Opciones escolares: ¡La coexistencia es posible!

0
677

Una vez más en Atlanta, Georgia, los padres que se benefician del programa de opciones escolares, se dieron cita en un parque para gozar del verano y probar los diversos sabores que traía un camión de helados. Un alboroto de risas llenó el aire y bajo un espacio salpicado de sol y de sombras, los niños salieron al encuentro del festín.

Viendo a los niños escoger su sabor favorito, este pidiendo un cono de pistacho, aquél lamiendo un vasito de chocolate, el otro cargando dos bolas, una encima de la otra, pensé en lo apropiado de este evento organizado por mi amigo David Morgan para celebrar ¡precisamente! el derecho a elegir entre diversas alternativas u opciones educativas.

Por un momento, me imaginé lo desabrido que debe haber sido para esos pequeños si, en lugar de tener veintisiete sabores para escoger, solo se les hubiera ofrecido uno. De seguro, el desencanto hubiera nublado el ánimo de todos.

Estamos tan acostumbrados a tener variedad, que se podría decir que casi cada aspecto de nuestra vida goza del derecho a optar por una cosa sobre la otra: queso suizo o panera, salsa chipotle o habanera, Cadillac o Toyota, Apple o Galaxy, pero cuando se trata de la educación escolar, la opción imperante en Tennessee es una: inscribir los estudiantes en la escuela pública, asignada en función del código postal de la familia.

Y cuando los defensores de la variedad intentan expandir el universo de sabores escolares, se encuentran frente a un muro de resistencia, al cual se encaraman los voceros de una oposición que no concibe la coexistencia de opciones paralelas.

De la misma manera que el chocolate puede existir concomitantemente con la vainilla y la elección de uno no representa la aniquilación de la otra, las opciones escolares pueden coexistir al lado de la educación pública, sin que el acceso a estas represente la ruina de aquella. Esta polarización, esta lógica binaria es absurda y debe cesar. Sobre todo cuando observamos la exitosa trayectoria que están teniendo los diversos programas de becas Education Savings Accounts, transferencia de zona (open enrollment), vales y demás en Estados como Arizona, Indiana y Florida, por citar apenas unos cuantos.

Es hora de que nuestros niños tengan tantas opciones como inclinaciones, dones y particularidades hay en ellos, si aspiramos en el futuro a una sociedad productiva, formada en el cultivo de los talentos únicos e individuales de cada estudiante.

Web: http://meridianococo.com/

FB: https://www.facebook.com/hllenas

TW: https://twitter.com/MeridianoCoco

IG: https://www.instagram.com/meridianococo/

Compartir
Artículo anteriorSelfies, del encanto a la perturbación
Artículo siguienteLaura Posada: Cómo demostrar empatía en las conversaciones
hergitllenas
Hergit “Coco” Penzo Llenas es una activista y escritora dominicana nacida en Santiago en 1970. Desde la adolescencia se interesó́ en el arte, especialmente en la literatura. En 1992 recibió una beca académica para continuar sus estudios de lengua francesa en París, Francia. Luego se radicó en Estados Unidos. En su carrera como profesional trilingüe, Hergit desarrolló y dirigió el programa de Aprendizaje Familiar, una iniciativa de The Public Education Foundation (2011-15), gracias al cual se mejoró significativamente el clima escolar y el nivel de participación de los padres en planteles considerados “en riesgo". Su historial también incluye la creación y/o dirección de programas destinados a servir, educar y movilizar a la comunidad latina para otras organizaciones como The Make a Wish Foundation (Nevada) y Ya es Hora!, ciudadanía (Las Vegas, NV). Actualmente es la directora nacional de Participación Hispana para The American Federation for Children (https://www.federationforchildren.or g), una organización sin ánimo de lucro que aboga por el derecho a opciones escolares, a fin de que todos los niños en edad escolar tengan acceso a una educación de alta calidad.