UNA MIRADA POLÍTICA A ECUADOR

UNA MIRADA POLÍTICA A ECUADOR

Los ecuatorianos fuimos convocados a una Consulta Popular para el 4 de febrero del próximo año por parte el actual mandatario Lenin Moreno Garcés. Consulta que contiene siete preguntas de diversa índole. Dos de ellas han sido observadas y hasta rechazadas por considerarlas que tienen un trasfondo político cuestionable: la una tiene que ver con la reelección indefinida y la otra con la cesación de los miembros del Consejo de Participación Ciudadana.

Para empezar, la realización de la consulta está siendo objetada por una fracción de militantes del Movimiento Alianza País, adherentes a Rafael Correa. Según ellos,  la consulta no constaba en su  programa de gobierno. Esta Consulta fue propuesta por el líder del partido CREO, Guillermo Laso, antagonista acérrimo del ex presidente Rafael Correa.

Esta consulta es el epílogo de una guerra sin cuartel que se ha dado entre dos fracciones que se han formado al interior del Movimiento, a partir del ascenso al poder  de Lenin Moreno, quien ha prometido terminar con el “correismo” como si fuera un antagonista más del ex presidente Correa. Ahora, luego de 10  años de vigorosa militancia, liderada por el ex presidente Correa, el Movimiento se ha dividido en dos grupos irreconciliables: el morenista conformada por los simpatizantes del actual mandatario y los correistas fieles al ex presidente.

Esta situación que concierne sólo a un Movimiento político  ha salido de sus linderos y, prácticamente, le tiene al país en incertidumbre y confusión inexplicables. Para completar el panorama de asombro, la semana anterior estuvo en el país el ex presidente Correa, quien reside en Bélgica, para asistir a la VII Convención  del Movimiento, en Esmeraldas.

Él en su visita recorrió las ciudades más importantes de Ecuador,  donde recibió muestras de afecto y adhesión de sus simpatizantes, así como el repudio minoritario de sus opositores y, desde luego, el silencio de sus anteriores ex fieles colaboradores.

En la mencionada Convención el punto más relevante fue la expulsión de Lenin Moreno Garcés de Alianza País,  a quien sus antiguos compañeros de militancia le acusan de traidor de quienes le dieron el voto para que continúe con el proyecto político de AP, en tanto que él ha pactado con la partidocracia y la derecha del país, señalan.

 

A fin de que nos aclare el actual panorama político que estamos viviendo los ecuatorianos, entrevisté a Patricia De la Torre, catedrática universitaria y analista política.

-¿Lejos de las fronteras patrias, la gente se pregunta por qué y para qué regresa a Ecuador el ex presidente Rafael Correa Delgado?

Rafael Correa regresa al país porque el proyecto político  de la Revolución Ciudadana, el Socialismo del  Buen Vivir ha entrado en una fase de desestabilización profunda a partir de la presidencia de Lenin Moreno Garcés, que supuestamente era un seguidor de la ideología de la Revolución Ciudadana; no obstante en el momento que empieza a actuar como presidente se ubica en una posición contraria a ese proyecto político.

Por otro lado, Rafael Correa es el fundador de Alianza País con una gran cantidad de militantes y adherentes. El momento en que el presidente Moreno empieza a deslegitimar  y  a plantear que en su gobierno va a borrar todo lo que signifique  correismo, implica también borrar todo lo que está en vigencia de un movimiento que le llevó al poder.

El ex presidente Correa viene al Ecuador en un momento crítico que pone en cuestionamiento la existencia en sí mismo  del movimiento Alianza País,  en sus bases originarias como fue concebido desde un inicio, para en este momento contrarrestar toda esa avalancha que deteriora el movimiento que él fundó.

-¿Se podría pensar que con este regreso Rafael Correa salvaría o reunificaría al Movimiento?

No creo que el movimiento pueda ser salvado porque éste ya está fracturado y dividido. Esto se notó en el momento que hubo la penúltima Convención en el Estadio Aucas de Quito, aproximadamente con la presencia de 22 mil personas, provenientes de todas las provincias de Ecuador.  Moreno ingresó con una vestimenta de color blanco, cuando el color de identidad de Alianza País es verde. Marcó una distinción muy grande en ese escenario que era todo verde y él era el único de blanco. Fue ya un anuncio, un mensaje de Moreno al querer marcar diferencias de otro proyecto político que él había concebido con su gente, desde años anteriores.

– Si las confrontaciones se agudizan, ¿cuáles serían las consecuencias toda vez que la división ya llegó a la Asamblea Nacional y desde luego a sus bases?

