ACNUR aumenta su respuesta tras la declaratoria de emergencia en Ecuador

0
2275

Resumen de lo dicho por el vocero de ACNUR, William Spindler –  a quien se le puede atribuir el texto citado – en la rueda de prensa de hoy en el Palacio de las Naciones en Ginebra

El 8 de agosto, en respuesta a la llegada masiva de venezolanos al país, el Gobierno de Ecuador declaró el estado de emergencia en la movilidad humana en las provincias de Carchi, Pichincha y El Oro. ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, acoge y apoya esta decisión, que permite al Ecuador asignar recursos adicionales e intensificar su respuesta, y a la vez reafirma su larga tradición de recibimiento a refugiados y otras personas en movilidad humana.

El éxodo de venezolanos es uno de los movimientos de población masivos más grandes de América Latina en la historia.

Desde el comienzo del año, aproximadamente 547,000 venezolanos han ingresado a Ecuador a través de la frontera colombiana, a un promedio diario de entre 2,700 y 3,000 hombres, mujeres y niños. Sin embargo, la afluencia está aumentando y, en la primera semana de agosto, ingresaron al país cerca de 30,000 venezolanos (más de 4,000 por día).

Muchos de los venezolanos se están moviendo a pie en una odisea de días e incluso semanas en condiciones precarias. Muchos se quedan sin recursos para continuar su viaje y se ven obligados a vivir en condiciones difíciles en los parques públicos, recurriendo a la mendicidad y otros mecanismos perjudiciales para hacer frente a sus necesidades diarias. Se ha identificado que cerca del 20 por ciento de los recién llegados muestran necesidades específicas de protección y otras vulnerabilidades, incluidas mujeres y niños en situación de riesgo, familias monoparentales o  personas con discapacidad, quienes necesitan asistencia urgente. Las mujeres y las niñas representan el 40 por ciento de los recién llegados y se enfrentan a graves riesgos de violencia sexual, en particular sexo por supervivencia y trata. Se han observado reacciones xenófobas al éxodo en algunos sectores.

Con la declaración de emergencia, Ecuador ya está asignando recursos y aumentando su respuesta a este dramático aumento en la llegada de venezolanos. Un ejemplo de esto ha sido el rápido aumento de sus capacidades por parte de las autoridades migratorias ecuatorianas, logrando registrar hasta 5.600 personas que ingresan al país cada día y garantizando que las personas ya no tengan que dormir al aire libre en el lado ecuatoriano de la frontera mientras esperan ser atendidos.

La mayoría de los venezolanos que ingresan a Ecuador continúan hacia Perú y Chile. Aproximadamente el 20 por ciento, sin embargo, permanecen en el país, de los cuales 7.000 han solicitado asilo desde 2016. El sistema de asilo del gobierno está sintiendo esta presión. Ecuador también ha proporcionado otras formas de estadía legal a decenas de miles de venezolanos.

ACNUR está intensificando su respuesta para establecer un plan de contingencia y las acciones necesarias para la asistencia humanitaria. Bajo el liderazgo del Gobierno ecuatoriano, junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y en estrecha cooperación con el sistema de las Naciones Unidas en el país y ONG asociadas, ACNUR seguirá respondiendo a las necesidades inmediatas de protección y asistencia de la afluencia venezolana. ACNUR ha fortalecido su presencia en los cruces fronterizos clave en el norte y tiene previsto hacerlo en el sur del país; está intensificando sus capacidades generales de respuesta operativa y en emergencia; proporcionando asistencia técnica al Gobierno para que refuerce la determinación de la condición de refugiado, su registro y otros mecanismos de protección; trabajando para identificar a venezolanos vulnerables para su protección y asistencia; y garantizando que los solicitantes de asilo, los refugiados y los migrantes tengan protección constante y otra información vital.

 

 

 

Dejar respuesta