REPORTAJE ESPECIAL: LOS LATINOS Y EL SERIO PROBLEMA DE LOS JUEGOS DE AZAR

0
1927

Segunda Parte

Fenómeno del juego es un problema serio en el siglo 21

Son legales algunos tipos de juegos en casi todos los estados de los Estados Unidos

 En el mundo, varias ciudades son famosas por sus atracciones y también como destinos de atractivos casinos y juegos de azar que atraen a miles de turistas que gustan gastar su dinero en sus vicios. Este fenómeno de los juegos de azar, especialmente los juegos electrónicos, son un peligro mundial en la salud pública en el siglo 21.

“En las últimas décadas se produjo un notable aumento en las oportunidades de juego al azar en todo el mundo y es muy preocupante”, aseveró en entrevista con AHORA NEWS el doctor Michael Campos, conocido psicólogo clínico, autor de varios artículos y parte en capítulos de libros acerca de la adicción, incluidos los problemas relacionados con el juego de Azar y está vinculado a la Universidad de California, UCLA.

“En los Estados Unidos, el juego de azar era legal en unos pocos Estados; sin embargo, actualmente casi todos los estados tienen algún tipo de juego legalizado. Aunque la mayoría de los que apuestan lo hacen sin consecuencias, algunos de los que lo hacen experimentan importantes consecuencias financieras, emocionales, sociales, de salud y, a veces, legales”, manifestó Campos.

Se estima que cerca de 2 millones de adultos estadounidenses son adictos a los juegos. Otros 6 millones de personas pueden estar vinculadas a este problema por la adicción oculta, según información difundida por the National Council on Problem Gambling (NCGG), que ha declarado marzo como el mes de la concientización frente a este serio problema mundial.

“Los problemas de juego de azar están asociados con la depresión, ansiedad, trauma, problemas de alcohol, tabaco, sustancias, problemas de salud física y problemas sociales. Tienen un impacto adverso no solo en el individuo que juega, sino también en los que están cercanos al jugador. Estos impactos colaterales en la familia, va más allá de la severa inestabilidad financiera, que pueden incluir conflicto de relaciones, violencia doméstica, divorcio y abuso o negligencia infantil. Las consecuencias personales, interpersonales y sociales de los problemas de juego lo convierten en un grave problema de salud pública”, precisó el doctor Campos.

¿Es o no es un problema social?

El investigador José Ricardo Vargas García quien realiza su doctorado en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Rutgers en New Jersey, también respondió a las preguntas de AHORANEWS. Con una maestría en Estudios de Adicción y actual asistente del Centro contra la Violencia en contra de la Mujer y la Niñez en Rutgers University, Vargas Garcia, pone en tela de juicio si el juego de azar debe considerarse o no como un problema social, a la vez que argumenta que este serio problema puede sonar más impactante en la comunidad si se analiza en términos de costos anuales por persona. Cita por ejemplo un estudio del costo anual de $1,200 para un jugador con desorden y de $715 para un jugador con desorden en riesgo, o costos anuales estimados agregados. En Estados Unidos llegaría a 5 mil millones de dólares anuales y 40 mil millones de dólares en costos de por vida, según estimaciones realizadas por en 1995(Korn y Schaffer, 2002). “Para que la discusión sobre el juego se convierta en un problema social debe incluir una visión más amplia de los impactos en la comunidad en lugar del componente clínico del juego desordenado”, Subrayó Vargas Garcia, muy interesado en la investigación de la eficacia del tratamiento para el juego desordenado entre las minorías étnicas y raciales, las barreras para acceder a los recursos para el juego desordenado y el desarrollo de un currículo de juego responsable.

Juegos electrónicos y apuestas por dinero

En opinión de Vargas García, los fenómenos recientes del juego desordenado y los problemas con el juego de azar en el siglo 21 se pueden rastrear en los Estados Unidos con los cambios distintos que ocurrieron con la tecnología del juego de azar. “La primera es la llegada de las máquinas de juegos electrónicos, que reemplazaron a las máquinas tragamonedas mecánicas, la ubicuidad de Internet y su tecnología asociada (computadoras y teléfonos inteligentes)” nos explicó Vargas Garcia, indicando que ambos se han correlacionado con una disminución significativa en la cantidad de tiempo que las personas juegan antes de desarrollar los problemas con los juegos de azar o los juegos de apuestas en desorden (Schull, 2012).

Según Vargas García, el mismo autor Schull (2012) explica cómo las máquinas tragamonedas electrónicas se han vuelto eficientes al hacer que las personas gasten más dinero y tiempo jugando. Las limitaciones anteriores que existían en las máquinas tragamonedas, como la constante inserción de monedas antes de cada giro y el número máximo de interacciones que una máquina tragamonedas podía realizar dentro de un cierto período de tiempo, fueron eliminadas y reemplazadas por mecanismos más efectivos.

Los grandes aceptadores de billetes han eliminado las limitaciones de las monedas. Las pantallas electrónicas y los componentes computarizados permiten una mejor manipulación de las máquinas a través de complejos generadores de números aleatorios y la capacidad de moldear el comportamiento humano a través de fenómenos de resultados visuales específicos como el «casi errado», agrega el libro de Schull.

Las mujeres tienen atracción por juegos electrónicos

La inclinación de las mujeres de diferentes edades por gastar dinero en los juegos de azar también ha sido estudiada. Vargas García, destaca el estudio realizado por la investigadora Rachel Volberg, investigadora de juegos de apuestas seminales, ha mencionado cómo las máquinas de juegos electrónicos aumentaron la participación de las mujeres al brindar una experiencia de juego más segura en lugares más conocidos, como restaurantes, y el reemplazo de los antiguos casinos y salas de juego dominados por hombres (Volberg, 2003).

“No me sorprendería si esto también fuera cierto para las minorías étnicas, ya que algunas formas de juego, como las máquinas de juegos electrónicos, no requieren interacción con un distribuidor de habla inglesa, lo que reduce la barrera para jugar. No sería demasiado presuntuoso decir que la tecnología ha ayudado a reducir la curva de aprendizaje y las barreras para participar, lo que permitió que se convirtiera en un fenómeno entre el público en general, incluidas las minorías raciales / étnicas, con graves implicaciones para la salud pública”, indicó Vargas García.

Vargas García, opina que los segmentos más jóvenes de la población latina, parecen estar en mayor riesgo. “Es más probable que se sientan cómodos con el uso de una interfaz en línea para juegos de azar (Nower, Caler, Pickering & Blazczynski, 2018). Esta es una nueva frontera para la investigación del juego, especialmente cuando la Corte Suprema anula la prohibición de los juegos deportivos que ha creado un nuevo mercado que las empresas deportivas de fantasía satisfacían cuando era ilegal”, manifestó el candidato a un doctorado en Rutgers.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorUN ENCUENTRO CON EL PASADO
Artículo siguienteEN LA COCINA CON LA CHEF GIOVANNA: PICO DE GALLO CON MANGÓ
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.

Dejar respuesta