ECUADOR EXIGE PASAPORTE A VENEZOLANOS

0
709

Desde el 18 de agosto, los ciudadanos venezolanos que, en calidad de turistas o en tránsito, pretendan ingresar al país tendrán que presentar su pasaporte válido y vigente, según lo establece la normativa ecuatoriana y los instrumentos internacionales, informaron las autoridades ecuatorianas.

En un comunicado oficial se asevera que este requisito será obligatorio por varios inconvenientes, entre ellos,  uno de tipo penal que se ha dado últimamente como el tráfico de personas, lo que perjudica la migración segura, regular y ordenada.

Remarcaron las autoridades que esta decisión obedece a lo dispuesto en el artículo 123.1 de la Ley Orgánica de Movilidad Humana, que establece como requisito un documento de identificación, además que todas las personas “deben ingresar o salir del territorio nacional por puntos de control migratorios oficiales”, y que se “controlará el ingreso y salida de personas con estricto respeto a los derechos humanos”.

Esta situación se da por el ingreso masivo de venezolanos que se ha dado en estos  últimos meses, de 4 a 5 mil personas a diario, lo que está provocando caos y problemas de todo tipo. La mayoría de la sociedad ecuatoriana sin ser xenófoba está sintiéndose incómoda por la pérdida de empleos ya que éstos están siendo ocupados por  ciudadanos venezolanos por un salario ínfimo y sin ninguna ley laboral que les proteja.

No es raro, ahora, ver a los venezolanos en las calles de las principales ciudades ecuatorianas en calidad de trabajadores informales, vendiendo diversos productos en condiciones desfavorables ya que la explotación laboral se ha incrementado, inclusive muchos de ellos acuden a la mendicidad.

Frente a este panorama social desolador, la mayoría de  ecuatorianos han demostrado su solidaridad  y comprensión ante esta situación pero la cantidad de venezolanos al parecer se ha desbordado y, sobre todo, no todos han venido con buenas intenciones ya que las mismas autoridades han denunciado tráfico de personas y  microtráfico de estupefacientes.

ENCUENTRO CON MANDATARIO ECUATORIANO

En días pasados el presidente de la República, Lenin Moreno Garcés, sostuvo una reunión con un grupo de venezolanos, quienes le hicieron conocer la situación difícil que están pasando en el país por la falta de documentación. Los testimonios de su vida en Venezuela y las dificultades que tuvieron que sortear en su viaje a Ecuador  fueron desgarradores.

Por su parte, Moreno les hizo saber que las condiciones del país no son las mejores como para ofrecerles lo que ellos pedían: empleo, salud, educación  y regularización. Sin embargo se conformó un comité interministerial para atenderles con servicios básicos y, sobre todo, para defender sus derechos humanos.

Respecto a la documentación, estaban llegando al país solamente con las cédulas venezolanas, muchas de ellas al parecer falsificadas o la Carta Andina. En este sentido el ministro del Interior Mauro Toscanini afirmó que la acción de exigir el pasaporte permitirá  precautelar la seguridad de los mismos venezolanos, en razón de que se ha detectado que existen grupos que promueven la delincuencia organizada a nivel internacional.

Ante esta medida adoptada por el gobierno de Moreno hubo reacciones en contra de por parte de organizaciones de derechos humanos del país como la Misión Scalabriniana, el Servicio Jesuita para Refugiados y Migrantes y la Fundación Regional de asesoría en Derechos Humanos.Estas organizaciones coinciden en señalar que con esta medida se acrecentarán las formas irregulares de pasar la frontera, lo que podría degenerar en el tráfico de personas a gran escala.

El  periodista  y analista internacional, uruguayo- ecuatoriano, Kintto Lucas comentó “más allá de las dificultades económicas que ha vivido Venezuela por la guerra económica, se ha generado una campaña interna y externa, desde la derecha interna y externa, y desde los grandes medios de comunicación, se incita a los venezolanos a salir del país. Es una campaña similar a la que se hizo con  Cuba en las décadas de los 70 y 80.

