Ignorancia, Incompetencia y Crimen Educativo

0
2582

Nadie puede negar que Puerto Rico sea víctima de la incompetencia, ignorancia y actitud criminal que ha existido en el manejo del sistema educativo de Puerto Rico.  Gracias a la pandemia del COVID-19 ha quedado a relieve las décadas de abandono y abuso a los niños y familias que por ley merecen una educación de calidad para poder llevarlos a su potencial máximo en la vida.

La constitución de Puerto Rico dice y citamos “Sección 5. Instrucción pública.

“Toda persona tiene derecho a una educación que propenda al pleno desarrollo de su personalidad y al fortalecimiento del respeto de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales. Habrá un sistema de instrucción pública el cual será libre y enteramente no sectario. La enseñanza será gratuita en la escuela primaria y secundaria y, hasta donde las facilidades del Estado lo permitan, se hará obligatoria para la escuela primaria. La asistencia obligatoria a las escuelas públicas primarias, hasta donde las facilidades del Estado lo permitan, según se dispone en la presente, no se interpretará como aplicable a aquellos que reciban instrucción primaria en escuelas establecidas bajo auspicios no gubernamentales. No se utilizará propiedad ni fondos públicos para el sostenimiento de escuelas o instituciones educativas que no sean las del Estado. Nada de lo contenido en esta disposición impedirá que el Estado pueda prestar a cualquier niño servicios no educativos establecidos por ley para protección o bienestar de la niñez.”

El propósito del Departamento de Educación es proveer la educación de calidad a todos los niños de Puerto Rico.  Definitivamente el propósito y el enfoque se han perdido y nadie hace nada. La economía de la isla y la educación son interdependientes. Si no hay ciudadanos educados no hay progreso, innovación y desarrollo económico.

Por décadas hemos sido testigos de los resultados de los exámenes de aprovechamiento los cuales reflejan el fracaso sistemático del departamento de educación y el abandono criminal que se sufren los niños y familias de Puerto Rico. Casi tres billones de dólares se desperdician en burocracia todos los años.  Esto es resultado de no usar el dinero de educación para la enseñanza y aprendizaje directo a los niños en las escuelas.  Los resultados de las pruebas muestran que no tan siquiera llegan al 50% de aprovechamiento en las materias. Si siguen haciendo lo mismo, gastando en administradores y funcionarios. Si no contratan mas maestros a un salario mejor no tendrán cambio alguno en el aprovechamiento escolar.

Hasta la fecha vemos como la incompetencia de Departamento de Educación no provee ni lo más básico para que los niños puedan aprender de forma virtual.  Se le pone toda la presión al maestro el cual esta quemado y sobre cargado con 25 estudiantes usando una plataforma virtual y un internet limitado.

Muchos estudiantes de Puerto Rico tienen que compartir la poca señal de internet que tienen con sus hermanos lo cual se cae a menudo dejándolos desconectados de las clases. Otros simplemente no se conectan esperando que se haga como el semestre pasado y que los pasen de grado sin las destrezas. Muchos padres desean que los hijos vuelvan a la escuela porque entienden que la enseñanza es solo responsabilidad de la escuela y no desean participar activamente en la enseñanza de sus hijos.

Otros padres dicen que el sistema virtual no sirve porque se copian las asignaciones y no aprenden nada. Eso sucede si los padres le hacen las asignaciones y permiten este comportamiento. También ocurre si se enseña un curso virtual con una metodología antigua de libreta, libro y conferencia.

Como educador por muchas décadas este investigador ha identificado una serie factores que han causado el fracaso sistemático y continuo.  Podemos predecir con gran certeza que si no se actúa de forma inmediata, seguiremos teniendo el mismo resultado de fracasos en todas las materias y perderemos la oportunidad de educar de manera exitosa.

Causas Sistémicas del Fracaso Estudiantil en Puerto Rico:

En el Departamento de Educación se gasta más millones en administración que en lo académico. O sea se gasta mas en administradores, funcionarios y personal que no tienen que ver nada con el salón de clases y el proceso enseñanza y aprendizaje directo al estudiante que en maestros. Por costumbre, para solucionar un problema sistemático de estudiantes fracasados se crea una oficina, división o sistema administrativo nuevo. De esta manera realmente se desperdicia el dinero en posiciones administrativas y burocráticas en vez de asignar miles de maestros necesarios para el servicio directo de enseñanza y aprendizaje.

La historia nos muestra que la creación de oficinas y burocracia que no se ha traducido en beneficio para los estudiantes y maestros. Los estudiantes siguen fracasando a un porcentaje mayor cada año. La pena es que se culpa al maestro del fracaso estudiantil cuando en realidad es el sistema existente que se enfoca en la burocracia y no en la enseñanza.

El continuo atropello de maestros dándole trabajos administrativos y de limpieza ha creado estrés adicional al trabajo académico.

Esto es lo que existe actualmente en el sistema educativo de Puerto Rico:

Maestros sin permanencias ni estabilidad de alumnos.

Constante cambio de maestros en las escuelas cada año.

Menos escuelas en el Departamento de Educación debido a cierres pero aumento en administración y burocracia con salarios exageradamente caros que no benefician al estudiante en nada.

Dislocación de áreas académicas a nivel central.

Dislocación de áreas académicas a nivel local

Nombramiento de directores escolares como premio político sin las cualificaciones académicas y sin enfoque académico.

Gasto excesivo en equipo que no se necesita.

