PUERTORRIQUEÑOS DESTACADOS EN NEW JERSEY: DE MONJA EN UN CONVENTO A CONSAGRADA LÍDER EN NEW JERSEY

María Magda O'keefe una historia de generosidad y compromiso por la comunidad Latina

0
7863
María con Bloomberg

maria magda1

María Magda O’keefe , es una dama extraordinaria, una pionera en el sentido de la palabra. En la ciudad de Paterson, New Jersey, hizo un apostolado en los servicios comunitarios. Es poseedora de una historia larga de bondad, generosidad y compromiso con el pueblo. Ella ha logrado tocar el corazón de miles de personas y lo sigue haciendo con una pasión envidiable, como si fuera la enviada espiritual de la madre Teresa de Calcuta.

 

Con su carisma de mujer y su liderazgo innato, la líder puertorriqueña María Magda O’Keefe deja huellas profundas entre los anglos, hispanos y afroamericanos. Ella se ganó el respeto y la admiración de los líderes. Los americanos la bautizaron como La “Reina de la Comunidad” y no por su belleza física sino por su don de gente y su integridad.

 

Por su visión en velar por la igualdad y el mejor trato a los puertorriqueños e hispanos muy bien podría llamarse la Súper-heroína puertorriqueña. A sus 77 años, María Magda O’Keefe se mantiene activa y no deja de cumplir con sus obligaciones pese a su delicada salud.

 

En relación al liderazgo puertorriqueño y la idea de elaborar una nueva agenda de trabajo, María Magda O’keefe opinó: “Hemos tenido una agenda cuando éramos miembros del Congreso Boricua en New Jersey. Ahora necesitamos una agenda donde se considere a los latinos de todas las nacionalidades. Debemos tener una organización que se denomine “Latinos United”, subrayó.

 

 

Fundadora del Centro Hispano de Servicios Múltiples
María Magda O’Keefe ha sido la fundadora y directora del Centro Hispano de Servicios Múltiples (Hispanic Multi-Purpose Service Center), que cumple 40 años de servicios ininterrumpidos. Según cálculos extraoficiales desde su nacimiento en 1976, el Centro Hispano ha brindado apoyo a cerca de 100 mil personas aproximadamente.

 

O ‘Keefe es protagonista de una exitosa carrera en la política. En 1984 se convirtió en la primera mujer hispana en ganar un asiento como legisladora en el municipio de Paterson y en todo el estado de New Jersey. En 1989, fue elegida como la primera mujer hispana presidenta del Concejo.

 

Más allá de sus responsabilidades profesionales y familiares, María dedicó cientos de horas de su vida privada para llegar a nuestra comunidad y trabajar con los más necesitados. Muchos activistas hispanos la recuerdan cuando recorría el sur de New Jersey para ver con ojos propios el drama de los trabajadores migrantes. “Yo vi cómo les sacaban el pellejo a los boricuas en Vineland y otras fincas del sur”, reveló O’Keefe.

 

Se unió a otros líderes y mujeres progresistas en Trenton y otras ciudades. Hizo mención especial a Héctor S. Rodríguez, a quien atribuye la fundación del Congreso Puertorriqueño en New Jersey.

 

“Conocí a Héctor Rodríguez en Trenton. Este hombre ha sido un gran líder, se nos murió a temprana edad, este jibarito tenía los pantalones bien puestos y todos lo respetaban”. “Todavía no conozco a alguien de esa talla que sea un luchador nato”, puntualizó O’Keefe.

 

 

El dolor de perder a sus padres
María Magda, nació el 22 de julio de 1938 en Humacao, en la costa este de Puerto Rico, una localidad de 50 mil habitantes. A la edad de 3 años, fue llevada con su familia a la ciudad de Santurce, Puerto Rico. Su padre se llamaba Guadalupe López y su madre Rosita Cruz. “Mi padre falleció cuando yo tenía 7 años y mi madre dos años más tarde. Mi abuelita Viera Cruz de Rodríguez, se convirtió en nuestra madre y nos crio a mí y mis hermanos pequeños, Luis, Peter y Anita”.

 

 

María Magda, no oculta su procedencia humilde y de escasos recursos económicos. En Santurce, María no se cruzó de brazos frente a las necesidades de su hogar y los desvelos de su abuela Viera. “Desde muy niña me puse a trabajar y confeccionaba zapatitos de bebés y luego los vendía, con eso nos ayudábamos”.

 

 

En el Convento de San Germán.
Los caminos insospechados que se recorren en la vida condujeron a María a un convento en San Germán (sur-oeste de Puerto Rico) cuando tenía apenas 9 años de edad. Después que María perdió a su querida madre debió internarse en un convento para monjas, sólo por un corto tiempo, donde las hermanas de la Caridad en San German, le inculcaron los valores espirituales. “Mis padres eran muy católicos y después de perder a mi madre estuve en el convento de San Germán, donde las hermanas me dieron orientaciones y lecciones valiosas”, recuerda María.

