Se Calienta la Campaña Política en Puerto Rico

0
764

Insuficientes recursos económicos, la pandemia y una guerra sin fin en el PNP

(San Juan, PR) A tan solo una semana del debate de los seis candidatos que aspiran a la gobernación y faltando 41 días para los comicios electorales Puerto Rico es un campo de batalla de dimes y diretes. Pero, contrario a otras elecciones, los enfrentamientos más candentes ocurren entre las filas del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP).

La gobernadora Wanda Vázquez Garced perdió las primarias contra Pedro Pierluisi Urrutia. La campaña fue muy acalorada y los pierluisistas hicieron lo indecible por desacreditar a la mandataria. La Cámara de Representantes, controlada por los seguidores de Pierluisi, inició investigaciones sobre las gestiones de la gobernante y sus acólitos. Terminada la contienda la gobernadora quedó derrotada y muy dolida. Enfrenta serias acusaciones, que de ser probadas ciertas podrían llevarla a presidio.

Pierluisi Urrutia no ha hecho ningún gesto reconciliador ni se ha acercado a los 140,000 electores que le demostraron su apoyo a la gobernadora durante las primarias.  Ayer, en un reconocido programa radial, Vázquez Garced reconoció que está dolida por la campaña sucia y las constantes acusaciones que los seguidores de Pierluisi llevaron en su contra.

En una manera indirecta para negarle su apoyo a Pierluisi, la mandataria recalcó que su vida política terminó y no participará en la campaña electoral del PNP.

“La gobernante está dolida y tiene razón”, asegura José Canteras de Trujillo Alto. “Le tiraron con todo, la pisotearon y su futuro es tétrico si las acusaciones en su contra prosperan”.

“Los pierluisistas debieron acercarse a ella, limar asperezas y detener el acoso, en todo caso ella gobierna hasta el 2 de enero y sus acciones pueden perjudicar grandemente al candidato”.

De hecho, las escaramuzas entre la gobernante y los seguidores de Pierluisi una vez más tiene como campo de batalla la Cámara de Representantes donde se han negado a ratificar como contralor al secretario de Asuntos Públicos, Osvaldo Soto y han rechazado otros nombramientos y medidas enviados por la mandataria durante la sesión extraordinaria de la Legislatura. Los candidatos han sido masacrados por los legisladores.

“Estas confrontaciones no solo dañan las reputaciones de los aspirantes a las posiciones si no que como son militantes del PNP impactan en sus familiares y amigos lo que puede convertirse en una perdida substancial de votos para Pierluisi”, asegura Juan Luis González de Luquillo. “Estas luchas laceran la imagen del liderazgo penepé y hace cuestionar a muchos si ellos pudieran ser los próximos.

El PNP espera que la celebración de un plebiscito Estadidad, Sí o No, atraiga al electorado que favorece la anexión y potencie el voto hacia Pierluisi y los otros candidatos de la colectividad,

“El país está defraudado con el PNP. Este cuatrienio ha sido el peor en la historia desde 1947 cuando el Congreso autorizó la elección de un gobernador”, señala Marta Gómez de Guaynabo. “No cuentan con un posible voto de castigo que puede tronchar las aspiraciones de Pierluisi”.

Mientras el PNP se desgarra así mismo, el candidato del opositor Partido Popular Democrático, Carlos “Charlie” Delgado Altieri lleva una campaña de altura y busca posicionarse como el ganador en los comicios de noviembre.

“Delgado ha resultado un hueso duro de roer para los estrategas del PNP. Lo acusan de soberanista, como si esto fuera un pecado. La gente no come cuentos y busca un buen administrar”, señala Jorge Santiago de Arecibo.

Delgado Altieri resulta atractivo para el electorado tradicional. Es percibido como un hombre de derecha, de altos valores ético-morales y atractivo.

“Delgado respira hombría, seguridad, serenidad. Es el sueño de toda mujer. Lo mismo sucede con Juan Dalmau (candidato del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP)) que suda masculinidad y su lenguaje corporal atrae a las electoras e inspira confianza en el electorado en general”, asegura Joan Mercado de Bayamón.

“Dalmau ha elevado al PIP a otro nivel, intentando alejarlo de las posturas independentistas y centrarlo más en su persona”, indica Carlos Sánchez de Mayagüez. “Es un excelente candidato, pero el temor a la independencia y el discurso del comunismo limita sus posibilidades”.

La candidata del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Alexandra Lúgaro, también ha confrontado serios ataques por plagiar un anuncio de un publicista argentino para su campaña y más recientemente un vestido que originalmente fue diseñado por una modista inglesa y ella reclamaba era original de su hermano Alexander Lúgaro. La candidata es el centro de ataques del titiritero Kobo Santarosa a través de su muñeca La Comay desde hace meses debido a las duras críticas que esta emitió contra el programa de cotilleo de Santarosa.

El candidato por el Proyecto Dignidad, Dr. César Vázquez Muñiz, ha sido duramente criticado por su postura conservadora sobre la familia, su falta de compromiso contra los feminicidios y su política discriminatoria hacia la comunidad LGBTTIQ.

El más silente de los candidatos lo es el independiente, Eliezer Molina Pérez, que representa al Movimiento de Consciencia. Molina Pérez propone un discurso de inclusión basado en el desarrollo económico y la autosustentabilidad.  La campaña de Molina se lleva a cabo totalmente en las redes sociales. La candidatura no era vista con posibilidades por los partidos mayoritarios que menospreciaban sus habilidades, pero han quedado sorprendidos ante su capacidad y liderazgo.

La campaña entrará ahora en su etapa más candente.  Debido a la pandemia, las campañas dependerán de las pautas en radio, televisión y las redes sociales. Sin embargo, los candidatos no han podido recaudar los fondos para costear las campañas.

Pierluisi ha recaudado $900,000 y Delgado unos $350,000, nada en comparación con lo que cuesta una campaña política. Pierluisi tiene la ventaja de contar con el apoyo de Comités Políticos en Estados Unidos cuyas recaudaciones no están limitados por las leyes de Puerto Rico y pautan en los medios anuncios negativos contra el principal contenedor del PNP, Delgado y el PPD.

Sin embargo, todos los cañones apuntan hacia Pierluisi quien es visto como el candidato de la Junta de Supervisión Fiscal, representante de los grandes intereses coloniales y reflejo de la mala administración y la corrupción que impera en el Partido Nuevo Progresista.

La campaña será atípica, pero mantendrá ese sabor especial que hace de la política el deporte nacional favorito.