Caos en Educación Especial

0
251

Cada día son más los niños diagnosticados con problemas de aprendizaje, salud u otra condición que los hace meritorios de recibir ayuda del programa de educación especial; pero ¿en realidad reciben ayuda? 

Un punto importante dentro de la evaluación del programa de educación especial es que el proceso completo no puede tardar más de un mes para registrar al estudiante, ya que es una de las estipulaciones luego del caso de Rosa Lydia Vélez.  Ahora bien, entonces ¿porque los especialistas le dan las citas de evaluación muy tarde a los padres?  Se entiende que no hay especialistas suficientes para atender tantos casos, pero si van a evaluar que evalúen correctamente.  Hay un auge por el famoso déficit de atención con hiperactividad; pero a la hora de la verdad eso no es lo que demuestran los niños en clase.  Hay muchos casos de disturbios emocionales y retraso mental que no son atendidos correctamente porque para el Departamento de Educación, la prioridad es “lo que perjudique más al estudiante académicamente”.  

Definitivamente están midiendo a casi todos los estudiantes con la misma vara y esto no puede seguir así.  No es lo mismo evaluar a un niño en una o dos horas; que tenerlo de 8:00 a 3:00 en el salón de clases.  Lo evaluadores deberían visitar las escuelas no esperar cómodamente a evaluar niños en sus oficinas.  Y si no pueden viajar a las escuelas que se comuniquen por video chat con los maestros quienes son los que batallan día a día por lograr que los niños aprendan. 

Otro punto es el que los maestros de salón recurso pasan más horas en trabajos administrativos llenando PEI que atendiendo las necesidades de los estudiantes, no se supone que el maestro esté allí para ayudar en el rezago del estudiante y brindarle los acomodos necesarios.  Para esto hay que nombrar un personal administrativo que trabaje solamente los PEI (Programa Educativo Individualizado), de esta manera los maestros solo se enfocarían en darle los servicios a los estudiantes.

Hay que sacar la burocracia del Departamento de Educación, muchas personas no están ejerciendo correctamente sus puestos, ejemplo  de esto: hay casos como un estudiante con retraso mental que luego del COMPU y la recomendación del especialista tiene que estar en un salón a tiempo completo, y todavía no ha sido movido por falta de salones con maestros especializados en ese diagnóstico o más bien porque la facilitadora del programa de Educación Especial quiere esperar a los próximos informes de notas, ¡Ay Padre, pero si el estudiante sigue con F!, ¿van a esperar que fracase por cuarta vez en primer grado?  Por esto y mucho más hay un Caos en el Programa de Educación Especial, y es hora de que la Secretaria de Educación tome cartas en el asunto porque lo más seguro ni le informan, ni se entera de lo que está pasando en las escuelas del país.