 

 

Un hecho que nunca olvidará en su vida se produjo a su temprana edad. “Un día decidí quitarme el hábito de monja, le pedí a mi abuelita me prestara un vestido, me cambié y fui a buscar a la madre superiora Rosalina y me atreví a decirle:” Madre, yo no puedo seguir en el convento, tengo que ayudar a mis tres hermanitos. Con todo lo que aprendí aquí ya puedo trabajar fuera y seguir ayudando a mi familia”, narró emocionada.

 

“Cuando yo era jovencita, era muy atrevida, tenía que pelear por mis convicciones y mis ideales y no fue nada fácil”, subrayó. Días más tarde, María, se alejó del convento para ayudar a sus hermanos menores. Posteriormente, María hizo sus estudios de enfermería en el Hospital de Damas en San Germán donde obtuvo un diploma como enfermera registrada.

 

 

Su salida a Nueva York
Alrededor de 1950, María se trasladó a la ciudad de Nueva York para vivir junto con sus hermanos de padre instalándose en la calle 125 en Manhattan. María demostró talento y asistió a los programas de salud en la Universidad de Columbia de Nueva York. Quería seguir preparándose y se trasladó a New Jersey para tomar clases en la Academia de Cosmetología (Master Headdresses Academy) en Passaic. “Estando en New Jersey conocí a mi primer esposo, Benito, éramos muy jóvenes no pudimos mantener nuestro matrimonio y tuvimos que separarnos”, añade María.

 

Tras fijar su residencia en Paterson, cerca de varias familias latinas en la avenida Main, María conoció al poco tiempo al Detective de la Policía de Paterson Bert O ‘Keefe y ambos contrajeron matrimonio. Más tarde tuvieron dos hijos adorados, John Mitchel Morales y Debbie Ann Martínez.

 

Al transcurrir los años, María vio de cerca la dura realidad de los habitantes minoritarios. Por donde caminaba podía darse cuenta de las necesidades y la falta de servicios sociales en la comunidad y otros problemas urbanos. “Fui conociendo y palpando las necesidades de nuestra gente; era una época muy difícil”. María se esmeró en brindar apoyo y orientación a todos los jóvenes que lo necesitaban.

 

 

Ayuda desde su Salón de belleza en Paterson
“Como yo había estudiado cosmetología, abrí mi propio salón de belleza en la Avenida Park. Allí me puse a trabajar fuerte. Mis clientes aumentaban y venían de Nueva York y me buscaban porque “Madga’s City Saloon”, el único hispano, ya era conocido, comentó Maria. En el mismo lugar donde funcionaba su salón de belleza, María, brindaba ayuda a familias con escasos recursos. “Lo que hice fue abrir una oficina pequeña y allí me daba tiempo para atender a las personas con problemas, unas por desalojo de sus viviendas, otras que debían acudir a la Corte y las acompañaba para asesorarlas; les ayudaba a resolver sus asuntos familiares y salud. También les refería adonde acudir por empleos. Compartía mi peluquería con mi trabajo social y yo me sentía útil y feliz”. Otras veces María recibía llamadas de Puerto Rico y los atendía sin recibir ninguna remuneración. Si había un incendio en un edificio o una vivienda, María era la más preocupaba y conseguía ropas y enseres. En las navidades, organizaba actividades para repartir juguetes a los niños. En ese entonces, María, tenía por costumbre acudir a la carnicería de un italiano y ordenaba lechones asados para compartir con sus cercanos colaboradores y voluntarios.

 

 

Nombrada Vicealcaldesa
En la década de los 60 y 70, María obtiene la experiencia necesaria y se inclina en participar en los asuntos políticos de la ciudad. “Como mi padre era un líder en la isla (Puerto Rico) me puse al lado del partido demócrata y ayudé en las campañas electorales de los candidatos demócratas”.  “Para recoger fondos, preparábamos “bacalaíto frito”, alcapurrias y pasteles, y con eso ayudábamos a nuestra gente en las campañas”.

 

 

En las elecciones municipales de 1966 surge como alcalde triunfante de Paterson el republicano Lawrence “Pat” Kramer, quien gobernó cuatro periodos en Paterson. Su último mandato fue de 1975 a 1982. La población hispana en esta ciudad crecía con rapidez con la presencia de puertorriqueños, cubanos, dominicanos, peruanos, colombianos y otras nacionalidades.

 

“Un buen día, la esposa del alcalde Kramer, Mary Allan Kramer, me vino a ver a mi peluquería para pedirme que ayudara a su esposo. Yo era demócrata y los republicanos no me simpatizaban. El alcalde Kramer estuvo enterado de mi trabajo social. Lo pensé dos veces, era la oportunidad de ayudar a nuestra comunidad y ayudar a sacarlos de la pobreza, por lo cual acepté servir en su administración como su asistenta”. María Magda O’Keefe fue nombrada vicealcaldesa de Paterson en 1974 y cerca de una década sirvió con responsabilidad al desarrollar programas sociales en las áreas de servicios humanos para los grupos minoritarios. En el municipio fue administradora de la División de Planeamiento y coordinadora de los programas de nutrición, orientación a la juventud y atención a las personas mayores.

