ECUADOR: VIOLENCIA CONTRA LA MUJER SE INCREMENTA DURANTE LA PANDEMIA

La lideresa Paola Pabón es víctima de violencia política

0
644
El Foro de la Mujer es una organización que lucha denodadamente por los derechos de las mujeres.

En efecto, las cifras y testimonios evidencian que la pandemia ocasionada por el Covid-19 incrementa la violencia intrafamiliar, específicamente las agresiones en contra de las mujeres. Al respecto la Fiscalía General de la Nación de Ecuador informó quedurante este confinamiento se han registrado 26 femicidios, la mayoría ocasionados por sus parejas o exparejas de las víctimas. La provincia de Guayas tiene el mayor número de casos, seguido por Azuay y Pichincha.

La violencia sexual en contra de las mujeres deja traumáticas secuelas sicológicas y físicas en las víctimas.

Ante este creciente índice de agresiones contra las mujeres, la Fiscalía habilitó un formulario en línea para que las víctimas pudieran colocar sus  denuncias. La Defensoría Pública, de su parte, informó que mensualmente  patrocina un estimado de  422 casos  de violencia intrafamiliar.

Es lamentable conocer que un 69% de mujeres siente  que su casa es un lugar inseguro según  encuestas levantadas por el Centro para la Acción y Promoción de la Mujer (CEPAM).  El Centro añade que “La violencia contra las mujeres es una pandemia silenciosa que se contagia a través de la discriminación, la desigualdad y el machismo” y el fenómeno se ha incrementado por efectos de la pandemia,

La aludida medición, que contó con el auspicio de la Fundación Avon para la Región Andina  deja ver que muchas mujeres no pueden  abandonar a su pareja, pese a ser maltratadas, debido a que sus parejas constituyen el sustento del hogar. Asimismo, un 75% de la muestra manifestó haber sentido que su relación de pareja empeoró por cuestiones económicas a raíz de la pandemia. De hecho, la violencia contra las mujeres no se centra exclusivamente en el hogar, el estudio evidenció que un 69% de las entrevistadas aseguró haber sido víctima de acoso en redes, y un 77% conoció sobre caso de mujeres que sufrieron violencia e inclusive fueron asesinadas en el confinamiento.

Juan Zapata, director del ECU-911,  indicó que la entidad a su cargo registra un estimado de  278 llamadas diarias por violencia doméstica durante la pandemia, lo que significa un incremento significativo de avisos. “Se trata de un porcentaje preocupante” remarcó Zapata. Además, manifestó que los datos coinciden con un estudio realizado por la Cooperación Técnica Alemana a través del programa PREVIMUJER, que encontró que durante la cuarentena, la violencia doméstica contra las mujeres se incrementó en un 30%.

A nivel global, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterrez,  reportó que en los tres primeros meses de cuarentena se reportaron más de 14 millones de casos de violencia doméstica a nivel mundial; es decir este fenómeno  se replica  a nivel global. Por lo que se habilitó una página para recoger este tipo de denuncias: “Hogares seguros libres de violencia contra las mujeres”.

A la vez que hizo un “llamamiento a la paz en los hogares de todo el mundo”, e instó a los gobiernos a incluir la prevención y la reparación de los casos de violencia contra las mujeres en sus planes de nacionales  de respuesta contra el COVID-19. Más de 140 gobiernos han apoyado su llamamiento.

Al respecto para  ONU Mujeres,  el femicidio es la manifestación más brutal de una sociedad patriarcal que resulta en el asesinato de una mujer por el simple hecho de ser mujer.

Para conocer más detalles de este fenómeno social invité a la asambleísta LILIANA DURÁN, quien no sólo ha luchado por los derechos de los trabajadores sino que ha sumado a sus luchas en pro de los derechos laborales, políticos, sociales de la mujer.

1.- ¿Cuáles serían las causas del incremento de violencia en contra de la mujer, las niñas y adolescentes,  en  la pandemia producida por el COVID-19?

Este tema que va más allá de la desigual relación de poder  existente  entre hombre y mujer, también es consecuencia de la situación de crisis económica que vive el país.

Casi siempre las mujeres terminamos pagando los problemas que aquejan a los hombres: que si el marido pierde el empleo es culpa de la mujer,  los niños ya no pueden ir a la escuela es culpa de la mujer, etc. Al final, sin querer justificar a los hombres, es notorio que su descarga violenta más inmediata por sus problemas económicos va dirigida hacia su compañera de vida. Entonces, podemos asegurar que  la crisis económica está ligada a la violencia en contra de la mujer

La última encuesta de relaciones familiares publicada en 2019 evidencia que en el país, seis de cada diez mujeres viven violencia, igual situación que hace diez años. En  la población indígena se incrementa  uno o dos puntos este porcentaje de violencia en contra de las mujeres. Lo que nos demuestra que, definitivamente, este  tema  se lo ha naturalizado. En el país, se asume que la violencia es parte del matrimonio, parte de una relación de pareja. Sin embargo, es preciso señalar  que este  tipo  de  violencia es un problema de salud pública, que debe ser atendido por el Estado, logro que se obtuvo tras años de lucha de quienes hemos militado en los movimientos de mujeres.

