ECUADOR: ¡A VISITAR LOJA!

0
630
Loja es conocida como la Capital Musical de Ecuador

Tras casi dos años de “cautiverio” dentro de casa por efecto de la pandemia mundial, ocasionada por ese monstruo invisible conocido como el Covid-19, decidí romper esa burbuja y salí, nuevamente, a recorrer la geografía de mi país, visitando una de las provincias localizadas en la frontera sur de Ecuador: Loja.

Regresé a casa colmada de paz interior y orgullosa de ser parte de este país pequeño, pero grande en la diversidad de su gente y  culturas. Fui parte de una provincia que además de exhibir tibios valles, cerros, colinas, cascadas, ríos, paisajes inolvidables, espesos bosques, climas saludables, pueblos pintorescos; es parte importante de nuestra historia cultural.

Al recorrer la provincia me deleité con ese verde que pinta paisajes en diversas tonalidades, verde que nos impregna esperanza y vitalidad; percibo que el olor de la tierra húmeda  penetra hasta los huesos, aprovecho el paso por el río Chamba para sumergirme en  sus aguas  y colmarme de energía; en fin siento que me abandono a los prodigios de la naturaleza de mi país.

La ciudad de Loja

Para llegar a Loja, capital de la provincia, hay que recorrer 650 Km desde Quito, unas 9 horas en carro y 50 minutos en avión. La provincia  tiene 16 cantones, de ellos 3 están en la zona andina y  los 13 están en la  cálida.

Si me preguntan qué es lo más hermoso de esta provincia?, sin lugar a dudas destacaría la hospitalidad y cordialidad de su gente. Recordemos que es un pueblo entregado al arte y la cultura, de aquí salieron mentes brillantes como la de Benjamín Carrión, Pablo Palacios, Ángel Felicísimo Rojas, Matilde Hidalgo, Manuel Agustín Aguirre, Eduardo Kingman. A la Loja también se le conoce como la Capital Musical del Ecuador,   entre sus principales exponentes tenemos al grupo musical Pueblo Nuevo, Edgar Palacios, Cristóbal Ojeda, Julio Bueno, Salvador Bustamante Celi, Mélida Jaramillo, entre otros.

Al llegar a la ciudad de Loja, lo que más impresiona, a primera vista,  es el orden y limpieza de sus calles. Una vez que se toma contacto con sus habitantes se confirma que Loja es cuna de una tradición cultural importante, por su extraordinaria creatividad artística e intelectual.

Cuenta con dos  universidades públicas y dos particulares, el Conservatorio Nacional de Música, la Orquesta Sinfónica, una docena de teatros y, el famoso Teatro Nacional  “Benjamín Carrión”, creado en 2016, por el gobierno de Rafael Correa Delgado, en homenaje a Benjamín Carrión, fundador de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. En este escenario se realiza, anualmente, el Festival Internacional de Artes Vivas.

Loja, al igual que la mayoría de ciudades del país, preserva su centro histórico en el que exhibe casas bien conservadas con llamativos balcones y aleros; que contrasta con la Loja moderna atravesada de amplias avenidas y poblada con edificios modernos. Es muy interesante visitar sus museos como el de música, el histórico, el arqueológico, galerías de arte, cada uno de ellos atendidos por gente muy bien informada y afable con los clientes.

Parque Podocarpus

Al salir de la ciudad, pasé por el Parque Nacional Podocarpus, este santuario verde que, por esta ocasión, no ingresé. No obstante, cabe informar que es el hábitat de más de 4 mil especies de plantas, 600 aves y 200 murciélagos. Podocarpus es una de las reservas naturales del país. Aquí crece el árbol nacional de Ecuador la cascarilla, de la que se extrae la quinina, que  es utilizada para curar la malaria o paludismo. Podocarpus o romerillo es un arbusto verde  con muchas ramas, que caracteriza y le da el nombre a este bosque.

En el parque se puede practicar caminatas, montañismo, cicloturismo y acampadas. Desde 2007 forma parte de la Reserva de Biosfera, reconocimiento otorgado por la UNESCO.

Saraguro

Sería imperdonable no mencionar a Saraguro, “Tierra del Maíz”, tierra de la etnia de los Saraguros que habita en las provincias de Loja y Zamora Chinchipe. Pueblo que se caracteriza por llevar una vestimenta de color negro con blanco, incluido el sombrero. Todo este atuendo es confeccionado manualmente con pura lana de borrego. El color negro es utilizado para mantener el frío porque este lugar es bastante frío.

