Cuarto de una Serie: Apagón Educativo Mundial por el Covid 19

0
372

Según el último informe en conjunto de la UNESCO, UNICEF y El Banco Mundial (2021) la interrupción global de la educación causada por la pandemia de COVID-19 no tiene precedente, y los efectos sobre el aprendizaje han sido severos.

La crisis de la pandemia del Covid 19 llevó a los sistemas educativos de todo el mundo a un alto, con el cierre de escuelas afectando a más de 1.600 millones de estudiantes. Si bien casi todos los países en el mundo ofrecieron oportunidades de aprendizaje remoto para estudiantes, la calidad y el alcance de tales iniciativas varió en gran medida, y en el mejor de los casos eran sustitutos parciales de las reuniones en persona aprendiendo.

Ahora, 21 meses después, las escuelas permanecen cerradas por millones de niños y jóvenes, y millones más están en riesgo de nunca volver a la educación. Existe una creciente evidencia sobre los impactos del cierre de escuelas en el aprendizaje de los niños que representa una desgarradora realidad. Las pérdidas de aprendizaje han sido enormes y inequitativas: las evaluaciones de aprendizaje recientes muestran que los niños en muchos países se han perdido la mayoría o todos los aprendizajes académicos que normalmente habrían adquirido en escuela, con niños más pequeños y más marginados a menudo perdiéndose al máximo.

Estudiantes en São Paulo (Brasil) aprendieron solo el 28% por ciento de lo que tendrían en las clases presenciales y el riesgo de deserción escolar aumentó más del triple. En la zona rural de Karnataka (India), la proporción de estudiantes de tercer grado estudiantes de escuelas públicas capaces de realizar tareas sencillas la resta cayó del 24 por ciento en 2018 a solo el 16 por ciento en 2020.

La crisis mundial del aprendizaje ha crecido aún más de lo que antes se temía: esta generación de estudiantes ahora corre el riesgo perder $ 17 billones en ganancias en ingresos de por vida en valor presente como resultado del cierre de escuelas, o el equivalente al 14 por ciento del PIB (producto interior bruto) mundial actual, mucho más que los $10 billones estimados en 2020.

En los países de ingresos bajos y medianos, la proporción de niños que viven en la pobreza de aprendizaje: ya más del 50% por ciento antes de la pandemia—aumentará considerablemente, potencialmente hasta 70% por ciento, dado el largo cierre de escuelas y la variación calidad y eficacia del aprendizaje a distancia. Se espera que los efectos del apagón escolar a nivel mundial tengan efectos negativos en la población de niños pobres de una forma exponencial.

Con volver a meter a los 35 estudiantes y al maestro a un salón y darles lo mismo de antes no va a solucionar el problema del rezago. La escuela no debe ser solo un centro de cuido. Debe ser un centro para educar y motivar al niño para desarrollar su creatividad. Hay que buscar soluciones rápidas con los educadores de Puerto Rico y dejarnos de buscar compañías privadas extranjeras y locales como solución a todo problema. No se debe gastar mas dinero en contratos para poner un parcho temporero por millones de dólares.  Hay que hacer una re ingeniería del sistema educativo poniendo énfasis a la preparación de los maestros y reduciendo el 90% de los funcionarios administrativos a nivel central y local. El gobierno debe usar los millones que se le dan a las compañías privadas y gastos administrativos para darle becas a los maestros que desean tomar cursos universitarios de su materia de especialidad y un aumento de sueldo cuando completen los cursos. Tenemos que enfocar los esfuerzos a la enseñanza diaria con maestros preparados en su materia y no colocar maestros de otras materias para cubrir el hueco dejado por los que se han ido. Hay que decidir cual es el contenido importante por materia y las destrezas por grado necesarias en el futuro para que nuestros estudiantes aprendan a pensar. Finalmente, para mitigar los efectos del apagón educativo, hay que motivar al estudiante para que no siga dándose de baja de la escuela por falta de atención y relevancia.

 

Dejar respuesta