HUMBERTO RAMÍREZ: “el jazz es el único estilo de música que me permite ser libre”

Su versatilidad en género musical lo ha consolidado como uno de los preferidos

0
7280

Humberto Ramírez es uno de los artistas puertorriqueños de mayor resonancia universal y los públicos más exigentes lo aplauden. Su versatilidad en género musical lo ha consolidado como uno de los trompetistas, arreglistas, compositores, productores y director musical más activos de la industria.

 

 

A lo largo de su carrera, nunca ha tenido que ir en búsqueda de inspiración ya que proviene de una familia musical como su padre Humberto Ramírez Sr., saxofonista y director musical que trabajó con Tito Puente.

 

 

Para el maestro, quien se considera un poco tímido, el haber sido nominado varias veces al Grammy, poseedor de 6 Discos de Platino, 12 de Oro, 4 Visionary Awards, 6 premios Tu Música, homenajeado por los gobiernos de Estados Unidos y Puerto Rico, paseado su talento para dos Presidentes de la Union Americana como Bill Clinton y Barack Obama no le quita el sueño, pues más bien se considera un hombre de familia dedicado a sus padres, esposa e hijos.

 

 

Sus influencias musicales son múltiples por lo que en el ámbito del jazz ha compartido escenario con importantes músicos como Freddi Hubbard, Justo Almairo, Alex Acuña y Chick Corea.  Como arreglista, trompetista, compositor, productor y director musical ha trabajado con artistas internacionales entre los que se encuentran, Willie Colón, Olga Tañón, Tony Vega, Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa.

 

Al igual que con su música el talentoso trompetista tiene la misma capacidad de entusiasmar con sus conversaciones. En una agradable entrevista nos habló sobre su carrera.
– Después de una carrera exitosa; ¿cómo se define Humberto Ramírez hoy día?
– Soy un obrero de la música, alguien que en realidad está viviendo muchas de las cosas que soñó. Desde mi niñez, cuando crecí en la calle Summerhill en San Juan, era mi deseo ser músico, estudiar, educarme y conocer a grandes maestros de la música. Me siento afortunado porque a todos los que en ese momento admiraba y todavía admiro, los he podido conocer y hasta tenido la oportunidad de trabajar con muchos de ellos.

Digo que soy un obrero de la música porque me levanto todos los días muy apasionado para crear, poder continuar y mantenerme conectado con las personas que escuchan mi música y a través de ella poder mejorar sus actividades.

 

 

– ¿Quién ha sido el artista o la figura que más ha influido en la carrera artística de Humberto Ramírez?
– Si yo menciono un solo nombre sería injusto para muchos que han tenido que ver en mi desarrollo como músico, porque aprendí de cada uno de ellos y podido evolucionar como músico.

Comenzando con mi padre que fue el que me inculcó el amor por la música, mi madre también, pero mi papá es músico. Y claro, también mis diferentes maestros, pero él es la primera persona que siempre menciono.

Tuve maestros extraordinarios en mis tiempos en la Escuela Libre de Música de San Juan, profesores que me enseñaron, educaron, me hicieron ver el verdadero propósito de lo que es la música y la importancia de educarse en ella para poder transmitirla correctamente  a través de un instrumento.

Luego mis maestros en Berklee College of Music en Boston, donde obtuve el bachillerato en música y el Dick Grove School de Los Ángeles. Obviamente, también todas esas figuras importantes que me han enseñado tanto a través de las oportunidades, como el maestro Willie Rosario, con quien tuve mi primera experiencia profesional en el 1986 cuando regresé a Puerto Rico después de haber estudiado en Estados Unidos, Tito Puente, Ray Barreto.
– Siempre se ha comentado que su música favorita es el jazz pero, usted se desarrolla en cualquier género. Luego de sus experiencias, ¿sigue siendo el jazz su estilo favorito? ¿Por qué?
-En realidad sí, yo escucho todo tipo de música, me gusta explorar y experimentar con diversas expresiones musicales. Lo que pasa es que como digo siempre; el jazz es el único estilo de música que me permite ser libre totalmente, expresar mis emociones, mis ideas, sin tener que comprometerme comercialmente a unas estructuras y reglas comerciales. En el jazz no tengo que hacer eso, simplemente hago música, interpreto, me expreso e improviso porque uno de los elementos esenciales en el jazz es la improvisación. Presento mi propuesta a la gente, le gusta o no, pero soy libre y no tengo que estar complaciendo alguna estructura, disquera o vender tantos discos. Con toda honestidad te digo que yo no pienso en vender discos, es la de hacer, crear música de calidad que quede documentada, que en algún momento sea parte de la historia musical de mi país.

