Vischongo, tierra de belleza natural y generosidad

0
697
Majestuoso bosque de Titankas o Puya de Raimondi, Vischongo Perú.

      Aquí se encuentra el bosque abundante de Titankas o Puya de Raimondi

No está muy lejos el día en que la revista National Geographic pueda seleccionar el bosque peruano donde más abundan los Titankas o Puya de Raimondi, en su lista de los bosques más bellos en el mundo. Ubicada en Vischongo en la región andina, atrae por su belleza natural, colorido y el don de su gente.

Este precioso recurso y único bosque de la biodiversidad en la zona andina de Vischongo en Ayacucho, a 400 kilómetros de Lima, la capital peruana. se convertirá dentro de poco en uno de los preferidos por los visitantes locales de todas las latitudes. Otros bosques existen en ciudades como Ancash en la reserva del Huascarán.

Entre 1850 y 1870, el sabio italiano Antonio Raimondi, descubrió la existencia de un gigantesco cactus que poblaba la estepa andina. Efectivamente, la titanka o Puya de Raimondi, como se conoce ahora, es la más grande de las bromiláceas y supera los 15 metros de altura.

“Florece por única vez en cien años y tiene la inflorescencia más grande del mundo, porque puede llegar a tener hasta dos mil flores perfumadas y produce hasta 10 millones de semillas “sostiene el estudioso Juan Moisés Perlacios.(Ver Huamanga, Tierra de Halcones. 2007)

Este majestuoso bosque de la naturaleza está situado en la ciudad de Vischongo, provincia de Vilcas Huamán en el Departamento de Ayacucho,  a más de 3 mil metros de altura. Aquí se pueden observar cerca de 200 mil ejemplares,según los estudiosos.

Los turistas y visitantes gozan al pasear por este hermoso bosque y otros lugares atractivos naturales en la hoya del Pampas, con extensas áreas de cultivo de papas, hortalizas, frutales y  además pueden saborear los platos típicos. Otros atractivos importantes históricos en esta zona son el Complejo Arqueológico de Vilcas Huamán y el Santuario de Intihuatana. Por la ruta del Valle de Sallaq, se puede visitar un antiguo puente colgante, ideal para poder apreciar  la presencia del arco-iris en el hermoso distrito de Vischongo.

El Centro vacacional de Pomacocha, o laguna del puma, en Vischongo, atrae a muchos visitantes. La tradición local arguye que este lugar ha sido el balnerario lacustre edificado por el Inca Pachacutec, sostuvo el historiador Max Aguirre Cárdenas.

Vischongo y su gente maravillosa

El nombre de Vischongo, proviene de la palabra quechua “Wischuq Soncco” que, traducido al español, significaría “enamorador”, “dadivoso’. Vischongo, existió desde la época preincaica, en pleno auge de la Cultura Chanca y es mencionada como un centro poblado desde la época de la conquista. Sus pobladores en el campo son personas maravillosas, acogedores y les agrada compartir con facilidad con los visitantes. De por sí son querendones y amables, más cuando se expresan en quechua, el idioma de los Incas.

Una estampa de carnavales donde demuestran generosidad

Dedicados a labores agrícolas y ganaderas, los pobladores de Vischongo y los otros distritos aledaños de la provincia de Vilcas Huamán, como Vilcashuamán, Accomarca,Carhuanca,Concepción, Huambalpa, Independencia , son la despensa de una variedad de papas, verduras y frutales.

Sus nuevas autoridades tienen el compromiso de convertir Vischongo en un centro turístico importante en la región. Ellos son: alcalde de Vischongo Rubén Prado Díaz. Regidores: Cipriano Hernán Medrano Taboada;Marcial Palomino Chávez; Jesús Ochante Hinostroza; Yheny Danitza Bellido Ayala y Miguel Morales Chuchón.

Retos por vencer en Vischongo

Al alcalde Prado Díaz, veterinario de profesión,  junto con sus regidores,  no sólo le preocupa el ecoturismo. Hay urgencia y necesidad de trabajar en aumentar las obras de infraestructura como escuelas, hospitales y carreteras. Asimismo, necesitan apoyo en sus programas de atención psicológica a las familias que aún sufren los traumas de la violencia armada que azotó esta región hace dos décadas.

Vischongo, pidió al gobierno central agilizar los proyectos de mejoramiento de los caminos viales, como por ejemplo Pomacocha -Quilque, Umaro. “Los proyectos que sometimos aún no han sido atendidos”, aseguró Prado.

Los niños de Vischongo necesitan escuelas donde estudiar. Tienen la documentación sometida de  9 instituciones educativas en los centros poblados de Añaycancha, Pallccachancha, Yurinhuaycco, Ccachubamba, Pomacocha, entre otros. Su costo es de aproximadamente 6 millones de soles.

Las edificaciones escolares prefabricadas anteriores en la localidad de Umaru, se encuentran en peligro, ya que en épocas de lluvias las aulas escolares son inundadas de agua, lo que incide en el aprendizaje de los niños y niñas de 3 a 5 años de edad, según sus autoridades.

Alcalde Vischongo Ruben Prado habla con los pobladores

Según el alcalde Prado, la psicóloga profesional Ruth Jauli Quicaña proseguirá ofreciendo varias sesiones en idioma quechua orientados a los niños y jóvenes con problemas psicológicos en esta localidad. “Hablándoles en el idioma materno es la mejor manera de superar las dificultades de las familias afectadas”, sostuvo Jauli, directora del equipo asesor Sayri, con experiencia en disciplina positiva en la región andina.   El gerente de Vischongo Raymundo Woriomanya, indicó que, en noviembre del año pasado, un grupo de psicólogos inició sus sesiones para atender los casos de enfermos mentales en Umaru.

Compartir
Artículo anteriorNuevo Triunfo Waorani
Artículo siguiente¿Qué hacemos con el Coliseo de Roma?
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.