Pésimos Sistemas de Salud en Puerto Rico

Miles de personas todos los días tienen que decidir entre comer ó comprar medicinas.

0
880

No tan solo los viejitos, también las familias que están trabajando y que tienen seguro médico le han subido tanto los deducibles que tampoco pueden pagar por tratamientos y medicinas

La salud de un pueblo se mide por la oportunidad de acceso a un sistema de calidad sin discriminar por ser pobre.  El acceso a los servicios de salud en Puerto Rico cada año se reducen sin control cayendo al abismo de la mala calidad y provocando que la salud de la gente desmejore cada día. Esto se puede notar con solo preguntarle a los miles de personas que todos los días tienen que decidir entre comer ó comprar medicinas.

Todo debido al abandono de las familias que se marcharon a los Estados Unidos de Norte América dejando a sus viejos desamparados sin comida, techo, ni servicios médicos de calidad.  Se debe a que las pensiones de los abuelos que están en Puerto Rico son de centaverías y nos les da para poder mantenerse de forma apropiada.  Muchos están limitados de tener un carro por sus ingresos y no se pueden transportar a los médicos, supermercados y farmacias.

Si viven en el centro de la isla, aún peor porque corren el peligro de caerse y que nadie los ayude por días. Hace poco se fue un viejito por un puente y no fue hasta el otro día que una vecina se dio cuenta, llamando al manejo de emergencias para sacarlo del barranco.

Pero esto no es solo para los viejitos. También las familias que están trabajando y que tienen seguro médico le han subido tanto los deducibles que tampoco pueden pagar por tratamientos y medicinas. Por ejemplo las medicinas de Diabetes cuesta sobre $700.00 mensuales y las medicinas para el cáncer pueden costar hasta $2,000.00 o mas mensualmente.

Lo triste del caso es que cada año esto sigue subiendo debido a que los planes médicos se lucran del dinero que aportan los trabajadores.  O sea, se van millones de dólares para los empleados de estas compañías privadas qua administran los planes médicos. También se van millones par alas compañías de las medicinas.  El monto del dinero no se va al servicio. Todo lo contrario. Estas compañías buscan donde recortar costos en servicios para incrementar sus ganancias.

El mismo problema está ocurriendo en todos los estados de la nación norteamericana.  Hay gente que tiene dos trabajos para poder cubrir los gastos médicos y sus servicios de salud. Todos los que están a cargo de los servicios al pueblo están ciegos y sordos debido a que estas compañías meten mucho dinero en las campañas políticas.

¿Pero cuál es la opción? ¿Cómo se resuelven estos problemas? Esto queda en manos de las personas que representan al pueblo para que se controle la cantidad de dinero que se cobra por servicios y medicinas.  Hay muchos estudios que muestran el incremento de hasta 3,000% en los últimos 5 años.

El otro factor es que tenemos los precios de los Estados Unidos de Norte América pero el Congreso le asigna mucho menos en dinero y servicios a los que reciben seguro social y medicare en Puerto Rico. Solo por vivir en la isla, a pesar de que somos ciudadanos americanos, se nos discrimina descaradamente y se nos da mucho menos dinero y servicios.  No sacan lo mismo del cheque de pago mensualmente pero nos dan menos.  El discrimen que sufren los puertorriqueños da asco pero nadie dice nada ni defiende a los ciudadanos, los niños y los viejitos desamparados que sufren todos los días en la isla.

Las campañas de prevención de enfermedades brillan por su ausencia en Puerto Rico. El gobierno federal obliga a los residentes que compren medicinas que vienen de los Estados Unidos. O sea, el poco dinero que envían en ayuda vuelve nuevamente a ellos, dejando a la isla y sus habitantes sin nada.

La comisionada residente en Washington no puede hacer nada sola y sin voz ni voto. Solo esta ahí para que sepan que estamos gastando millones de dólares en una oficina sin poder alguno.

El puesto no tiene ningún poder y debe ser cambiado por 5 senadores y 5 representantes en el congreso.  No tenemos que ser estado para tener esa representación. No tenemos que ser estado para votar por el presidente.  No debemos seguir permitiendo que se mueran miles de personas por falta de acceso a los servicios médicos y medicinas a un costo razonable.  Solo hay que continuar diciendo al mundo entero en las redes sociales que el Congreso de los Estados Unidos de Norte América está discriminando y violando los derechos civiles de los ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico.

El escribir las condiciones actuales de la salud de los Boricuas en la isla no tiene nada que ver con pedir la independencia de Puerto Rico.  Usualmente, los lectores que no entienden estas necesidades de los pobres, acusan a los que escribimos y hablamos de comunistas y socialistas.  El pedir igual trato para todos los ciudadanos no tiene nada que ver con pedir un tipo de gobierno.

El Congreso está discriminando actualmente a los 3.5 millones de ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico y es una vergüenza que no se este diciendo nada al respecto en la prensa, radio y televisión. Hace falta comenzar una demanda de clase a nivel federal por discrimen en contra del Congreso de parte de todos los ciudadanos de Puerto Rico y en los que están en Estados Unidos de Norte América (para que nos den lo mismo en beneficios que al resto de los ciudadanos americanos). ¿Quién se atreve?

Si los congresos, clubes y asociaciones de puertorriqueños quieren darse a respetar y ayudar a sus compueblanos, este es el momento que se muevan con gallardía y ayuden a parar el discrimen en la corte federal.

 

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEste Cinco de Mayo Celebra con Tequila José Cuervo
Artículo siguienteCelebra el Cinco de Mayo con una Sonrisa Blanca
Dr. Edgar León
El Dr. Edgar León es graduado de la Universidad de Puerto Rico y tiene una maestría en Tecnología y Educación de la Universidad del Estado de Michigan. Con un doctorado en Aplicaciones de Computadoras, Tecnología y Administración de Universidades en el Michigan State University. Trabajado como Consultor del Departamento de Educación en Michigan. Ha sido productor de televisión de Tecnología en WORA Canal 5 de Mayagüez. Escrito varios libros que están publicados en Amazon Kindle. “Puerto Rico Duerme”, “Puerto Rico Algarete”. Sus artículos periodísticos han sido desplegados en periódicos regionales y el Instituto Julian Samora de Michigan State College en donde también ha impartido cursos de Tecnología a nivel graduado. Trabajado como caricaturista editorial y escritor para periódicos locales e internacionales. Luego de 27 años en como educador en Michigan fue contratado como Investigador, Director de Educación Continua y profesor de Tecnología en la UPR Recinto de Mayagüez. En la actualidad es profesor a tiempo parcial en la Caribbean University – Ponce, ofreciendo cursos doctorales de tecnología.