Es un momento de depuración natural del Movimiento que ahora tiene dos fracciones: la  una que es liderada por Moreno donde él está  inscrito legalmente y verificado en el Consejo Nacional Electoral, CNE, como el presidente del movimiento de Alianza País. Por otro lado,  pese la traición de Moreno existe una fracción que está tratando de recuperar lo originario del Movimiento.

Este momento  es irreconciliable, no hay cómo articular absolutamente nada, habrá que ver cómo se va desarrollando la Convención en Esmeraldas, donde estas dos fracciones se están   moviendo entre los campos de  la legitimidad y la legalidad.

Cuando digo legitimidad, me refiero al pueblo en las calles apoyando y  legitimando a su líder Rafael Correa. Por otro lado, tenemos a una legalidad que está siendo manipulada por Lenin Moreno para pactar y quedarse con el Movimiento. Estamos en este momento en esta fase dual y conflictiva, de legalidad y legitimidad. Esto se va a dirimir, por un lado la legitimidad que le otorga la fuerza del pueblo a Rafael Correa pero por otro lado está la fuerza de Moreno quien está en el poder político y en el manejo de las instancias legales del Estado.

– La militancia de AP le inculpa a Lenin Moreno por el debilitamiento del Movimiento.

Por supuesto, si Lenin Moreno no hubiera traicionado al proyecto político éste  continuaría, seguiría  la ruta trazada hace 10 años. Hay un cuestionamiento fuerte porque Lenin Moreno aprovechó y utilizó los votos de  la militancia para hacerse del poder. Esa militancia votó por su líder Rafael Correa,  al que la gente le tiene mucho aprecio,  y muchos de esos votos fueron por esa naturaleza más que por la persona de Lenin Moreno.

A medida que han pasado los meses se va prácticamente  descubriendo la verdadera trama de lo que significa haber abandonado y utilizado los votos de muchos militantes que no están de acuerdo con lo que está haciendo Lenin Moreno.

– También mucha gente se pregunta ¿por qué tanto revanchismo de parte de Lenin Moreno y sus allegados hacia Rafael Correa y su proyecto político si ellos fueron parte de éste, durante 10 años?

Aquí no amerita tanto un análisis  conceptual que nos da la ciencia política y la sociología política. Más bien sería importante desentrañar cómo es Lenin Moreno desde el punto de vista emocional, sicológico y  de la convicción de  sus ideas.

Resulta que nos encontramos con una persona que oculta durante un largo periodo de tiempo (10 años) este rechazo y odio a quien fue su mentor. La política ecuatoriana está trazada en base a un sentimiento y emoción, llamada odio, donde Lenin Moreno sigue consignas que le convierten en una persona que se dice y se desdice; en un cierto momento está planteando cosas favorables al ex presidente Correa pero inmediatamente lo está descalificando totalmente.

Un comportamiento de esta naturaleza induce a pensar, ¿cómo es su estructura emocional, sicológica, de valores humanos, espirituales y éticos,  que guían este extraño comportamiento del presidente Moreno?

Aparece como una persona dual, que tiene un doble comportamiento ya que él estuvo durante seis años como vicepresidente de Correa. Ahora, aparece  como que alguien que no conocía nada de la corrupción, ni nada de nada. Es extraño porque todas las decisiones que se fueron tomando le involucraban a él.

Los siguientes cuatro años, el ex presidente Correa le mandó a Suiza con una representación importante en Naciones Unidas, como alto Comisionado para la Discapacidad, auspiciado por el gobierno ecuatoriano por un monto de USD 1.800.00 anuales, que salía del presupuesto del Estado.

– ¿Parece que la Consulta Popular que ya ha sido convocada para el 4 de febrero, empieza a fisurarse toda vez que mucha gente ven en ella una especie de trampa para que el pueblo apruebe dos preguntas claves: una encaminada a eliminar la reelección indefinida y la   cesación en sus funciones a los actuales consejeros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social para tomarse todas las instituciones de control?

Ojalá que la consulta pudiese revelar la trama de  los verdaderos intereses que subyacen en el gobernante. La consulta popular provoca un cambio estructural del Estado que puede hacerse a través del cambio de la Constitución, y el procedimiento para esto se llama Asamblea Constituyente.

Pero lo que se está constatando es que mediante artimañas legales  y aprovechando del poder político se hace caso omiso de la Ley para que esta consulta a como dé lugar sea legitimada y, sobre todo, legalizada mediante los organismos competentes. Esta es la trama que estamos viviendo todos los ecuatorianos.