Soy activista del Foro Permanente de Mujeres y desde allí nuestras primeras luchas han sido para posicionar este drama como un problema de salud pública. Esto nos permitió que en 1995 se creara una Ley en Contra de la Violencia de la Mujer y la Familia. Inmediatamente de eso logramos la creación de varias Comisarías de la Mujer. Además,  el diseño de políticas públicas para atender esta problemática  de manera integral. Nuestro empeño es ayudar a la víctima sicológicamente, desde la dinámica del trabajo social, para que estas mujeres recuperen su autoestima, su voz y presencia en los diferentes  quehaceres de su hogar y ciudadanía.

2.- En 2017 fue aprobada la Ley para Erradicar la Violencia en contra de las Mujeres, Niñas y Adolescentes ¿qué ha pasado desde entonces con la vigencia de esta Ley?

Nosotros desde 1995, desde diferentes espacios, hemos volcado todos nuestros esfuerzos para colocar este problema como un asunto de atención prioritaria por parte del Estado ecuatoriano. Es así que en 2017 logramos presentar, por primera vez en la historia del país el Plan por la Erradicación de la Violencia en Contra de la Mujer para que se convierta en una política pública. Esto fue muy importante porque logramos que se articulen varias instituciones del Estado bajo la coordinación del ministerio de Gobierno. Luego logramos que el ministerio de Justicia  creara una Secretaria Técnica, en donde estaban integradas varias instituciones gubernamentales con el acompañamiento del min de Economía y Finanzas, que fijó un presupuesto para concretar esta lucha contra la violencia de género.

En el gobierno de Lenin Moreno  2017, con bombos y platillos  aprobó la  Ley para la Erradicación de la Violencia en contra de la Mujer, en la que se incorporó otros tipos de  violencias como la política, patrimonial, simbólica, etc. Antes, se pensaba,  que la única violencia era cuando te moreteaban el ojo, pero no se tomaba en cuenta la sicológica que es aquella que no se ve pero es la que más afecta. La violencia sexual  que se configura cuando a la compañera le obligan a tener relaciones sexuales sin su consentimiento;  así sea el esposo éste tiene que respetar la decisión de la pareja.

Logramos la aprobación de esta Ley con un presupuesto de aproximadamente de tres millones de dólares para su implementación, pero lamentablemente esto no se concretó. En  2018, el gobierno bajó el presupuesto a la mitad y en la actualidad para el 2020 hay cerca de USD 600 mil. Es decir, un presupuesto  para sostener un equipo y nada más. No se puede con este  monto mantener las casas de acogida de mujeres víctimas de violencia y   los centros de atención a mujeres víctimas. Esta es la realidad que estamos viviendo.

3.- Esta violencia no sólo se da en  el hogar sino en el trabajo, cientos de mujeres, del sector público y privado, muchas de ellas jefas de hogar, han sido despedidas de sus trabajos, en este gobierno.

Cuando se inicia el proceso de emergencia sanitaria, marzo de 2020;  el país se encuentra con una institucionalidad completamente disminuida, con  un sistema de salud incompleto, con  un sistema de educación sin presupuesto. Las autoridades gubernamentales  optan por mal utilizar el Art. 169 del Código de Trabajo y despiden a miles de trabajadores. El primer sector desvinculado de su espacio laboral fueron las mujeres. A ellas se les confinó a sus casas lo que llevó a  que pierdan su espacio laboral, significó que muchas  estuvieran en la absoluta indefensión, encerradas en sus hogares, sin tener posibilidades de sostener a sus familias.

El Estado tenía que haber previsto la entrega de toda clase de apoyo para que esas féminas no tengan que salir de sus casas a buscar el pan del día. Las primeras mujeres que se contagiaron con el coronavirus fueron aquellas que se vieron obligadas a salir a la calle a buscar el pan de cada día para sus hijos. En la actualidad, ellas mismas son las que han generado micro emprendimientos, porque hay que reconocer que las mujeres tenemos iniciativas, además siempre buscamos formas de  articularnos, entre nosotras,  para poder sobrevivir.

4.- ¿Cuáles son las secuelas físicas y sicológicas que dejan en la mujer los diversos tipos de maltratos ocasionados por sus parejas?

La situación de la violencia intrafamiliar deja secuelas muy graves. Las mujeres a medida que sufren violencia sicológica taladran  su mente con frases que les repiten sus parejas como: no sabes nada, tú no puedes, eres una inútil, y un sinfín de ofensas. Esto va calando en la siquis de la mujer hasta el punto de que se convierte en un ser invisible. Estas son las mujeres que  necesitan  apoyo para recuperar su autoestima y salir adelante.

En esta pandemia el Foro Permanente de la Mujer,  puso  en marcha campañas en favor de la mujer agredida, dirigidas a  conseguir boletas de auxilio cuando hay amenazas graves. Empero, hay que lamentar que  en esta época de pandemia  ha habido  un incremento brutal  de  femicidios.  Hay hombres que no solo matan a su compañera sino a sus hijos. La situación es demasiado adversa por la desprotección del actual gobierno.