Gasto millonario en contratos que puede ser llevado a cabo por personal existente del departamento.

Gasto millonario en procesos de papel.

Gasto millonario en almacenamiento de papel y formas.

Gasto excesivo en transportación.

Gasto millonario en personal no académico con funciones repetitivas no académicas.

Gasto excesivo por incumplimiento y demandas de educación especial.

Gasto excesivo en programas de comunicación y publicidad.

Gasto excesivo en materiales didácticos no relevantes.

Falta de visión del futuro y coordinación con las universidades.

Falta de integración de tecnología y automatización en los procesos administrativos.

Falta de internet robusta para los estudiantes y maestros del sistema educativo.

Las sugerencias para cambio y mejoramiento inmediato son las siguientes:

Crear una re ingeniería de las funciones del sistema educativo partiendo de las necesidades del estudiante y maestros primero que ninguno.

Eliminar los edificios de la administración central en San Juan y puestos excesivamente caros e innecesarios. Esto ahorraría millones en renta y mantenimiento de edificios. El dinero se puede usar para aumentar el salario a los maestros y servicio académico con maestros adicionales con servicio directo al estudiante.

Separar y usar solo un 5% del presupuesto completo anual del departamento de educación en procesos administrativos é integrar sistemas inteligentes de administración para eliminar el papel y consolidar las bases de datos.

Usar 95% del presupuesto en servicios de enseñanza y aprendizaje directo para proveer maestros capacitados en las escuelas.

Tener un maestro por cada quince (15) estudiantes máximos por grupo. (En línea o presencial) y asignado a su escuela por un mínimo de 5 años. Actualmente se cambian anualmente dependiendo de su clasificación.

Cambiar el director escolar de cada escuela por un educador/líder que de una clase al día.

Duplicar el sueldo básico del maestro de forma inmediata.

Incrementar el sueldo del maestro con maestría y doctorado de forma inmediata siempre y cuando se comprometa por contrato de tomar 18 créditos universitarios de educación continua pago por el departamento de educación a las universidades en un periodo de 5 años.

Crear un sistema de educación continua para poder mantener la licencia de maestro (18 Créditos universitarios cada 3 años pago por el departamento de educación) clases se toman en la escuela coordinando con las universidades.

Crear una división pequeña (no mas de 5 personas) de escritura de propuestas en el Departamento de Educación para obtener dinero y recursos. Debe ser autoliquidadle para que no gaste dinero académico para los estudiantes.

Crear sistema de “outreach” para adultos para padres que deseen certificaciones de grados escolares generales y vocacionales.

Crear escuelas elementales en cada uno de los residenciales públicos para ofrecer servicios educativos a toda la familia.

Eliminar los puestos de superintendentes, asistentes, asociados y otros burócratas que no ofrecen servicio directo de enseñanza a las escuelas.

Eliminar los asistentes de superintendentes.

Eliminar los directores de región.

Eliminar los coordinadores de región.

Eliminar los facilitadores de cada materia y asignarlos a las escuelas para que sean maestros líderes a cargo ayudar a los estudiantes rezagados.

Creación de un Sistema inteligente de administración educativa.

Separar la oficina de educación especial de la burocracia del departamento de educación. La oficina de servicios de educación especial debe estar presente en cada escuela para ofrecer servicios directos a los estudiantes localmente. Debe responder al Departamento de Educación Federal de forma directa.

En conclusión ha y que mencionar que cada padre es responsable por la educación de sus hijos. La responsabilidad del director escolar es la de referir a los padres que ayudan a sus hijos para conectarse a las clases.  Esto no es solo la responsabilidad del maestro.  Una vez referido el padre o madre que no cumple a la policía, hay que tener un seguimiento serio donde el castigo de ley sea severo.  Para que esto funcione, el Departamento de Justicia debe de asignar una división de asistencia a clases para que se pueda procesar de forma expedita las denuncias de los padres que no cumplen con lo básico de sus hijos.

Los cambios sugeridos deben ser ejecutados lo antes posible para no perder este grupo de estudiantes de la isla que siguen fracasando por tener un sistema deficiente de educación.  Esperamos que alguien pueda leer este artículo y se lo envíe directamente a todos los legisladores, gobernador y nuevo presidente Biden.

 

 

Compartir
Artículo anterior¿Festival Viña del Mar será suspendido por la pandemia?
Artículo siguienteCelebrando la Conmemoración de la Puertorriqueñidad  
El Dr. Edgar León es graduado de la Universidad de Puerto Rico y tiene una maestría en Tecnología y Educación de la Universidad del Estado de Michigan. Con un doctorado en Aplicaciones de Computadoras, Tecnología y Administración de Universidades en el Michigan State University. Trabajado como Consultor del Departamento de Educación en Michigan. Ha sido productor de televisión de Tecnología en WORA Canal 5 de Mayagüez. Escrito varios libros que están publicados en Amazon Kindle. “Puerto Rico Duerme”, “Puerto Rico Algarete”. Sus artículos periodísticos han sido desplegados en periódicos regionales y el Instituto Julian Samora de Michigan State College en donde también ha impartido cursos de Tecnología a nivel graduado. Trabajado como caricaturista editorial y escritor para periódicos locales e internacionales. Luego de 27 años en como educador en Michigan fue contratado como Investigador, Director de Educación Continua y profesor de Tecnología en la UPR Recinto de Mayagüez. En la actualidad es profesor a tiempo parcial en la Caribbean University – Ponce, ofreciendo cursos doctorales de tecnología.