 

 

– De todas las figuras con quienes ha colaborado, ¿cuál ha sido su mejor cantante a la hora de trabajar?
– Sería injusto decir uno porque son muchos. Con Tony Vega trabajé por siete años, un artista muy preparado en el estudio,  Gilberto Santa Rosa ; Olga Tañón, excelente, muy profesional y seria para su trabajo.

Con Lucy Fabery, tuve la oportunidad única de trabajar con esa dama que es de otra generación. Fue algo grandioso porque aprendí la historia de una era musical de la cual todavía yo no había nacido, me enseñó cómo se hacía música y la forma de trabajar en esa época, la cual ha cambiado mucho al pasar de los tiempos.  Te he mencionado varios pero en realidad es un nutrido grupo porque he tenido la oportunidad, el honor y la bendición de trabajar con figuras de la música del más alto nivel los cuales han depositado en mí su confianza permitiéndome evolucionar constantemente como músico.
-De sus recientes trabajos quedó para la historia el disco que le produjo a Lucy Fabery, la cual falleció inesperadamente. ¿Qué sucederá con la agenda de trabajo que ya se había trazado?
– Es un poquito triste hablar de esto porque Lucy y yo estuvimos diez años, desde el 2005 hasta el momento de su muerte, ella falleció el miércoles 13 de mayo de este año (2015) y nosotros estábamos planificando grabar otro disco.  Fueron dos discos los que hicimos; uno editado en el 2005 y el otro en el 2013 que estuvo nominado a un Grammy Latino. Estábamos hablando de hacer otro con temas que ella quería grabar que nunca los había cantado y tenía deseos de hacerlo, lamentablemente ya no se va poder.

El pasado 10 de octubre le hice un homenaje, un tributo, un concierto, con parte de su música, la recordamos ahí con unos cantantes jóvenes como Michelle Brava y otros jóvenes que interpretaron su música excelentemente. Prácticamente sin ella ya no podemos hacer lo que queríamos, pero su música va a estar ahí por siempre, la voy a recordar con mucho amor y respeto.

 

 

-¿Cuál es el legado de ‘’La Muñeca de Chocolate’’ Lucy Fabery?
– Lucy dejó un legado amplio, yo diría más bien, histórico; su voz, estilo, elegancia, esa grande aportación al desarrollo de la expresión musical que se llama ‘Fiiling”, la fusión del bolero antillano y el jazz norteamericano. Dejó su música, grabaciones, una larga carrera histórica documentada para que las generaciones puedan estudiarla. Fue pionera en el ámbito musical hispano.  Desde que ella partió, siempre digo que los actuales cantantes y las nuevas generaciones deberían de estudiar el legado de Lucy Fabery porque van aprender muchísimo. No soy cantante pero la estudié mientras la tuve cerca y estoy seguro que se sorprenderán con su fraseo, estilo, respiración, su forma única de matizar, mucho que aprender.

 

 

– ¿Cuál es el legado de Humberto Ramírez?
– Jejee… (ríe) Yo no sé en realidad, no pienso en eso. Solamente hago música. No creo ser la persona correcta para decirlo, solamente lo que puedo contestar es que me levanto todos los días apasionado con la música, practico mi trompeta, escribo cuando llega la musa, me llegan ideas que me inspiran y me siento a escribir. La música me inspira y utilizo esas emociones para que mi sensibilidad como músico se mantenga honesta para de esa manera poder seguir construyendo positivamente. Para que mi trabajo documentado y grabaciones sirvan de algo para las futuras generaciones. Creo que eso sería el legado que pudiera dejar.