5.- Habría que hablar también de las decenas de huérfanos que quedan producto de estos episodios tan dramáticos.

Casi siempre la familia materna se hace cargo de los/as huérfanos. La familia paterna, en cambio, se desentiende de la problemática y no asumen ningún compromiso. Hay que destacar que la familia materna es  la que  más cerca está de la mujer-víctima. En este aspecto, hay que reconocer el papel de nuestras madres, abuelas, tías, primas, vecinas, amigas  y familias. Por aquello es necesario advertir a las mujeres que  no permitan que se rompa el vínculo con estos seres. La mejor manera de poder defenderse es manteniendo el nexo con nuestras allegados. Toda vez  que lo primero que hace el agresor es separar a la mujer de los vínculos afectivos para que seamos presa fácil de ataque y agresión.

6.- Aprovechemos para hablar sobre la violencia en contra de las mujeres que han incursionado en el mundo de la política, por ejemplo el caso de Paola Pabón.

Es impresionante cuando la mujer irrumpe en la arena política, nos critican por todo: critican si estamos pasadas de peso, si estamos con arrugas, el tipo de ropa que usamos y su marca, y, desde luego, la situación sentimental, para inculparnos de cualquier cosa. En el caso de los hombres, a nadie les interesa los hijos que tienen, su estado civil o la ropa que usa. Es decir tratan de disminuir nuestra estima fijándose en  temas personales, peor aún si una mujer política  es soltera, su situación se complica.

Lamentablemente, en una  sociedad  tan machista y a nivel de la política la situación es mucho más compleja. A nosotras, todo el tiempo nos están cuestionando. Nosotras para estar en el terreno político tenemos que ser mucho más audaces y mostrar toda nuestra capacidad para que nos respeten.

En el caso de Paola Pabón, una mujer del pueblo que se formó políticamente  al calor de su trabajo en la ruralidad. Su forma de ser ha hecho que la gente la respete y la quiera, ella es una lideresa muy reconocida a nivel nacional. Que una mujer del pueblo haya ganado  las elecciones y alcanzado  la prefectura de Pichincha, por primera vez en la historia de la provincia,  es un  logro que no le perdonan sus adversarios políticos,  los señores de “buena cuna”, esto no lo pueden aceptar.

Paola Pabón ha sido atacada mediante falsas acusaciones,  el gobierno de Moreno le imputa  el delito de incitar a interrumpir el orden democrático en el país, en el marco de las protestas de octubre de 2019, que fueron consecuencias de las malas decisiones del mandatario Moreno. Si él no hubiese emitido el decreto No 833, que incrementaba el precio de los combustibles no hubiese pasado ningún problema, si  él no tuviera tanto compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la gente no tendría problemas.

Lamentablemente, este gobierno se ha entregado de manos atadas al FMI, y lo único que está haciendo es cumpliendo compromisos y recetas que impone este organismo. Por esas razones, el pueblo ecuatoriano salió a las calles a protestar. Los primeros en salir fueron los taxistas, luego los transportistas de carga pesada, el pueblo indígena, y finalmente se unieron todos los sectores sociales. Sin embargo le persiguen y culpabilizan a Paola por haber enviado tres twitters de posible instigación a la rebelión armada.

En definitiva, lo que quieren es tenerla controlada y desviar su atención en otros temas que no sean su responsabilidad frente a la Prefectura de Pichincha. Por lo que vale denunciar que en Ecuador estamos viviendo una dictadura, remarca Liliana Durán.

Mi criterio personal es que la violencia contra la mujer constituye una grave violación de sus derechos humanos, los cuales pueden tener numerosas consecuencias sanitarias negativas para ellas y sus hijos.

Para muchas mujeres, la amenaza mayor está en  sus hogares donde deberían estas más seguras, por tener parejas abusivas y agresivas. Desgraciadamente el confinamiento obliga a las mujeres a estar encerradas con sus maltratadores.

Estimo que es muy importante educar a los HIJOS varones, y a la sociedad en general, para que dejen de considerar a la mujer como un objeto de su propiedad, con el cual hacer lo que a ellos les viene en gana. Y no callar o esconder la cabeza cuando somos testigos de una agresión o violación sexual en contra de ellas.

Compartir
Artículo anteriorSalud y Nutrición
Artículo siguienteEcuatorianos en el exterior podrán utilizar sus pasaportes caducados hasta el 28 de febrero de 2021
Eva Rocío Villacís
periodista profesional ecuatoriana graduada en la Universidad Central de Ecuador. Tiene una amplia experiencia en Comunicación Institucional. Ahora ha incursionado en el periodismo con la misma vocación y empeño que lo hizo como Relacionadora Pública de importantes instituciones y personajes de nuestro país. Muy interesada en los acontecimientos políticos, culturales, sociales e históricos que se suceden en el día a día en Ecuador, se permite trasladar a ustedes el pensamiento, sentir y hechos de nuestro país Ecuador, para que los hermanos latinoamericanos estén oportunamente informados y motivados a para seguir adelante en la construcción de la Patria Grande.