ECUADOR DE LUTO

0
1490

El Vicepresidente de Ecuador,  Otto Sonnenholzner,   anunció que desde el 21 de enero, los venezolanos que ingresen al país deben presentar su pasado judicial

Consternación y dolor es lo que la sociedad ecuatoriana vive  en estos momentos que escribo esta crónica: la muerte de una joven madre ecuatoriana de 26 años, en manos de su “compañero”, en plena calle, en presencia pasiva  de miembros de la Policía y de los transeúntes que pasaban por el lugar, el anterior 19 de enero. Lo particular de este episodio doloroso es que el protagonista de este hecho de sangre es un venezolano, radicado en Ibarra, capital de la provincia de Imbabura, al norte del país.

La reacción de los muchos habitantes de esta ciudad frente a este crimen,  también, fue motivo de rechazo, toda vez que atentaron contra la integridad  de [email protected]  los [email protected]  residentes en Ibarra, sin importar su inocencia, su edad, sexo, ni estatus migratorio. En vídeos se pudo observar que ingresaron a  sus domicilios y   albergues,  sacaron sus pertenencias y las prendieron fuego. Además, persiguieron  con piedras a madres con hijos en brazos. Esto provocó a que los llaneros abandonen Ibarra o se oculten.

Al respecto el Secretario Particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, confirmó que existen cuatro personas detenidas por los ataques que se registraron en Ibarra en contra de ciudadanos venezolanos. Lamentó que “hay ecuatorianos que sin ningún sentido les culpan a los venezolanos por todo”. Anunció que realizarán controles a empleadores para que no abusen de los venezolanos, así como un censo para conocer cuál es la situación actual de los extranjeros.

Según datos oficiales de Ecuador, alrededor de 1,3 millones de venezolanos han pasado por Ecuador y aproximadamente de 300.000 se han quedado en el país.

EL CRIMEN

Instantes en que Lozada le mantiene cautiva a su pareja para luego asesinarle, en plena calle.

La víctima de este femicidio es Diana Carolina Rodríguez quien estaba en estado de gestación (4 meses), ella  se había  distanciado de su pareja, Yordi Rafael Lozada por su violencia extrema, pero, lamentablemente se encontraron en la calle, donde su ex pareja la tomó como rehén  para luego asesinarla a cuchilladas en el tórax, el pasado 19 de enero.  La  joven deja en la orfandad a 2 niños. El maltratador se encuentra  en prisión preventiva para el debido juzgamiento.

REACCIONES

Ante estos acontecimientos, el mandatario ecuatoriano,  Lenin Moreno Garcés, quien se encuentra en Suiza, envió un twitter en el que señala: “Ecuador es y será un país de paz, por lo que no permitiremos que ningún antisocial nos arrebate. He dispuesto la conformación inmediata de brigadas para controlar la situación legal de los migrantes venezolanos en las calles, en los lugares de trabajo y en la frontera. Analizamos la posibilidad de crear un permiso especial de ingreso al país”.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, en su cuenta de twitter contestó a Moreno en estos términos: “el Presidente Lenin Moreno y su gobierno han incitado una persecución fascista contra [email protected] [email protected] en Ecuador. Los hacemos responsables de la seguridad e integridad de [email protected] [email protected] En Venezuela viven centenares de [email protected] y jamás han sido [email protected]”.

Estos mensajes suscitaron respuestas diversas  en las redes. Unos apoyaron la postura del jefe de Estado ecuatoriano, pero,  una gran mayoría  la repudió por exhibir xenofobia y violencia. Lo que debemos rechazar es el delito más no la nacionalidad, remarcaron. Para las organizaciones  feministas, el problema de fondo es la violencia en contra de la mujer, más allá de su nacionalidad o país de origen.

Carol Murillo, analista y catedrática, fue más allá, y en un artículo le llamó la atención al presidente ecuatoriano, de la siguiente manera: “Señor Moreno: las tres cosas anteriores no tienen nada que ver con el asunto de la migración o la nacionalidad del criminal. Son problemas complejos que aquejan a todas las sociedades  desde hace siglos. Lo que usted hace es ofensivo con la inteligencia de las mujeres y los hombres del Ecuador y del mundo. Además usted está propiciando sin mover una ceja, la primarización emocional de la ciudadanía ibarreña que aún está en estado de shock, ¡Por favor, que su desidia como mandatario no sea caldo de cultivo de las peores pasiones de una multitud perturbada!”.

