PEDRO CASTILLO VIRTUAL PRESIDENTE DEL PERÚ

0
1474
Pedro Castillo es el virtual ganador de la contienda electoral de Perú. Con en 100% de actas contadas es difícil remontar lo alcanzado

 

Tras una reñida contienda electoral con su adversaria Keiko Fujimori, heredera política de su padre Alberto Fujimori; el candidato por la izquierda Pedro Castillo del partido Perú Libre se alzó con la presidencia de Perú, con un porcentaje de votos del 50,171% frente al 49,829% de su contendora, lo que equivale a 60.212 votos más que Fujimori, informó la Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú.

Aclaró la institución electoral que falta  realizar el conteo de las actas observadas al Jurado Electoral Especial, para cerrar el proceso de conteo de votos.

Además de protagonizar un final de infarto, el triunfo de Pedro Castillo fue una verdadera sorpresa en estas elecciones peruanas, ya que logró desconcertar  a las élites económicas y sociales de  Perú, que  apostaron por la derechista Keiko Fujimori de Fuerza Popular. El  nuevo mandatario es un sencillo maestro rural, quien se presentó con su inseparable sombrero de paja de ala ancha y como emblema flameó un lápiz.

En su pronunciamiento, cuando conoció los resultados, desde el balcón del local de su partido, Castillo aseveró que hará “un Gobierno respetuoso de la democracia, de la Constitución actual. Haremos un gobierno con estabilidad financiera y económica”.

Fujimori, una vez que se publicaron los resultados del balotaje, denunció un supuesto “fraude electoral”. Estrategia repetitiva de la derecha, cuando pierde una elección, advierten los analistas políticos. Como contraparte Castillo estimó que estas declaraciones son provocaciones de su rival  para generar el caos en todo el país.

 Perfil de Pedro Castillo

Cuenta con 51 años de edad, oriundo de  Puña, de la región de Cajamarca, una de las zonas más pobres del país. Es el tercero de nueve hermanos. Durante su adolescencia y juventud fue rondero de una organización campesina, actividad que permite protegerse de la delincuencia.

Estudió en la Universidad César Vallejo donde obtuvo un magister en Psicología Educativa, antes fue profesor de primaria. Está casado con Lilia Ulcida con quien tiene dos hijos.

Fue dirigente nacional del magisterio, por más de dos décadas, del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (SUPET), y posteriormente fue Secretario General de la Federación Nacional de Trabajadores de Perú (FENAPET).

Precisamente, estas dirigencias le permitió ser visibilizado a nivel político, toda vez que dirigió una huelga de profesores en varias regiones de Perú que duró 75 días, que procuraba lograr una alza salarial en 2017.

La campaña electoral

El estilo de su  campaña política, también, fue singular. Montado a caballo recorrió la ruralidad y el interior del país, donde conformó su gran base de apoyo. Mientras que en la capital Lima y la costa norte  del país, era casi un perfecto desconocido. La región de donde proviene es extremadamente pobre y a decir de sus habitantes, allá no ha llegado el Estado peruano. Una de las frases que acompañaron a la campaña fue: ¡Nunca más un pobre en un país rico!

En sus arengas políticas, Castillo propuso una serie de reformas estructurales que apuntan a un cambio total del modelo económico. Y lo más importante la elaboración de una nueva Constitución Política a través de una asamblea constituyente que le permita al Estado ser regulador del mercado.

Asimismo, anunció que pretende nacionalizar los sectores estratégicos como el minero, gasífero y petrolero; pondrá fin de los monopolios privados y terminará con la explotación laboral,  habrá una reforma agraria en el campo de la economía agrícola, replanteará  la seguridad social privada de las AFP. Además, desmintió que esté en contra del sector privado. Castillo ofreció aumentar considerablemente el presupuesto para la agricultura y educación.

A pesar de un hombre de izquierda se muestra muy conservador en cuanto a ciertas políticas sociales como el aborto y el matrimonio igualitario.

De hecho, sus propuestas tienen cierta similitud con las del ex mandatario de Bolivia, Evo Morales, por lo que, ahora, se habla que Castillo es el Evo peruano.

No está por demás comentar que esta campaña se caracterizó por una propaganda intensa en contra de Castillo a quien se le tildó de comunista, difundida por casi todos los medios de comunicación, que trataron de descalificar al candidato con graves acusaciones. Todo esto fue superado y  el maestro salió airoso de dichos comentarios, que venían de las élites limeñas que, prácticamente han dominado la historia del país.

A decir de los analistas estas elecciones han sido las más polarizadas y divididas de la historia reciente de Perú. Por un lado la candidata de Keiko Fujimori, que fue apoyada por  líderes empresariales y  la mayoría de partidos políticos fue promovida  como la representante de la libertad y el progreso; en tanto que a Castillo le tildaron como el representante de la dictadura, del comunismo y del castro-chavismo. En resumen  la disputa se entró entre “el comunismo versus la democracia”.

