(San Juan, Puerto Rico) Una estrella que iluminó la vida de millones de latinoamericanos durante casi medio siglo se ha apagado. El reconocido astrólogo puertorriqueño, Walter Mercado Salinas, ha partido a la eternidad. Falleció en la noche del día de los fieles difuntos (2 de noviembre) rodeado de familiares en el Hospital Auxilio Mutuo en el sector Hato Rey de esta capital a consecuencias de un fallo renal. Tenía 87 años.

Las honras fúnebres de Mercado Salinas se iniciarán mañana martes 5 de noviembre en la Funeraria Puerto Rico Memorial en Santurce. El sepelio se llevará a cabo en El Señorial Memorial Park and Funeral Home.

Reconocidas figuras de la farándula y de la vida pública expresaron sus condolencias a la familia y lamentaron la perdida de la icónica figura que regalaba “mucho amor” desde lo más profundo de su corazón. Empero son sus admiradores y seguidores los que más han sentido la partida del famoso astrólogo.

“¿Quién no conoce a Walter Mercado?, dijo una llorosa Carmen Santiago de San Germán. “Fue una gran artista y un grandioso astrologo. Por años estuvo en televisión y su horóscopo aparecía en los periódicos más importantes de Latinoamérica”.

“Hemos perdido a un ser etéreo que supo ganarse el amor de los que lo conocieron”, expresó Yazmín Vélez de Mayagüez. “Respiraba inspiración. Sentías su energía y eras abrazada por su amor”.

“Las capas fueron su símbolo. Tenía una colección impresionante de capas elegantes y llamativas”, recuerda John León de Ponce. “Fue un verdadero showman”.

“Hasta en la muerte fue genial. Se fue en el día de los muertos para que nunca olvidemos su recuerdo y lo tengamos presente en nuestras oraciones”, afirma Santa Rosario de Trujillo Alto.

Yo también guardo gratos recuerdos de Walter Mercado. Crecí con él. Lo vi descollar como bailarín y actor, luego como astrólogo. Recuerdo una novela a principios de los años 60, El cuarto mandamiento, donde Walter hacía del hijo invalido. Fue un actor sublime que supo incorporar en sí la grandiosidad de la actuación y la transformó en energía sanadora y transformadora para ayudar a otros.

Lo conocí personalmente a mediados de la década de 1980 en la Ciudad de Nueva York. Era periodista y me tocó entrevistarlo. Poseía un verbo poderoso, era un gran comunicador. Me impresionó su sencillez. También conocí a varios de los que trabajaban su línea psíquica allá para principio de los 90, en su mayoría argentinos, que poseían, al igual que Walter, un gran carisma.

Fuera del espectáculo mediático que acompañaba sus presentaciones, Walter sentía un amor profundo por su público. Sinceramente quería ayudar a mejor la calidad de vida de los millones que lo seguían. Daba consejos sabios y dentro de sus creencias, intentaba siempre guiar a todos hacia el amor y la búsqueda de la excelencia.

Amó intensamente a Puerto Rico, y contrario a otros, mantuvo su residencia en la Isla hasta el final de sus días.

Mercado logró cautivar a 120 millones de personas que esperaban escuchar sus predicciones astrológicas y su inolvidable despido con la mano girando indicando energía que salía del corazón y deseando “mucho, pero mucho amor”.

Mercado Salinas fue hijo del sangermeño José María Mercado y de la catalana Aida Salinas. Estudió pedagogía, psicología y farmacia, áreas del saber humano que le permitieron luego llevar bendiciones y sanación a miles de almas atormentadas por las crisis humanas que en algún momento nos aquejan a todos.

Desde pequeño aprendió canto y estudió ballet y danza contemporánea. En un momento en los inicios de su carrera fue la pareja de baile de la comediante Velda González. Luego trabajó como actor en telenovelas y teatro. Fundó en la década del 60 una escuela de artes dramáticas llamada Walter Actors Studio.

Inició su carrera como astrólogo en el show del mediodía del Canal 2 de Telemundo bajo la guía del inolvidable actor, cómico y productor Elín Ortiz. En 1970 inició su propio segmento de astrología en El show de las 12. Comprometido con su público, Walter estudió astrología, tarot y ocultismo. Viajó a la India en busca de inspiración.

Luego tuvo en Telemundo su propio programa semanal, El show de Walter Mercado. El programa se transmitió en los 1980 en Estados Unidos y varios países Latinoamericanos. Las predicciones agrologicas de Walter aparecieron en revistas y periódicos a través de todo el continente.

Para 1989, Mercado había publicado siete libros. El libro más reconocido fue “Más allá del horizonte” que se tradujo al inglés y portugués. Entre 1995 y el 8 de enero de 2010 tuvo un programa televisivo a través de la Cadena Univisión.

Problemas legales con su manejador lo llevaron a cambiarse el nombre por el de Shanti Ananda (paz feliz en sanscrito, idioma religioso de la India) en octubre de 2010. En el 2014 llegó a un acuerdo comercial con Entertainment Events AZ que le desarrolló una aplicación para teléfonos móviles.

Mercado fue muy celoso de su vida íntima, fuera de su familia más cercana y su equipo de trabajo, es poco lo que verdaderamente se conoce sobre su intimidad y sexualidad. Ha habido muchos rumores, pero nada concreto.

Mercado marcó la vida de millones, pero nunca negó sus orígenes. Supo integrar su puertorriqueñidad como punta de lanza para transformar la vida de todos los que le conocieron. No hay duda de que fue el máximo exponente del “Ay bendito” que caracteriza a los boricuas.

Una vez en una entrevista con la cadena noticiosa Efe dijo que, “Dios le escogió para difundir el mensaje de que todos nos abracemos como uno solo, como habitantes de un mismo planeta».

El cuerpo material de Walter Mercado dio su último suspiro, pero su espíritu brilla con mayor intensidad porque ya es eterno. Demos todos unos fuertes aplausos puestos de pie al genial actor, bailarín, astrólogo y guía espiritual que supo unir en una sola voz a todos los Latinoamericanos. ¡Gracias Walter! Descansa en paz.