Eliú Rivera, compromiso y gestión comunitaria en Jersey City

ERivera

La problemática mayor que enfrentan los puertorriqueños en Nueva Jersey en la actualidad es la falta de compromiso comunitario de las nuevas generaciones, asegura Eliú Rivera, veterano líder comunitario de Jersey City.

 

¨Los jóvenes estudian, obtienen maestrías y doctorados, pero no piensan en utilizar sus conocimientos y destrezas para estimular el crecimiento comunitario. Las comunidades se quedan huérfanas de líderes y de ejemplos para concienciar a otros a continuar con el progreso¨, afirma Rivera.

 

 

¨El vacío de poder está siendo ocupado por personas mal intencionadas que se apoderan de las mentes jóvenes esclavizándolos con las drogas. ¨Los jóvenes nunca deben caer en las drogas. La droga destroza vidas, las familias y las comunidades¨, señala Rivera.

 

 

¨Los jóvenes universitarios deben quedarse en casa, en su ciudad o pueblo, para fomentar el desarrollo comunitario y estimular a otros a seguir sus pasos. Ellos son el factor que mejorará las comunidades¨, recomienda Rivera. Los jóvenes deben comprometerse con el desarrollo comunitario, orientar a otros para que no caigan en el vicio de las drogas y aportar ideas para gestar desarrollo social y económico.

 

 

¨Vivimos tiempos de transformación y orquestación de nuevas ideas. Los universitarios son la piedra angular para el cambio positivo y son los guías que llevarán a los puertorriqueños a una nueva era de progreso y poder sociopolítico¨.

 

Rivera conoce de primera mano la importancia de la educación universitaria y del compromiso comunitario para gestar transformaciones sociales y políticas. Eliú Rivera es en sí mismo ejemplo vivo de ambas.

 

Rivera nació en Aibonito, un pueblo anclado en la Cordillera Central de Puerto Rico, famoso por sus paisajes y su festival de las flores. Sus padres fueron Virgilio Rivera y Mercedes Rodríguez. El matrimonio Rivera Rodríguez y sus siete hijos llegaron a Jersey City en 1952.

 

Joven perspicaz, Rivera entendía que para progresar tenía que estudiar. Estudió en las escuelas públicas de la ciudad y más tarde en las universidades de Rutgers y St. Peters obtenido un bachillerato en Administración y Política Pública. Hoy ostenta un doctorado otorgado por Jersey City State University.

 

La década de los 1960 fueron años de gran transformación social y política en los Estados Unidos. El fragor de las luchas comunitarias para combatir la desigualdad y las injusticias gestaron grandes hombres y mujeres que transformaron la comunidad puertorriqueña en el Estado Jardín. Hechos históricos, acuerdos colaborativos y pactos políticos son la piedra angular sobre la cual se cimientan los derechos y las oportunidades que disfrutan las nuevas generaciones.

 

Cuarenta años de logros son el resultado de más de cien años de opresión y desvalorización del potencial de la comunidad puertorriqueña en Nueva Jersey, asegura Rivera.

 

¨Jersey City fue la punta de lanza de las luchas comunitarias en Nueva Jersey¨, indica Rivera. ¨1968 fue un año decisivo para la comunidad puertorriqueña que vivía en una ciudad cuyo ambiente no era propicio para las minorías¨, indica Rivera.

 

La educación y el apoyo de líderes eclesiásticos fueron la combinación que dio paso a la transformación comunitaria en Jersey City.

 

¨Jóvenes universitarios comenzamos a reunirnos para buscar alternativas para nuestra comunidad¨, dice el veterano líder. ¨Se buscaron consultores que nos ayudaran a organizarnos¨.

 

Para el año el 1969, los jóvenes entendían que la prioridad era crear una organización que pudiera empoderar a la comunidad y proveerle servicios educativos y sociales que rompieran con el ciclo de la pobreza.

 

El liderazgo juvenil, que incluía además de Rivera a Alfonso McKensy, Perfecto Oyola, Josie Santiago, Lucy Rodríguez, Eliezer Rivera, los reverendos Mena y Colón entre otros, investigaron como y donde podían obtener las destrezas y los recursos para proveerle servicios sociales, humanos y educativos a los puertorriqueños que residían en la ciudad principal del Condado de Hudson.

 

¨Hubo muchos consultores que nos ayudaron en la organización comunitaria, per esencial en el proceso organizativo fue la figura del licenciado Gerena Valentín¨, recuerda Rivera. ¨Nos reunimos con él en Staten Island. Allí iniciamos el adiestramiento intensivo de los organizadores comunitarios. Se inició el proceso que culminaría con la constitución de PACO, Puertorriqueños Asociados for Community Organization¨.

 

El verano de 1970 un grupo de estudiantes puertorriqueños de la Universidad de Rutgers tomaron las calles de Jersey City con un cuestionario para identificar las necesidades de la comunidad.