 

 

– ¿Cómo fue su experiencia de tocar para dos presidentes de los Estados Unidos: Bill Clinton y Barack Obama?
– Interesante, una gran experiencia, definitivamente excitante, especialmente por el protocolo de entrar, el cual es increíble, obviamente hay que hacerlo por seguridad.

Estuve en la toma de posesión de Bill Clinton en el año 1997 y recientemente hace dos años en octubre de 2009 toqué nuevamente para Barack Obama. Es algo de admirar que la gente se sienta a escuchar a uno como parte de una presentación en la Casa Blanca.

 

 

– ¿Qué opinión le amerita el ambiente musical actual puertorriqueño?
– Definitivamente ha cambiado mucho, la música evoluciona constantemente y eso es bueno pero a la misma vez el consumismo detiene esa evolución.
Es bien importante que las figuras de la música entiendan que hay que tratar de hacerla con la mejor intención porque dependiendo de la calidad y el esfuerzo con que se haga, se sabrá si esa música prevalecerá de aquí a 20 o 30 años.

Mozart, Beethoven, Bach, Chopin, esos grandes compositores de los diferentes períodos: clásico, del romanticismo, el período barroco, todavía prevalece su música  escuchándose en las grandes sinfonías del mundo habiendo sido compuestas hace siglos. ¡Eso es una maravilla! Te menciono esto porque todos esos compositores hicieron música de calidad. El maestro Tito Puente se murió hace 15 años y su legado prevalece.

En ese sentido te puedo decir que se encierran muchos elementos comerciales en la música, no de ahora sino de siempre, razón por la que ha cambiado la percepción de muchas figuras jóvenes. Para todo hay un proceso y los nuevos músicos y cantantes no quieren o no tienen personas que los oriente para pasar por ese proceso de que le ofrezcan talleres para practicar, aprender, tocar, estudiar, hacer grupitos pequeños, funcional o disfuncional todo se debe a lo mismo.

Van a un “reality show” de canto, viven dos meses o tres de fama, ganan el concurso si es que resulta ganador, están un ratito y luego al público se le olvidó. Eso es parte del problema, la falta de educación, orientación. Muchas veces la música evoluciona pero incorrectamente.

 

 

– ¿Hay justicia para el músico en Puerto Rico?
– Depende de la perspectiva. En realidad el músico es un obrero como cualquier otro. También es responsable en conocer cuáles son sus derechos y las oportunidades que puede tener a través de una carrera. Debe prepararse, educarse. Si un músico está claro con lo que hace y tiene la pasión, le va a ir bien. Siempre va a encontrar piedras en el camino pero sin duda va a tener muchas más oportunidades si está preparado y respeta su oficio.

 

 

– ¿Qué recomendación le daría usted al gobernador de Puerto Rico que pueda ayudar a los músicos del país?
– En realidad, le diría que quizá asignaran unos fondos para que los músicos pudieran contar con beneficios adicionales para crear talleres aparte de lo que ya existen, talleres adicionales donde podamos ser rectores porque estamos en esos tiempos. A cualquier gobernador; que ayudara para que los músicos se atrevan a hacer una gestión de crear talleres y lo puedan hacer con esos fondos.

 

 

– Próximamente; ¿habrá alguna presentación suya para alguna parte de Estados Unidos?
– Acabo de estar  en Nueva York el 3 de octubre en una bonita actividad celebrando el Mes de la Herencia Hispana y además tuve la fortuna de que comenzara la exhibición de las obras de Francisco Oller en el Museo de Brooklyn. A lo mejor para la primavera regreso para concierto.

 

 

– ¿Cuál a su juicio es su mejor interpretación, mejor disco y aquella presentación que jamás olvida?
– Ahh.. Jajá!! (ríe) ¿Mi mejor disco? Te puedo mencionar varios. El primero es bien importante, el tercer disco: ‘’Portrait of Strangers”, el que hice con Giovanni Hidalgo ‘’Best Friends”, los dos con Lucy Fabery, ‘’Jazz From The Heart’’, en el año 2000 hice ‘’Paradise”, son bien importantes para mí y de lo mejor que he hecho.

