La Escuela Pública de Puerto Rico Es Aburrida

0
258

Cuando le preguntamos a un estudiante de escuela pública de Puerto Rico porque se sale de la escuela nos contesta, “Porque es Aburrida”.  Ese mensaje tiene mucho valor. No tan solo nos dan esa contestación sino que nos da ejemplos concretos de lo aburrido que es un día de clases.

Llegas a la escuela y tienes unas preguntas en la pizarra que contestar con el libro de la clase. A veces llegas a la escuela y te informan que el maestro de idiomas ó de otra materia no ha sido reclutado todavía por lo tanto estas libre a esa hora y te mandan a la biblioteca a perder el tiempo.

Los trabajos de la escuela no motivan a los estudiantes. Los maestros están molestos con el sistema educativo y no les importa si aprendes o no. Solo debes portarte bien y no molestar en la clase y te pasan de grado aunque no sepas nada del currículo. Se pierden dos semanas de clase en la preparación y administración de las pruebas META del estado para después hacer lo mínimo y marcar las contestaciones sin leer el examen.

Cuando la maestra trata de poner un video del internet para motivar a sus estudiantes, el video se le cae la señal porque no hay suficiente velocidad o ancho de banda para cada salón en la escuela publica y a nadie le importa.

Los estudiantes se aburren porque a veces, por política se colocan maestros para dar clases que no están preparados en la materia. Por lo tanto saben lo mínimo, hacen lo mínimo y enseñan lo mínimo para luego pasarlo de grado con lagunas en cada materia.

El sistema de educación pública continua usando a las compañías de libros norte americanas como base para preparar los currículos. Los estudiantes se aburren porque culturalmente el material educativo y los temas no son relevantes para los niños de Puerto Rico.

Los estudiantes se aburren del sistema publico porque muchas clases no tienen un salón fijo para la clase. Si tienen un salón, el mismo tiene goteras de techo, y no tiene ventilación haciendo extremadamente incomodo estar 55 minutos con 33 estudiantes en un solo salón pequeño.

Los estudiantes se aburren porque lo único que sabe hacer su maestro es poner un PowerPoint y leerlo para que los estudiantes tomen nota en silencio.

Los estudiantes tampoco pueden usar sus computadoras para producir sus proyectos de clase. Los pupitres siguen en fila militar si es que hay pupitres. Los baños de las escuelas además de ser peligrosos por haber peligro de agresión de parte de alguna ganga, tampoco funcionan ni tienen papel.

Los estudiantes de educación especial de escuela publica están invisibles ante un gigante administrativo centralizado que lo único que hace es producir referidos para luego abandonarlos a su suerte hasta la próxima evaluación. A veces se van de la escuela publica porque los colocan en un salón regular donde hay 30 estudiantes y el único servicio es colocarle un maestro asistente que le hace sus tareas. En realidad los estudiantes de educación especial son un balón entre el trabajador social, su maestro y las personas del distrito escolar a cargo de educación especial. Lo importante es llenar su expediente pero la enseñanza es limitada y aburrida porque la mayoría de sus recursos y dinero federal se la llevan los administradores y no los maestros.

Es un bochorno que los padres de estudiantes de educación especial de Puerto Rico tengan que viajar fuera de la isla para que sus hijos puedan recibir una educación de calidad como lo requiere la ley. Es una vergüenza que todavía estemos gastando millones en hacer escuelas nuevas sin mejorar la calidad actual de la enseñanza que día a día reciben los estudiantes de escuela publica de Puerto Rico. Lo que se necesita son mas maestros preparados en su materia con mejor paga en vez de edificios nuevos. Recordemos que la Constitución de Puerto Rico requiere que le demos una educación de calidad a los niños. Este derecho a la educación de calidad se viola todos los días sin ninguna consecuencia para los que la violan. Invitamos a todos los políticos que visiten sus escuelas publicas sin avisar, entren y se queden en un salón de clases mientras los maestros dan clases. Que entren a los baños, coman en el comedor escolar y hablen con los niños sobre su educación.

Ref.

https://de.pr.gov/wp-content/uploads/2022/06/ley-de-reforma-educativa-de-puerto-rico.pdf

Dejar respuesta