¿Cómo sobrevivir a la presión del Día de San Valentín? (Más aún si tienes el corazón roto)

0
451

Los 14 de febrero se han convertido en una fecha estresante y retadora para algunos, en una sociedad orientada cada vez más al consumo. Los detalles de ese día serán expuestos en la gran vitrina de las redes sociales, y es natural que se genere cierta angustia por obtener más que solo el “me gusta” de la persona homenajeada.

También están los solteros que quisieran una relación, así sea en una “situación sentimental complicada”, que se preocupan porque ven pasar la fecha, año tras año, y aún no encuentran a su pareja ideal.

No tiene nada de malo sentir presión. Si tienes pareja, se siente algo de estrés por encontrar el regalo ideal o por crear un ambiente completamente diferente. Pero, recuerda que lo material jamás tendrá más valor que aquello que los unió y define como pareja. Regalar un ramo de rosas, un reloj, zapatos o cualquier otro artículo, puede hacerse en cualquier momento, pero puedes aprovechar ese día y convertirlo en algo distinto, más relacionado con lo sentimental.

Si estás con el corazón roto, tienes que hacer planes con amigos. Y, si tienes que estar solo, crea una cita contigo mismo para hacer la actividad que más te guste. Piensa que es un día común y corriente. Pon música que te alegre. Y lo más importante, mantén siempre pensamientos positivos.

Si eres soltero y deseas estar con alguien, paciencia. Debes saber que el tiempo de cada uno de nosotros es distinto. A veces, las personas comparan su éxito viendo al vecino, y eso está mal. Quizás hay cosas que sanar, para luego compartir el viaje con alguien más. Conozco matrimonios totalmente infelices queriendo estar solteros de nuevo, y solteros totalmente felices y exitosos. Concéntrate en ti y en tu crecimiento, y lo demás llegará solo.

Aquí te dejo estos 5 tips para sanar las heridas de un corazón roto:

1- El primer paso para la transformación es la aceptación. Hay que asumir la realidad y actuar en consecuencia

2- Reencuéntrate. A veces quedamos alienados por alguien y nos perdemos, dejamos a un lado hasta nuestra identidad.

3- Agradecimiento. Incluso de lo malo se aprende. A veces hay que pasar por esas tribulaciones para madurar y valorarnos

4- Para qué una media naranja si puedes tener la naranja completa. Estás entero. No encontramos a nuestra mitad, sino a una persona que nos ama con nuestras imperfecciones y carencias, porque entiende que juntos podemos construir lo que nos propongamos, porque nos complementamos y fortalecemos.

5- En definitiva, quédate con alguien que saque lo mejor de ti, no tu peor versión.

 

* Empresaria colombiana y líder en transformación personal, actualmente radicada en Atlanta. https://bettypalomino.com/

Dejar respuesta