La Fiscalía de Lavado de Activos de Perú, de su parte, le acusa a Keiko Fujimori de blanqueo de dinero, organización criminal y obstrucción de la justicia, y solicitó una condena de 30 años y 10 meses de cárcel. Fujimori pasó 18 meses en prisión preventiva  y entre octubre de 2018 y mayo de 2020, por los indicios que apuntan a que ella recibió, supuestamente, dinero ilegal de Odebrecht para sus campañas electorales de 2011 y 2016. Por lo que el Fiscal anticorrupción activo la solicitud de prisión preventiva en su contra.

En tanto que los  adversarios políticos de Castillo afirman que él representa un peligro para la democracia y la economía. Añaden que no tiene planes de gobierno, sus ideas son populistas, su gobierno generará pobreza porque no cuenta con un equipo solvente que le asesore. Es solo un provinciano de abajo e  improvisado que en el debate presidencial divagó sobre el rol del Estado en la economía.

Amerita recordar que Perú ha vivido una intensa inestabilidad política, en los últimos años, con seis presidentes acusados de corrupción.

REACCIONES

Las reacciones ante este triunfo, no se hicieron esperar en América Latina. El primer presidente en pronunciarse fue Alberto Fernández de Argentina, quien en un trino señaló: “Hoy me comuniqué con Pedro Castillo, presidente electo de Perú. Le expresé mi deseo de que unamos esfuerzos en favor de América Latina. Somos naciones profundamente hermanadas. Celebro que el querido pueblo peruano enfrente el futuro en democracia y con solidez institucional”.

Rafael Correa Delgado, ex mandatario ecuatoriano manifestó: “Felicitaciones a Pedro Castillo y a todo el pueblo peruano. Un simple lápiz venció $millones$ y su prensa corrupta. El camino es muy difícil, pero Perú saldrá adelante. ¡Hasta la victoria siempre!.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales Ayma. Twitteó “Pedro Castillo, hermano del alma y compañero de lucha, eres orgullo de los movimientos sociales y profesionales patriotas. ¡Muchas felicidades por esta victoria, que es la victoria del pueblo peruano, pero también del pueblo latinoamericano que quiere vivir con justicia social».

Ernesto Samper P, ex mandatario colombiano  en un trino manifestó “Congratulaciones al Presidente Pedro Castillo por su elección en Perú, que marca una nueva etapa en el camino de regreso del progresismo a la región. Un regreso que debe tener un modelo solidario de desarrollo y un enfoque social del manejo de las pospandemia”.

La Confederación de Indígenas de Ecuador (CONAIE) twitteó “Pedro Castillo, profesor rural, dirigente sindical es el nuevo presidente del Perú, esperamos que se respete la voluntad popular expresada en FujimorismoNuncaMás. El voto del pueblo con memoria y dignidad abre un nuevo camino para la democracia en el hermano país”.

El jurista ecuatoriano, Marco Navas sostuvo “En el Perú no ganó el comunismo narcocastrochavista terrorista. Ganó el Perú profundo e invisibilizado que precisa recibir también beneficios del crecimiento y desarrollo que el modelo peruano ha brindado al otro 50% de peruanos. Ganó la posibilidad de incluir a todos. Punto”.

Finalmente, es incuestionable que la emergencia de Castillo en el escenario político de Perú, marca una nueva ruta, en el que los sectores populares se toman el  poder.

Este hecho, también, tiene repercusiones a nivel regional, donde al parecer está de regreso el progresismo, en vista que el neoliberalismo no ha logrado responder a las demandas populares. Es innegable que nuestros pueblos comparten realidades insatisfechas, agravadas por la pandemia producida por el Covid-19, que ha dejado secuelas de muerte, pobreza y desesperanza en la región.

 

 

Compartir
Artículo anterior¡Celebra a Papá en la Costa Histórica de Florida!
Artículo siguienteCruella en Digital el 25 de junio y en 4K Ultra HD, Blu-ray y DVD el 21 de septiembre |
periodista profesional ecuatoriana graduada en la Universidad Central de Ecuador. Tiene una amplia experiencia en Comunicación Institucional. Ahora ha incursionado en el periodismo con la misma vocación y empeño que lo hizo como Relacionadora Pública de importantes instituciones y personajes de nuestro país. Muy interesada en los acontecimientos políticos, culturales, sociales e históricos que se suceden en el día a día en Ecuador, se permite trasladar a ustedes el pensamiento, sentir y hechos de nuestro país Ecuador, para que los hermanos latinoamericanos estén oportunamente informados y motivados a para seguir adelante en la construcción de la Patria Grande.