El Recuento del Huracán María en Puerto Rico

0
715

Luego de un año del paso del huracán María por la isla de Puerto Rico podemos concluir lo siguiente. Las muertes a causa del huracán fueron debido al caos creado por el fenómeno natural el cual nadie podía controlar ni sabía el resultado. Los vientos de más de 150 millas por hora junto a los tornados, ráfagas, deslaves de tierra, inundaciones, la caída de los medios de comunicación, animales muertos y ahogados, cementerios con muertos flotando, falta de agua, comida y gasolina, fueron algunos factores que en conjunto contribuyeron al resultado fatal de María.

Que no se nos olvide que sin comunicaciones de radio y tv en la isla nadie sabía lo que estaba pasando. Si llamabas a una ambulancia, no había contestación debido a que los teléfonos no funcionaban. Aún si conseguían la ambulancia, el chófer no se encontraba disponible, sin contar además que las carreteras estaban cubiertas por escombros o derrumbadas debido a las lluvias. Si por casualidad llegaba la ambulancia tampoco había manera de llevarlos a un hospital ya que no había energía eléctrica para poder tratarlos, tampoco oxígeno ni farmacias abiertas. Todos estaban bajo estado de emergencia tratando de abrirse paso frente a las casas, sacando escombros. Si se llamaba a la policía no podían llegar a tomar la querella.  Si se muere alguien en la calle puede tomar 4 horas en buscar el fiscal para autorizar el levantamiento del muerto.

Fuimos testigos de la efectividad de la Guardia Nacional de Puerto Rico. De inmediato pasaron a dirigir el tránsito y a sacar gente de sus hogares que estaban con problemas de inundaciones.

Las estaciones de gasolina no funcionaban a menos que tuvieran una planta eléctrica de diésel. Las filas en los puestos de gasolina eran de 4 y 6 horas para poder llenar el tanque.

Por el área del muelle en San Juan todo incomunicado, ningún barco podía llegar hasta que la marea y el temporal se fueran del área, no se podía sacar nada debido a que las máquinas funcionaban con energía eléctrica y se encontraban apagadas. Los cables de energía eléctrica se partieron en áreas que nadie sabía hasta hacer una inspección aérea de los daños.

Los hospitales estaban funcionando con plantas eléctricas de diésel lo cual no duraba mucho y algunos se vieron obligados a trasladar los pacientes a otro lugar.

Al no haber energía eléctrica en la isla tampoco agua potable porque el sistema funciona con bombas eléctricas debido a la topografía de Puerto Rico.

En fin, las muertes durante y por causa del huracán María fueron miles. El presidente actual quería un conteo exacto de muertos cuando todavía había personas sepultadas en sus casas y otros no habían podido salir de su pueblo por los deslaves o puentes rotos. La ignorancia y la falta de cordura atenta contra las personas que creen en la democracia y el gobierno que sirve al pueblo que lo elige.

En Puerto Rico, FEMA es parte de la burocracia extrema y lenta de los Estados Unidos de Norte América. Todavía hay miles de techos sin cubrir. El papeleo y las capas de inspector todavía siguen visitando sin reparar nada. A otros damnificados ya se le venció el plazo para reclamar algo roto debido a que como no sabían inglés no llenaron las formas correctamente. Hay que mencionar también los chanchullos de algunos contratistas que le dan gato por liebre a la gente y que en estos procesos siempre están presentes.

No se puede depender de los celulares en caso de huracanes porque sus torres funcionan con electricidad y son las primeras en volar cuando hay vientos fuertes. Busque y llame a un amigo radio aficionado para que pueda tener alguna comunicación con sus familiares. En Puerto Rico hay más de 2000 y muchos prendimos nuestros radios para decir al mundo lo que había pasado.

No se puede depender del gobierno federal y su respuesta.  Ya tuvimos el ejemplo vivo en nuestra isla. Cuando hubo un terremoto en Haití, el ejército fue a trabajar de inmediato con tropas y a rescatar a los damnificados. Sin embargo en Puerto Rico la respuesta fue lenta y burocrática.

Todos tuvimos la gran lección que nos dio la naturaleza misma. Necesitamos unos de otros, y es indispensable planificar para que en caso de una emergencia sepamos quien está a cargo de cada elemento. También hay que comenzar a trabajar para ser independientes y menos dependientes del gobierno y sus agencias cuando se trata de emergencias y huracanes.

Sus vecinos son la primera opción para ayudarse a sobrevivir un evento tan horrible como el huracán María.  Hay que prepararse y comenzar a pensar en la energía solar y baterías como fuente principal para nuestras casas.

A veces pensamos comprarnos un carro de $25,000.00 que cada día se pone viejo y pierde su valor al cabo de unos años cuando puede invertir en un sistema de placas solares y baterías por menos de $15,000.00. Los apagones en Puerto Rico van a seguir debido al trabajo de reparación fue mínimo. No se pusieron nuevos los postes ni la cablería. Solo hubo reparaciones y nadie sabe hasta cuando durarán sin mantenimiento. La Autoridad de Energía Eléctrica está en quiebra y en cualquier momento se puede apagar totalmente.

Cuando cortan el agua en nuestra área sin aviso, nos quejamos que no hay agua, pero sin embargo podemos poner una cisterna de agua en el techo para resolver el problema.  Otros pueden poner un pozo de agua en el patio de sus casas si viven en áreas rurales o colectar agua de lluvia para los inodoros en recipientes modernos que vienen para ese fin.

Finalmente, haga un plan familiar. Mantenga un kit de sobrevivencia que tenga un radio de baterías, linternas y algunas cosas para cubrirse. Llene el tanque de su carro con la gasolina que necesita.  Consiga comida y agua para tres días para usted y su familia. No espere a que llegue otro temporal para luego moverse.

 

 

Compartir
Artículo anteriorPuerto Rico Necesita un Programa de Tele Salud
Artículo siguienteNi un minuto perdido
Dr. Edgar León
El Dr. Edgar León es graduado de la Universidad de Puerto Rico y tiene una maestría en Tecnología y Educación de la Universidad del Estado de Michigan. Con un doctorado en Aplicaciones de Computadoras, Tecnología y Administración de Universidades en el Michigan State University. Trabajado como Consultor del Departamento de Educación en Michigan. Ha sido productor de televisión de Tecnología en WORA Canal 5 de Mayagüez. Escrito varios libros que están publicados en Amazon Kindle. “Puerto Rico Duerme”, “Puerto Rico Algarete”. Sus artículos periodísticos han sido desplegados en periódicos regionales y el Instituto Julian Samora de Michigan State College en donde también ha impartido cursos de Tecnología a nivel graduado. Trabajado como caricaturista editorial y escritor para periódicos locales e internacionales. Luego de 27 años en como educador en Michigan fue contratado como Investigador, Director de Educación Continua y profesor de Tecnología en la UPR Recinto de Mayagüez. En la actualidad es profesor a tiempo parcial en la Caribbean University – Ponce, ofreciendo cursos doctorales de tecnología.