¿Amar al otro como a sí mismo?

0
834

Si me conoce, sabe que creo firmemente en Dios, y mi personaje favorito es Jesús. Pero nunca voy a la iglesia, y mucho menos rezo rosarios, leo la Biblia, etcétera. Respeto las creencias de los seres humanos. Mi hermana Diomare vive rezando y metida en la iglesia, y la amo con locura; mi esposo Álvaro Skupin hasta iba a ser pastor; y en mi casa hay más Biblias que ropa en los armarios, y le juro que tengo mucha, es con lo que trabajo.

¿Por qué Jesús es el personaje que más admiro? En el colegio donde estuve interna, nos obligaban a leer la Biblia cada día. Yo siempre leía el Nuevo Testamento, y además me encantaba ver las películas de Jesús. Su mensaje era de amor y respeto a los demás, y defendía a las mujeres, que en esa época valíamos menos que un perro sarnoso. Si no, recuerde una de sus mejores frases: “El que se sienta libre de pecado, que tire la primera piedra”. Así defendió a una mujer acusada de infidelidad. La ayudó a levantarse y le dijo: “vete y no peques más”.

Era un ser fuera de serie, andaba en chancletas y rodeado de pescadores; peleó con fuerza cuando llegó a la iglesia y vio que estaban irrespetando la casa de su padre. Si viera lo que es su iglesia hoy, creo que se haría crucificar de nuevo.

Jesús se adelantó 21 siglos a la psicología, por lo que no podía ser un simple ser humano. Me explico.

Hay que amar a los otros, pero primero hay que darse a sí mismo, y esto la gente no lo entiende. Creo que ni su iglesia. Cuando le digo a Diomare (que vive para los demás, ayuda a todo el mundo y se quita su comida para darla a los otros) que está malinterpretando a Jesús, me mira sorprendida y me dice: “el que da, recibe”.

Y es cierto, pero el que da a quien no le da, se encuentra en una relación injusta y psicológicamente peligrosa. Si no hay justicia relacional, las relaciones no funcionan. Hay que dar en la manera en que se recibe, o se termina explotando de rabia, o con depresión.

Nadie es perfecto. Todos estamos llenos de asuntos sin resolver, y esto influye nuestra conducta. El inconsciente nos domina y es el responsable de “todo” lo que hacemos, de quién nos enamoramos, de lo que decimos y pensamos.

La objetividad no existe. Nadie puede ser totalmente objetivo. Su visión del mundo se basa en vivencias y asuntos no resueltos. O sea que todo, o casi todo lo que creamos y decimos, está influido por nuestra cosmovisión. Más bien, todo es subjetivo, hasta la ciencia.

De ahí que nadie se movió y todos se fueron cuando Él dijo: “El que esté libre de pecados, que tire la primera piedra”.

(Dedicado especialmente a jueces, abogados, curas, pastores, presidentes, dictadores y fanáticos religiosos. Amén).

www.NancyAlvarez.com

Compartir
Artículo anteriorUna decisión fundamental: deshacernos del “yo falso”
Artículo siguienteBar Harbor, Maine, joya de Nueva Inglaterra
Nancy Álvarez es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene una maestría en Programación Neurolingüística (PNL) y es hipnoterapeuta. Actualmente cursa un doctorado en Sexualidad en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, impartida por la Universidad de Almería de Andalucía, España. En la actualidad se encuentra en Educación.

Dejar respuesta