Rafaél Crisóstomo, tenaz fotoperiodista en el mundial de fútbol 2018

“Mi cámara son mis ojos y mis brazos”

0
1002

Nos toca hablar de un apasionado profesional en el mundo de la fotografía, un hombre obstinado por conseguir las mejores imágenes noticiosas. Rafaél Crisóstomo Palomino, nacido en el Puerto del Callao, Perú y nacionalizado estadounidense, es un ejemplo para los que cultivan y trabajan como fotoperiodistas.

Desde muy pequeño, su inquietud y sus sueños de triunfar lo llevaron a descubrir su verdadera vocación al aprender los secretos de la fotografía periodística. Durante tres décadas trabajó con bastante éxito en el área metropolitana de Washington D.C. Estados Unidos.

Con un ojo noticioso, con imágenes visualmente atractivas, ese es el fuerte de Rafaél, de 65 años de edad. Cámara en mano, Rafael, galardonado fotoperiodista, es muy locuaz, amigable, dispuesto a extender su apoyo al que lo necesita. Rafael tiene un olfato periodístico que muchas veces pasa desapercibido entre sus colegas.

Como si fuera poco, Rafaél se prepara para cubrir el próximo Campeonato Mundial de fútbol 2018 en Rusia. Será la cuarta vez en su vida profesional como fotoperiodista y ya tiene sus credenciales para viajar al torneo internacional de futbol más grande del mundo.

“La fotografía ofrece una gran oportunidad para capturar la sensación indescriptible generada por la diversidad cultural encontrada en los Campeonatos de la Copa Mundial de Fútbol”, enfatiza el conocido fotoperiodista.

Sus fotos hablan por sí solas de su amplia cobertura en USA 1994; Japón, 2002; Brasil en 2014 y Sudáfrica 2010.

“Yo doy cobertura al MLS estadounidense, viajando por casi todo el país, desde su nacimiento hasta la fecha, tanto en la parte gráfica y periodística en la publicación online de FulldeportesUSA Magazine”, nos relata. “Igualmente tuve experiencia televisiva deportiva en el programa semanal ‘Sólo Futbol’ durante un año en el que era co-presentador”.

En opinión de Rafaél, un fotoperiodista es la persona que posee un don muy profundo y particular.  “Tiene que ser labrado muy dentro de ti, nace contigo y se va forjando hasta que se convierte en algo muy inherente, enriqueciéndose con todas las experiencias”. Su manera de pensar se aproxima al célebre fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson quien creía que la fotografía no se puede enseñar o aprender, ya que ser fotógrafo consiste “en vivir y mirar” y que “o tienes un don o no lo tienes”.

 

De Perú a Washington D.C

Desde muy niño Rafaél, practicó el deporte con sus vecinos de barrio. Después se entretenía recortando las fotos deportivas publicadas en los periódicos locales. En su adolescencia, con la ayuda de un experto en fotografía en medicina, Rafael conoció los secretos de las cámaras fotográficas y el cuarto oscuro. En sus inicios le sirvió para fotografiar matrimonios, eventos y cumpleaños familiares.

En los años 1970 estando en su país natal, después de cursar la educación secundaria, prosiguió sus estudios universitarios y se graduó como ingeniero electrónico en la Universidad Nacional de Ingeniería, sin embargo, decidió inclinarse por el mundo de la fotografía.

Ingresó a trabajar a la revista ilustrada Caretas en Lima, primero como ayudante de corrector de estilos, artes finales y verificación fotográfica. De allí pasó a ser parte del staff de fotógrafos. En Caretas conoció a Oscar Medrano Pérez, emblemático fotoperiodista y otros colegas Manuel Vilca, y Víctor Chacón, que le dieron apoyo para foguearse en las asignaciones diarias. Como el país atravesaba una severa crisis interna por la ola de ataques terroristas, Rafael realizó trabajos arriesgados. Su vida corría peligro y en una ocasión cuando cubría una asignación como fotógrafo, fue amenazado de muerte.

En 1988, después de 10 años de laborar en esta publicación, Rafael decidió migrar a los Estados Unidos. La agencia de noticias Reuters en Washington D.C. le abrió sus puertas donde empezó como “Freelance”.

En 1997 cuando el periódico The Washington Post, uno de los periódicos más influyentes de los Estados Unidos, lanzó sus ediciones especiales de deportes en idioma español, Rafael, fue parte del equipo de redacción y fotografía. Sus ediciones históricas deportivas superaban las 200 mil copias diarias. Rafael prosiguió su labor del equipo fotográfico que cubría los condados del área metropolitana en Washington D.C. con los suplementos especiales de fin de semana del Post denominados “Extras”.

Rafael también fue uno de los fundadores del equipo del semanario El Tiempo Latino en 1991, donde despuntó como reportero gráfico. Su pasión por los eventos deportivos no los podía abandonar. Rafael supo lo que veía, descubría y captaba para su cámara las rápidas jugadas y el ritmo preciso. Es la habilidad de responder con rapidez a las fotos noticiosas. “Mi cámara son mis ojos y mis brazos”, suele decir Rafael, casado con la dama peruana Diana Brzovich y padre de tres hijas.

Otra de sus pasiones es la práctica del Karate Shotokan (5th Dan, Black Belt). Durante muchos años ha enseñado este noble y antiguo arte japonés a niños y jóvenes en los Estados Unidos. Actualmente es el instructor principal de Shotokan Karate USA en Palm Coast, Florida.

En esta página web, nos muestra sus mejores trabajos. https://rcrisostomo.wixsite.com/photojournalist,

 

Compartir
Artículo anteriorIndia: Lugar de encuentros y reflexión
Artículo siguienteHaití se llena de Esperanza
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.