– Como Golpe de Estado calificó Rafael Correa a la convocatoria a Consulta Popular sin contar previamente con el dictamen de la Corte Constitucional

Aquí viene el estudio del tiempo,  las fechas y lo que significa poner en marcha el funcionamiento de la Corte Constitucional para hacer  el análisis de las preguntas planteadas para la consulta.

El procedimiento administrativo de la Corte Constitucional significa receptar el  pedido que lo plantea el mandatario. Luego cuando la Corte Constitucional ha hecho las constataciones  necesarias y pertinentes , toma una posición para encauzar el proceso  hacia la legalidad de las preguntas y de la Consulta.

En dónde está la trampa planteada  por el  gobernante: el periodo de tiempo para hacer todo este proceso es de 20 días,  pero estos 20 días no inician con  la recepción burocrática de la solicitud del mandatario, tramposamente el actual mandatario toma en cuenta este plazo. De ahí la contabilización de los 20 días.

Este no es un acto burocrático ni administrativo. Este es un acto en donde estamos viendo una desestructuración de este organismo cuando se empieza a mover fichas, lo cual propicia una agudización mayor de la ilegalidad de este procedimiento. Cuando una Institución de esta naturaleza empieza a ser desestructurada por sus miembros, no hay cabida para dar una continuidad y un procedimiento jurídico normal. Lo que se deja ver, es cómo  la manipulación política empieza en los vericuetos de estas movidas políticas a construir otro tipo de tiempos y fechas con la finalidad de conseguir un objetivo que, en realidad, contradice a un principio que el mismo gobernante dijo que él no “metería sus manos en campos que a él no le competen” en este caso es la Corte Constitucional.

De esta manera cuando hay una decisión tomada en este sentido, el acto de desobedecer a las leyes se convierte en una evidencia de que caminamos hacia un  golpe de Estado.

– Hablemos un poco del juicio jurídico a Jorge Glas, vice presidente de la República

Jorge Glas en este momento está en la cárcel. Fue  el ministro que manejó los Sectores Estratégicos y luego fue Vicepresidente de Rafael Correa. Él manejó  este sector  vital para el país,  el mismo que comprende todo lo energético articulado, a su vez, con 16 ministerios. Esto se lo hizo a través de lo que se le denominó de Sectores Estratégicos pero que eran también Empresas Públicas. Las Empresas Públicas si bien tienen un vínculo por estar dentro del Estado tienen su propia lógica, autonomía de funcionamiento y de toma de decisiones, en este caso,  la electricidad, petróleo, telefonía, etc.

El vicepresidente era la autoridad que estaba al frente de todas estas empresas públicas. Se han dado casos de corrupción y sin duda esta corrupción sale a flote y esto hay que analizarlo desde dos perspectivas: el vicepresidente era el responsable administrativo que  controlaba  y regulaba  el funcionamiento de toda la inversión que se hacía,  más  no de  la ejecución   de los contratos públicos que  no estaban bajo su control. Eso estaba bajo el control directo de las personas directamente encargadas de estas empresas públicas, por ejemplo Carlos Pareja Yanunzzelli, quien es uno de los grandes acusados y actualmente detenido.

En esta línea de constataciones,  para poder acusar al vicepresidente tienen que encontrarse pruebas. Agudiza esta situación de corrupción la intervención de una empresa corrupta, a nivel  internacional, como es Odebrecht, obviamente su presidente está en la cárcel en el Brasil. Odebrecht  contamina a una cantidad de gobiernos con actos corruptos y no obstante pese a todas las investigaciones que se han hecho, no existen evidencias de que el vicepresidente haya hecho uso de ese dinero en actos de corrupción. Hay las sospechas pero no las pruebas y en caso de la Ley, las sanciones para enjuiciar  a alguien por actos de corrupción son las pruebas. La descorreización que plantea Moreno hace que Jorge Glas esté detenido en la cárcel.

– ¿Será la que oposición y el gobierno de Moreno logran demoler la figura política de Rafael Correa Delgado como es su aspiración?

Al contrario, lo que hace la oposición es ratificar y elevar la condición política de Rafael Correa. Lo que la oposición está haciendo es tener  el control del poder político a través de Lenin Moreno y lo van sitiando con  cantidad de instrumentos.   Empero, la imagen y figura política de Rafael Correa, a medida que  pasa el tiempo,  será mucho más apreciada y resaltada. Esto es  cuestión de tiempo mientras se va deteriorando las acciones del gobernante actual.

Share