 

Como concejal de Paterson, María Magda ha servido a la comunidad en una variedad de posiciones y de manera voluntaria. Ha sido Comisionada en la Junta de Servicios Sociales, miembro de la Junta de Salud en Paterson, el Hospital Barnes, el Hogar Infantil Day Care Center, United Way, March of Dimes. También fue miembro de la Junta de St. Joseph Hospital y Centro Médico en Paterson; miembro de la organización Women y Government; la Cámara de Comercio de Paterson, el Panel de Salud de la Universidad de Columbia y la Junta de Administración de los Boy Scouts de América. Además, se ha desempeñado como Presidenta de la Comisión Great Falls de Paterson, y en 1976, fue la presidente de Puerto Rican Parade.

 

María Magda como legisladora de Paterson ha recibido vario premios, incluyendo el reconocimiento del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, la Sociedad de Cultura Irlandesa, la Asamblea del Estado de New Jersey y la Sociedad Italiana. En 1981, fue distinguida con el Premio CEMI otorgado por el Congreso Boricua. En 1990, recibió la Medalla del Puerto del Callao, por su apoyo al programa de Ciudades Hermanas entre Paterson y el Puerto del Callao en Perú.

 

El 13 de junio de 2010, Maria Magda O’Keefe fue honrada como Madrina del Desfile Puertorriqueño por la Quinta Avenida. Asimismo fue premiada con William Paterson University con el Lifetime Achievement Award.

 

 

Un Centro Hispano con visión
En 1976, O’Keefe abrió las puertas del Centro Hispano de Servicios Múltiples en Paterson para prestar servicios sociales y educativos gratuitos a la comunidad. El Centro Hispano empezó a funcionar en una casa en el 45 este de la calle 21, como una organización sin fines de lucro donde permaneció por muchos años. En la década de los 2000, El Centro se mudó a un nuevo local más amplio y renovado, (anteriormente una fábrica) en el 911 Este de la calle 23 donde funcionan varios servicios. Para honrar a la lider puertorriqueña, esta misma calle ha sido bautizada por el municipio de Paterson con el nombre de “María Magda Way”.

 

“Desde que abrimos el Centro Hispano, los cambios han sido enormes. La comunidad había empezado a crecer, crecer. Ya no era Paterson solamente sino se veía un movimiento en el condado de Passaic y otras ciudades”, aseveró la fundadora. “Me siento orgullosa que al cabo de muchos años podamos ver a muchos hispanos e hispanas vinculados al Centro Hispano que ahora son profesionales, médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, profesores y personal competente que sigue dando ayuda a nuestra comunidad”, resaltó la lider puertorriqueña.

 

 

Servicios a personas de bajos ingresos
A través de los años, se han establecido en el Centro Hispano una serie de programas para cubrir las necesidades. Estos programas incluyen la prevención del SIDA / VIH y la educación, los programas de cupones, la utilidad y ayuda en el alquiler, información a la familia, referencias, servicios para la juventud y la familia, y la intervención en crisis. Otros programas tienen que ver con los servicios de empleo, tutoría, y vivienda de transición para mujeres solteras y sus hijos, y un centro para jóvenes en riesgo que abandonan la escuela. Además, el Centro ofrece asistencia alimenticia a las personas de bajos ingresos y sin hogar en la zona, mediante la distribución de alimentos y productos comestibles donados. Hoy, el Centro Hispano acoge y atiende a personas necesitadas y se respeta su etnia, raza, género u origen lingüístico. El Centro Hispano depende casi exclusivamente de las subvenciones del gobierno para financiar sus programas, sirviendo anualmente a más de 15,000 personas. Una Resolución del Congreso fue sometida por el Representante demócrata Bill Pascrell Jr. el año 2000 en ocasión de celebrar los 25 años del Centro de Servicios Múltiples.

 

“Admiro el enorme trabajo de María y me siento muy orgullosa de estar trabajando a su lado”, dijo Lydia González, actual administradora del Centro que trabaja allí hace 33 años. “Me pongo todos los sombreros para servir a nuestra gente, un día como consejera, haciendo mis informes, en los repartos, ayudando en la administración, en todo”, comentó.  John Santana, conocido profesional es el encargado de la dirección del Centro.

 

Las personas interesadas en obtener los servicios del Centro Hispano, pueden llamar al 973-684-3320.

Fotos: Cortesía Centro Hispano de Servicios Múltiples y archivo María Magda O’Keefe.

Copyright @Ahora News NJ/PRC- Todos los derechos reservados

Compartir
Artículo anteriorQUÉ ES UN PSICÓLOGO
Artículo siguienteHUMBERTO RAMÍREZ: “el jazz es el único estilo de música que me permite ser libre”
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.