¿SUECO, OLA BINI, UNA PIEDRA EN EL ZAPATO DE GOBIERNO ECUATORIANO?

0
711

En una carta muy sentida dirigida al mandatario ecuatoriano, Lenin Moreno Garcés, el ciudadano sueco, Ola Bini, solicitó  que ponga punto final a su detención a la que le califica de ilegal. Además, desmiente que sea amigo de Ricardo Patiño, ex canciller de Ecuador y que no tiene ningún interés en desestabilizar al gobierno como le acusa el mandatario.

Esta carta fue remitida desde el Centro de Detención Provisional de  Quito, donde está detenido Ola Bini, desde el pasado 11 de abril, para fines investigativos, por supuestos ataques a sistemas informáticos ecuatorianos.

El sueco Olan Bini, de 37 años de edad, es programador informático, especialista en seguridad cibernética y privacidad; activista y vocero en medios de comunicación sobre temas relacionados de su profesión; amigo personal del periodista Julian Assange, más no afiliado profesional a WikiLeaks, reseña su biografía.

Cabe mencionar que las autoridades ecuatorianas le acusan de presuntas actividades de desestabilización del gobierno y de apoyar a WikiLeaks, sitio especializado en filtrar información de diversos gobiernos. La justicia ecuatoriana dictaminó que el ciudadano sueco deberá permanecer en prisión por 90 días mientras la Fiscalía investiga. Lenin Moreno asegura que a Ola Bini le habían sorprendido hackeando las cuentas del gobierno y personales.

Entre tanto,  su abogado defensor, el ecuatoriano Carlos Soria alega que  hasta la presente fecha, las causas de la detención de Bini, así como los argumentos para mantenerlo aprehendido son desconocidos por su familia y equipo legal.

De su parte,  la vicepresidenta del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU, Elina Steinet; el Relator Especial sobre la Promoción y Protección de los Derechos a la Libertad de Opinión y Expresión de la ONU, David Kaye; y, el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos CIDH, Edison Lanza  enviaron  una comunicación a las autoridades de la Cancillería ecuatoriana a fin de que expliquen el porqué del arresto, detención y acusación penal al ciudadano Ola Bini en Ecuador.

En concreto piden respuestas al gobierno ecuatoriano respecto a los fundamentos legales de la privacidad de la libertad y solicitan  proporcionar información sobre las medidas adoptadas para identificar  y remediar cualquier violación de los derechos del ciudadano Ola Bini.

Antecedentes

Ola Bini fue detenido el pasado 11 de abril, en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, momento en que  él se aprestaba a viajar a Japón. Cuando, de pronto, le detuvieron oficiales que se habrían identificado con orden de detención no en contra de Bini, sino en contra de un ciudadano ruso.

Ese mismo día fue allanado su domicilio. La Policía publicó el material confiscado: USB, dispositivos, móviles, ordenadores y libros.

Recién el 12 de abril sus abogados conocen el motivo de su detención que, según la Fiscalía, fue para fines investigativos. El 11 de abril le negaron a Bini cualquier contacto con sus abogados.

En la audiencia de formulación de cargos, el 12 de abril, el juez dictaminó  que el arresto y detención no eran ilegales y,  que Bini debía ser sometido a prisión preventiva. Los cargos imputados a Bini se basan  en el Art. 232 del Código Penal ecuatoriano.

Su abogado  alega en que el único material de hecho en el que se basa la acusación penal y detención preventiva son los gastos en servicios de Internet, horarios de viajes y el material confiscado tras el allanamiento de su vivienda.

Los representantes de los organismos internacionales expresan su consternación, porque el arresto y los cargos en contra de Bini parecen estar conectados al apoyo público y su amistad con Julian Assange, así como su trabajo y activismo en el área de la privacidad.