Según los historiadores,  esta etnia constituye la más interesante de América porque conservan la autenticidad de las comunidades incaicas. Cuando el Inca rey decidió conquistar estas tierras, trajo a esta región a una de las tribus más recias del altiplano: los mitimaes. La mayoría de los historiadores coinciden en  afirmar que los Saraguros provienen de la meseta Perú- Boliviana, centro del imperio del Tahuantinsuyo.

Vilcabamba

Una extraña sensación de decepción tuve al visitar Vilcabamba: el “Valle de los Longevos”, ubicado a 30 minutos de Loja, sitio mundialmente reconocido por la longevidad de sus habitantes (muchos sobrepasan los 100 años), por el agua que recorre sus ríos, rica en magnesio y hierro, su clima benigno, dieta con poca grasa y el anterior sosiego.

Afirmo, el “anterior sosiego”, porque la calma de sus calles ha sido invadida por el ruido de los amplificadores de los comercios que pululan por todo lado de Vilcabamba. Ya no es el pueblo apacible, donde sus hombres y mujeres solían estar sentados en los portales de sus viviendas. Al contrario, ahora se observa, caras nuevas a los que les anima mucho el comercio. Su particular ambiente colonial con casas tan antiguas como sus moradores ya no le dan ese encanto especial, esa mezcla de aromas de jardines floridos está a punto de ser un recuerdo remoto.

Malacatos

Una bella Iglesia en Malacatos

Fue muy grato llegar a un pueblo muy colorido y llamativo: Malacatos, en el que sentimos un calor que oprime, estamos en la zona subtropical de la provincia. Este valle es conocido por la producción de las sabrosas panelas,  café negro y aguardiente de excelente calidad. Aquí nos atrapan los aromas de huertos floridos y tierras fértiles, que producen caña de azúcar, cafetos y naranjales. A esto agregaría, los paisajes acogedores multicolores que  rodea a Malacatos.

Yangana

Arribamos a Yangana, un pueblo casi fantasmal. Encontré en este lugar casi inexpresivo,   silencio, soledad, sosiego, orillado por un paisaje  donde sopla un viento fresco que silva entre los árboles de eucalipto. En ese momento se arremolinan mil pensamientos por mi mente, busco en esta  quietud fuerzas y energía  para quebrar la cotidianidad. Advierto que se establece una hermosa comunión entre el ser humano y la naturaleza.

La gastronomía

Una de las expresiones culturales más relevantes de un lugar es su gastronomía. De aquello hay mucho que decir. El visitante puede  degustar  algunos platos típicos como la fritada, el repe una sopa preparada con arvejas y guineo, la chanfaina, tamal lojano, humitas, cuy asado, molloco, miel con quesillo, quesadillas, la horchata  y los famosos roscones.

En este punto, habría que destacar el hecho de que desde hace 14 años, en el país se realiza el concurso “Taza Dorada”, que consiste en entregar este premio al mejor café arábigo especial producido en Ecuador. Al respecto, Loja en todos estos años  se ha llevado los primeros lugares en esta competencia. Los principales cantones lojanos donde se producen el mejor café son Calvas, Olmedo, Gonzanamá, Paltas, Quilanga, Sozoranga y Chaguaypamba.

Lugares turísticos

Uno de los vestidos de la Virgen del Cisne

En caso de recorrer Loja, les sugeriría no dejar de visitar el bosque petrificado de Puyango, Zapotillo, el valle de Catamayo, Saraguro, el Santuario del Cisne donde se guarda las reliquias de la Virgen del Cisne, Quinara, San Lucas, Gonzanamá, Cariamanga, Quilanga, Amaluza, Catacocha, Celica, Sozoranga, en fin, decenas de etcéteras de hermosos lugares, que luego de visitar, ustedes regresarán a sus hogares con todos sus  sentidos complacidos y agradecidos.

Añadiría la contemplación del Festival por el Florecimiento de los Guayacanes, un espectáculo con el que la naturaleza da la bienvenida al año nuevo. Sucede en el cantón Zapotillo, cuando los árboles de guayacán florecen y los bosques se transforman en bellos jardines de color amarillo intenso. Este evento natural dura una semana, en la que recibe cientos de visitantes. Posteriormente las flores caen al piso, dando la apariencia de una luminosa alfombra amarilla, al pie de los árboles.

En fin, regreso insuflada de energía potente, convencida que recibí una verdadera  terapia que alejó dudas, miedos e incertidumbres que andaban agazapadas en mi fuero interno, prestas a alborotarme en cualquier instante.

 

 

Dejar respuesta