Una de mis mejores presentaciones fue en el año 1995 cuando le dedicaron el Jazz Fest de Puerto Rico a Tito Puente y toqué con él en esa celebración de homenaje; también cuando hicimos el “Tropi Jazz All Star” en Nueva York precisamente con el maestro Puente, Eddie Palmieri, Dave Valentín, en el Manhattan Center; la grabación en vivo en el Carnegie Hall con la “Combinación Perfecta” para el sello RMM en Nueva York; el concierto en el Madison Square Garden que después se hizo la grabación en vivo, donde me tocó dirigir y producir a “Olga Viva, Viva Olga” , que ganó el Grammy, si te sigo mencionando no acabo.

 

 

– ¿Cuáles son sus planes inmediatos?
– Me encuentro grabando un nuevo álbum que va a ser lanzado en enero. Preparando la séptima edición de mi festival de jazz. Hago un festival de Jazz desde el 2010 en el Teatro Tapia del Viejo San Juan que se llama “Puerto Rico Jazz Jazz”, ahí voy a estrenar mi nuevo disco.  Este sábado voy a estar en Mayagüez donde tengo muchas amistades, me encanta tocar ahí porque es uno de los pueblos de Puerto Rico donde el jazz gusta increíblemente. De hecho, cuentan con la única emisora en Puerto Rico de Jazz 24 horas, la 1090, quienes siempre han apoyado mi música.  Me encuentro muy agradecido y feliz por la invitación. Una gran oportunidad de compartir con la gente que me sigue y gusta mi música. Voy a estar en la Plaza de Colón.

 

 

– Me gustaría se dirigiera a su público y le contara algo que usted desee que el público sepa, que nadie nunca le ha preguntado y que no le ha dicho a nadie.
– Ehhh… jejee…(ríe) Deja ver… esto está interesante… Que soy bien familiar. A pesar que estoy en la industria del mundo del entretenimiento y el ambiente se presta para falsas familias y amistades me mantengo alejado. Me gusta compartir con el público que me sigue, toco en algún lugar y me quedo hablando con la gente, abrazando, besando, disfruto con ellos. Hasta que no saludo a todo el mundo no me voy del lugar,ando solo, sin prisa, no creo en seguridad, eso es una falacia.
Fuera de eso he sido hijo responsable, pendiente de mis padres, mis hijos, mi familia. Nunca me perdí una actividad importante de ellos. Para más, te cuento que no aseguraba presentaciones si en los años de su crecimiento difería con una graduación o fecha de cumpleaños, eso no tiene precio. Cualquier remuneración por presentación no significaba nada porque nada pagaba el tiempo y el momento de estar ahí con mis hijos mientras iban creciendo.

Al igual que en los cumpleaños, me sorprende la cantidad de gente que se emociona de recibir tantas felicitaciones en eso de Facebook. No entiendo, pobrecitos … eso no es real. Real es que alguien se acuerde el día que naciste, te llame para felicitarte. Soy bien «fechero», me sé la fecha de nacimiento de mi familia, de muchas de mis amistades y los llamo. No felicito a nadie en la página de Facebook. Los llamo cuando tengo que hacerlo si mi corazón lo siente.

Mis cumpleaños nunca han sido fiestones, tú los invitas y lo que van es al cachete, como decimos nosotros. Un típico cumpleaños mío: desayunaba en mi hogar cuando estaban  chiquitos en la escuela, me levantaba temprano y desayunaba con ellos, los llevaba a la escuela, almorzarba con mis padres y luego a cenar con mis hijos y esposa. Nada da más felicidad que eso, ningún ‘’party’’ para 500 personas en ningún sitio con orquesta. Así que ahí le dije algo que nunca había dicho.

 

– Su cumpleaños es el 31 de enero.
– Ah, mira; lo sabes. El mismo día que cumpliría una persona a quien quise mucho y tuve la dicha de conocer: El gran Pete ‘’El Conde’’ Rodríguez.

 

Nota: Ahora News agradece la colaboración de la Sra. Lynette Matos y el Señor Javier Granell por su amabilidad para esta entrevista.