Aunque los latinos están corriendo más rápido, aún se quedan detrás de los blancos y negros en cuanto a logros educativos, manifiesta un nuevo estudio de la Universidad de Georgetown

Aunque los latinos están corriendo más rápido, aún se quedan detrás de los blancos y negros en cuanto a logros educativos, manifiesta un nuevo estudio de la Universidad de Georgetown

Los latinos se están estancando en los niveles medios del sistema de educación superior y, como resultado, están atrapados en el nivel de salario medio del mercado laboral

WASHINGTON–(BUSINESS WIRE)– Obtener un título universitario sigue siendo un desafío para los latinos: solo el 21 por ciento de los latinos obtienen una licenciatura en comparación con el 32 por ciento de los negros y el 45 por ciento de los blancos. El progreso educativo y económico de los latinos: corriendo rápido, pero aún se quedan atrás (Latino Education and Economic Progress: Running Faster but Still Behind), un nuevo estudio del Centro de Educación y Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown (Centro de Georgetown), revela que la falta de aumentar su nivel de educación ha resultado en que los latinos se estancaran en los niveles de salario medio del mercado laboral.

“La historia de las familias latinas en los Estados Unidos honra un esfuerzo intergeneracional para lograr una inclusión total en nuestra sociedad y ahora es su turno”, manifestó Anthony P. Carnevale, director del Centro Georgetown y autor principal del informe. “Con el acceso a la universidad adecuada y con orientación en cuanto a las carreras, los latinos pueden seguir corriendo más rápido hacia un futuro exitoso que los espera”.

Aunque los latinos están corriendo más rápido en la carrera de la educación, los investigadores encontraron que se están quedando muy atrás de los blancos y negros en muchos resultados cruciales. Desde 1992, el logro de títulos post-secundarios de la población latina solo se incrementó de un 35 por ciento a un 45 por ciento, un aumento de 10 puntos en el porcentaje, en comparación con un aumento de 16 puntos para los blancos y de 22 puntos para los negros. Otra realidad: el 65 por ciento de los estudiantes latinos se inscriben en universidades comunitarias, que por lo regular están superpobladas y carentes de fondos y con índices bajos de graduación, mientras que sólo un 15 por ciento se inscribe en una de las 500 universidades más selectivas donde los estudiantes logran un nivel más alto en el índice de graduados.

Incluso, cuando los latinos obtienen títulos universitarios, es menos probable que trabajen en puestos que requieren este nivel de educación. Los latinos comprenden un 16 por ciento de los trabajadores, pero tienen un 20 por ciento de trabajos que no requieren más que un título secundario. La población latina tiene un mero 10 por ciento de los trabajos que requieren por lo menos algún título postsecundario y tienen el 9 por ciento de los trabajos que requieren una licenciatura y un 7 por ciento de los trabajos requieren un título postgrado.

Los investigadores encontraron que, por lo general, los latinos tienen ingresos más bajos que los blancos y los negros. Sin embargo, cuando los latinos obtienen por lo menos algún título de educación superior tienen ingresos más altos que los negros, pero aún se quedan atrás de los blancos.

Quizás el hallazgo más notable revela que el país de origen y la capacidad de hablar inglés son fuentes importantes de la disparidad del salario entre la población blanca y la latina, pero no explican totalmente la brecha de ganancias entre los grupos. Finalmente, estas diferencias inexplicadas se deben a las diferencias en el acceso a las redes de información informales, al asesoramiento formal y a otras formas de capital social así como a la constante discriminación.

Entre otros grupos demográficos principales, las mujeres latinas tienen el ingreso más bajo de los Estados Unidos. Las mujeres latinas típicamente se encuentran en especialidades poco remuneradas e, incluso, cuando tienen especialidades con mejor remuneración tienen ingresos inferiores que los hombres latinos. Las mujeres latinas necesitan obtener dos títulos de formación superior adicionales para lograr un salario similar al de los hombres blancos. Sin embargo, las mujeres latinas con licenciaturas tienen una remuneración superior a las mujeres negras.