 

¨William Albert de la Iglesia Episcopal nos proveyó un espacio sin calefacción en el 278 Second Street y los primeros $30,000 para establecer la organización; la Oficina de Oportunidades Económicas del Estado nos dio $52,000 para llevar a cabo el estudio. La problemática no ha variado mucho con los años, educación, vivienda, salud, desarrollo económico, siguen siendo necesidades comunitarias, pero hemos logrado grandes transformaciones¨.

 

A raíz del estudio, puntualiza Rivera, se determinó llevar a cabo una gran asamblea comunitaria que empoderara el esfuerzo y permitiera implementar una agenda comunitaria que beneficiara a todos.

 

¨La ciudad se dividió en sectores. Se escogieron 52 delegados en representación de los sectores, 2 en propiedad y dos alternos. Todo el trabajo era hecho por voluntarios¨.

 

En el año 1970 se obtuvo la exención contributiva para PACO. Rivera, fue el tercer director ejecutivo de la agencia y la dirigió por 44 años. PACO obtuvo los fondos para la construcción de un edificio de 300 apartamentos en la calle Montgomery y luego otro para envejecientes en la Avenida Manila que se conoce como Villa Borinquén en colaboración con la Iglesia Luterana.

 

¨PACO es un esfuerzo comunitario que durante los últimos 45 años ha servido de faro y bastión para la transformación de la comunidad puertorriqueña en Jersey City¨, afirma Rivera. ¨Allí se formaron todos los líderes puertorriqueños que nos han representado en posiciones electas y de liderato en la ciudad y en el condado. PACO es la prueba histórica del poder de una comunidad que rompió con limitaciones y forjó un mejor futuro para sus hijos ¨.

 

El papel comunitario de PACO no se limitó a los servicios y formación de líderes, sino que se convirtió en el centro de la cultura puertorriqueña y promotor de talentos locales.

 

¨La genial Estela Pérez trabajó en PACO como coordinadora del programa de envejecientes. Ella era una reconocida periodista de farándula y tenía conexiones con el ambiente artístico. Pérez coordinó un programa de entretenimiento comunitario con personalidades artísticas como Don Cholito, Cristina, Danny Rivera, Ednita Nazario, Julio Iglesias Jr., Milly Corretjer, Sophy, José José y muchos más…¨. ¨Este proyecto nos dio publicidad e impresionó a los políticos, lo que nos facilitó poder negociar con muchos de ellos que nos vieron desde otra perspectiva¨, afirma Rivera.

 

Rivera no solo ha sido un líder comunitario, sino que fue un influyente líder político en Jersey City. Fue vice alcalde y luego fue electo como ¨Legislador (freeholder) ¨ del Condado de Hudson en tres ocasiones.

 

El sagaz político y activista comunitario está preocupado ante la aparente pérdida de liderazgo y poder que sufre la comunidad puertorriqueña en Jersey City y en el estado.

 

 

¨Antes teníamos lideres dispuestos a pelear por lo que era nuestro derecho, este no es el caso ahora. Los oficiales están allí, pero no tienen la voz cantante, Otras comunidades están ocupando el vacío de poder que hemos dejado. Hay que reactivar la comunidad¨.
Rivera confía que Daniel Rivera, concejal en Jersey City, que se crió en Villa Borinquén y colaboró con él en la Liga Roberto Clemente se convierta en el futuro en un líder decisivo para la comunidad.

 

¨Rivera es joven y está aprendiendo. Confío en que desarrollará las destrezas necesarias para ser un líder comprometido que pueda dirigir nuestra comunidad hacia una nueva era gloriosa. También espero que el ¨freeholder¨ Eleuterio Junior Maldonado, quien preside ahora la Junta de Legisladores (Freeholders) del Condado de Hudson, cree oportunidades para los puertorriqueños.

 

Eliú Rivera, quién es padre de cuatro hijos, se mudó a su natal Aibonito tras retirarse de la vida pública.

 

¨Logramos mucho en medio siglo de compromiso comunitario. No solo organizamos PACO sino escuelas ¨charter¨, Club de Leones Borinquén de Jersey City, la Liga de pelota Roberto Clemente y la Liga de Comerciantes Hispanos entre otras cosas, pero mi mayor orgullo es que puse mi granito de arena para mejorar a mi comunidad, toquè muchas vidas y vi grandes trasformaciones. Había muchas necesidades, se ha logrado mucho, pero aún falta por hacer. Ese es el reto de las nuevas generaciones¨.

 

Cabe mencionar que la calle Segunda y la Avenida Manila en la ciudad de Jersey City fue bautizada como ¨Dr. Eliu Rivera Way¨.

Copyright @Ahora News NJ/PRC- Todos los derechos reservados

Share