En principio a Ecuador  llegaron algunos profesionales.  Sin embargo, ahora están llegando gente de sectores pobres, traídos con la ilusión de que les darán trabajo a los miembros de sus familias. Algunos incluso con pago de transporte. Los que tienen trabajo están siendo utilizados en la venta ambulante pero una gran parte no consiguen ni conseguirán ningún trabajo. Hay una mafia ya dedicada a esto.

La idea es generar una imagen de una gran tragedia humanitaria y posicionar a Venezuela como un estado fallido. Eso como parte de las diferentes formas de  intervención que se han ido aplicando”.

DROGA EN BUS ACCIDENTADO

Cocaína y marihuana fueron encontrados en un bus de transportación internacional que se accidentó el anterior 14 de agosto, a 45 minutos de Quito, en la zona oriental de Papallacta y Pifo, dejando un saldo de 24 muertos y 23 heridos, en su mayoría colombianos y venezolanos.

El director Nacional de Antinarcóticos, Carlos Alulema, puntualizó que luego de la inspección especializada con perros entrenados se encontraron al interior del bus accidentados bultos ocultos que contenían la droga, 548 paquetes que dan un peso de 637 kilos.

Además, se evidenciaron otras irregularidades que las dio a conocer el ministro de Transporte, Boris Palacios como el listado del grupo turístico no correspondía a los viajeros, tarjetas Andinas de Migración falsas, no presentación del certificado de revisión técnica vehicular, etc..

La Policía aseguró que continuará con las pesquisas para determinar las características del viaje con la Policía colombiana. Se conoce por versiones que el automotor salió desde Cali en plan de turismo y se ofrecía pasajes de forma gratuita,

De su parte el ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana detalló que,  hasta la fecha, se  han identificado a 12 ciudadanos colombianos, cuatro venezolanos y dos ecuatorianos fallecidos. Los consulados de Bogotá y Caracas en Quito y sus misiones diplomáticas realizaron procesos técnicos necro dactilares que fueron remitidos a sus pares policiales.

También esta cartera de Estado recalcó que se han activado los respectivos protocolos para informar a las oficinas consulares de Ecuador en Colombia y Venezuela, así como a las misiones diplomáticas de esos países acreditadas en Quito, acerca de los detalles  del accidente de tránsito como el reconocimiento de la identidad de las personas fallecidas para proceder con la repatriación de los cadáveres.

APARENTE VIAJE DE TURISMO

En Colombia esta noticia ha concitado el interés de los habitantes de Cali, pues, desde ese lugar salieron los pasajeros, según las investigaciones preliminares. Claudia Orozco contó que ella fue la persona que convocó a la gente para  viajar, contrató el bus, los hoteles y los restaurantes en Ecuador y nada más indicó. Negó que ella conociera que en el interior del bus había droga, dio a conocer el periódico  Colombian.

Se supo que el bus cambió la ruta, sin justificación alguna, debía entrar a Ecuador por Rumichaca, provincia del Carchi, ingreso  oficial al país. Empero, ellos tomaron la ruta Cali, Neiba, La Hormiga, San Miguel, Lago Agrio en Ecuador y, finalmente unos 45 minutos antes de llegar a Quito, sucedió el siniestro en “la Curva de la Muerte”, Papallacta.

En cambio, El Tiempo de Bogotá afirmó que la Policía colombiana tiene decenas de audios donde se comenta cómo se habrían encaletado la droga en el bus accidentado. En los audios se oye la forma cómo se iban a cargar el vehículo en el Municipio de San José de Isnos- Colombia.

Asimismo, la Fiscalía colombiana estableció que tres personas que viajaban en el bus sabían del cargamento de la droga, por lo que se las tiene ya individualizadas. Además esta misma institución cuenta con un testigo que habría sido la persona que hizo las caletas en el bus. Según este testigo se habrían encaletado entre 300 a 600 kilos de marihuana y 80 kilos de cocaína.

De su parte, el Fiscal General de Ecuador, Raúl Pérez dijo “la mayoría de viajeros estaban indocumentados, muchos eran venezolanos y eso desde un principio nos hizo dudar”.

Prácticamente, esta es una nueva modalidad de transportar droga, utilizando viajeros como fachada.

Ahora, a los vecinos de los barrios San Judas y El Guabal de Calí sólo les queda llorar a las víctimas que se creyeron que en realidad era un “regalo” este paseo por Ecuador y Perú.