Afortunadamente, con el apoyo adecuado, los latinos están preparados para un aumento en su éxito educativo y económico. Los índices de graduación de escuela secundaria de la población latina han mejorado desde la década en 1990 con respecto a sus pares blancos y negros. También la población latina matriculada por primera vez en universidades e instituciones superiores con carreras de dos y cuatro años han aumentado, casi 250.000 alumnos, mientras que en realidad ha disminuido la inscripción de la población blanca. Los latinos tienen el índice más alto de finalización de programas con certificados (60 por ciento), en comparación con el 47 por ciento de los blancos y el 37 por ciento de los negros.

En la fuerza laboral, los latinos han hecho más progresos al obtener buenos trabajos que requieren algún tipo de educación superior, y no necesariamente un título universitario. Para los latinos que tienen por lo menos una licenciatura y están empleados en ocupaciones con salarios altos como aquellas relacionadas con la ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería (science, technology, mathematics, and engineering, STEM), desaparecen las brechas de ganancias basadas en la raza. Tanto para los blancos como para los latinos con un título universitario o postgrado que trabajan en carreras STEM ganan un promedio de $85.000.

“Los estudiantes latinos a menudo comienzan en desventaja, ya que muchos de sus padres no fueron a la universidad”, explica Megan L. Fasules, coautora y economista dedicada a la investigación en el Centro de Georgetown. “Estos alumnos también pueden tener dificultad al navegar por el proceso de ayuda financiera, de modo que es fundamental que cerremos la brecha de la información”.

Entre otros hallazgos clave también se incluyen:

  • Las mujeres latinas se gradúan más a menudo con títulos post-secundarios en comparación con los hombres latinos en cada nivel de la educación superior.
  • Mientras que la población latina con puntajes altos en los exámenes SAT/ACT tienen índices similares de matriculación de nivel superior que la población blanca, un 63 por ciento de estos latinos logran obtener un título post-secundario en comparación con el 78 por ciento de los blancos con similares puntajes en los mismos exámenes.
  • Solo un 34 por ciento de latinos nacidos en el exterior tienen alguna forma de educación superior en comparación con el 61 por ciento de los latinos nacidos en el país.
  • La población latina que solo habla inglés gana un promedio de $41.000 por año, que es inferior a la remuneración obtenida por la población blanca ($50.000), pero superior a la remuneración de la población negra ($38.000).

 

El informe completo en inglés y español, Latino Education and Economic Progress: Running Faster but Still Behind, está disponible en línea en cew.georgetown.edu/LatinosWorkforce.

El Centro para la Educación y la Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown es un instituto de política e investigación independiente sin fines de lucro que estudia el vínculo entre los objetivos individuales, la educación y los programas de capacitación y las carreras. El Centro de Georgetown está afiliado a la Facultad de Política Pública McCourt (McCourt School of Public Policy) de la Universidad de Georgetown.

Para obtener más información, visite: cew.georgetown.edu. Síganos en Twitter @GeorgetownCEW, en Facebook y en LinkedIn.

Varias investigaciones demuestran que la diversidad en el lugar de trabajo se traduce en más productividad, eficiencia, competitividad e innovación. Debido a los cambios demográficos constantes y los cambios estructurales en la economía, es integral adoptar la diversidad para una competitividad económica de los Estados Unidos. En el Centro de Georgetown apoyamos los esfuerzos para incrementar la justicia económica y racial en la educación superior y la fuerza laboral. Nuestro compromiso surge de un reconocimiento de las disparidades en el logro educativo y la oportunidad económica entre las minoridades raciales y étnicas, los estadounidenses con ingresos bajos y las mujeres. Dado que los Estados Unidos conmemoran el Mes de la Herencia Hispana, el Centro se enorgullece en celebrar el legado perdurable de las culturas hispana y latina en este país. Puede buscar más información en cew.georgetown.edu/diversity.

El texto original en el idioma fuente de este comunicado es la versión oficial autorizada. Las traducciones solo se suministran como adaptación y deben cotejarse con el texto en el idioma fuente, que es la única versión del texto que tendrá un efecto legal.

 

Share