Recuerdan al gobierno ecuatoriano los compromisos que ha suscrito en el cumplimiento de lo que ordenan varios instrumentos legales internacionales: Pacto Interamericano de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Además, expresan su preocupación por las circunstancias que rodearon el arresto y la detención de Bini y ponen de manifiesto el derecho a la libertad y seguridad de las personas establecidas en el Art. 9 del PIDCP.

Otra preocupación es la detención sin orden judicial, misma que podría constituirse en una privación arbitraria de la libertad. Asimismo, les puntualizan  a las autoridades de la Cancillería que cada persona detenida debe ser informada, en el momento de su detención de las razones de su detención y notificada sin demora, de la acusación formulada contra ella.

Otra alegación que presentó Ola Bini  apunta a   que estuvo detenido en un lugar no oficial el 11 de abril y que se le negó el acceso de sus abogados. Esta es otra de las observaciones que de los representantes de los antes mencionados organismos internacionales, recalcan.

De igual forma,  el pasado 23 de abril circuló una carta abierta de un grupo de ciudadanos reconocidos a nivel mundial: Noam Chomsky, Pamela Anderson y Brian Eno en la que instan al gobierno sueco a involucrase políticamente en este caso, más allá de su asistencia consular ordinaria.

El 16 de abril llegaron a Quito sus padres Dag Gustafsson y  Juergel Gustafsson, ellos aseguraron que su hijo es inocente y que  los cargos que le imputan  las autoridades judiciales ecuatoriana son desconocidos. A su vez que hicieron pública una carta que dice «Como padres de Ola Bini, estamos aquí para ver a Ola, abrazarle y asegurarnos que está seguro y con buena salud. Queremos también solicitar a las autoridades en Ecuador que lo liberen, pues sabemos que es inocente de lo que se le acusa. Pedimos de favor a las autoridades suecas que nos ayuden en todo lo que puedan. A ustedes, la prensa, les pedimos que difundan este mensaje para apoyar a Ola. Recién ahora, sabemos que de lo que se acusa a nuestro hijo es de “ataque a la integridad de sistemas informáticos”. Nuestro hijo no ha atacado la integridad de ningún sistema privado ni público. Hablamos ayer con los abogados de Ola y nos enteramos de varias y severas irregularidades en su detención, lo que nos preocupa como padres. Ola tiene muchos amigos, colegas y excolegas por todo el mundo que están preocupados y están dispuestos a ayudarnos en esta situación y públicamente expresar su solidaridad. Desde su niñez, siempre ha trabajado con computadoras. Esa siempre ha sido su vida. Ola trabaja en una organización sin fines de lucro como desarrollador de software, sobre todo en los aspectos digitales de derechos humanos esenciales como la libertad de expresión y la integridad personal en el internet. Ola es apasionado en todos estos temas. Para nosotros es inimaginable pensar que Ola está envuelto en esas acusaciones. En nuestra experiencia, Ola siempre estuvo del lado que es el correcto. Ola es una persona honesta y considerada. Es amado por toda su familia y amigos. 

Su novia, la ecuatoriana Sofía Celi, dio a conocer que ella ha publicado artículos académicos sobre criptografía de forma conjunta con Bini y que  está liderando una campaña #FreeOlaBini, a nivel mundial.

 

Compartir
Artículo anteriorExperto de la ONU en privacidad seriamente preocupado por el comportamiento de Ecuador en los casos Assange y Moreno
Artículo siguienteEfecto Luz de Gas
Eva Rocío Villacís
periodista profesional ecuatoriana graduada en la Universidad Central de Ecuador. Tiene una amplia experiencia en Comunicación Institucional. Ahora ha incursionado en el periodismo con la misma vocación y empeño que lo hizo como Relacionadora Pública de importantes instituciones y personajes de nuestro país. Muy interesada en los acontecimientos políticos, culturales, sociales e históricos que se suceden en el día a día en Ecuador, se permite trasladar a ustedes el pensamiento, sentir y hechos de nuestro país Ecuador, para que los hermanos latinoamericanos estén oportunamente informados y motivados a para seguir adelante en la construcción de la Patria Grande.