Responsabilidad de la Policía

La sociedad ecuatoriana conmocionada por este acto se pregunta, ¿por qué no actuó la policía? Prácticamente, la joven estuvo como rehén  durante  90 minutos y los uniformados no actuaron para salvar la vida de ella. La Policía estaba a cinco pasos del atacante y no pudo desarmarlo o disuadirlo para que no cometa el delito.

María Paula Romo, ministra del Interior dijo “la Policía no puede dudar, tiene la obligación de actuar cuando se trata de evitar delitos, más todavía cuando se trata de proteger la vida”.  Como secuela de este evento fue removida del cargo la gobernadora de la provincia de Imbabura, Marisol Peñafiel  y el jefe de Policía de Ecuador.

La Fiscal general de la Nación, Ruth Palacios, en conferencia de prensa,  demandó de los agentes fiscales una “sanción implacable” y obtener el máximo de la pena, considerando todos los agravantes por el delito de femicidio. Este delito, según las leyes vigentes, puede sancionarse con una pena de 26 años de prisión.

La Defensora del Pueblo, Gina Benavides, denunció que desde el 1 de enero de 2014, más de 600 mujeres han sido víctimas de femicidio,  y sólo el año anterior según datos  que registra la Red de Acogida de Mujeres Maltratadas,  el Taller de Comunicación Mujer y la Fundación Aldea, 88 mujeres murieron violentamente. Además anunció que, en el marco de sus competencias, realizará  la vigilancia del debido proceso a fin de que los procedimientos judiciales abiertos se hagan con  justicia, y sobre todo que se repare de manera integral a las víctimas.

“MARTHA”, OTRA VÍCTIMA

Hace una semana, con estupor y repudio, la sociedad ecuatoriana recibió la noticia respecto a una mujer de 35 años que fue violada de forma horrenda, en un bar localizado en Quito, por tres sujetos, aparentemente,  en estado etílico y declarados “amigos” de la víctima.  Quienes aparte de violentar a Martha (nombre protegido) con sus falos, tomaron los tacos de la mesa de billar para destrozar las partes íntimas de la víctima.

De hecho, ni bien salíamos de este dolor, tuvimos que ser testigos de la muerte de Diana en Ibarra. Estos episodios han concitado a que la ciudadanía se auto convoque a las calles, de algunas ciudades del país,  para rechazar la violencia en contra de la mujer,  el comunicado xenófobo del presidente Moreno y  la criminalización de la migración.

La catedrática Murillo, al analizar el problema de la violencia contra la mujer y las declaraciones de muchas personas que les tildan de “degenerados” a los victimarios cuestiona, “¿De verdad solo fueron tres degenerados? ¡No! Es la sociedad que apenas se eriza un instante con los seres que engendra pero luego, en una catarsis superflua, los aparta, los niega, los olvida. Y, lo peor, es una sociedad que omite su responsabilidad en el surtido de instituciones (policiales, por ejemplo) que normaliza la otra violencia organizada desde y para servir al poder.

Finalmente, pienso que lo que ha ocurrido esta semana, nos entristece a todos, hombres y mujeres, porque afecta a la construcción de una sociedad que valora la paz y el respeto pleno de los derechos humanos de [email protected] Devela que la institucionalidad del país no está cumpliendo a cabalidad sus responsabilidades de defender y proteger la vida de los y las ciudadanas.

 

 

Compartir
Artículo anteriorBuscando soluciones a los problemas de la comunidad puertorriqueña
Artículo siguienteFernando Gimeno García, nuevo presidente de Asociación de Prensa Extranjera (APEP) en Perú
Eva Rocío Villacís
periodista profesional ecuatoriana graduada en la Universidad Central de Ecuador. Tiene una amplia experiencia en Comunicación Institucional. Ahora ha incursionado en el periodismo con la misma vocación y empeño que lo hizo como Relacionadora Pública de importantes instituciones y personajes de nuestro país. Muy interesada en los acontecimientos políticos, culturales, sociales e históricos que se suceden en el día a día en Ecuador, se permite trasladar a ustedes el pensamiento, sentir y hechos de nuestro país Ecuador, para que los hermanos latinoamericanos estén oportunamente informados y motivados a para seguir adelante en la construcción de la Patria Grande.