NOMBRARÁN ESQUINA EN NEWARK CON EL NOMBRE DEL FENECIDO MÉDICO CUBANO EXILIADO DR. CARLOS CAMPOS

0
1469

El próximo Sábado 26 de septiembre, a la 1pm, la Ciudad de Newark (New Jersey) bautizará la esquina de las calles McWhorter con la Calle Ferry con el nombre del Dr. CARLOS MANUEL CAMPOS FAGET (20 abril/1935–24 julio/2020), así honrando la memoria del popular médico cubano exiliado.

“Campito,” como era conocido popularmente, tuvo su consulta médica por mas de 40 años en el número 44 de la Calle Ferry, a media cuadra de la esquina que llevará su nombre.  Don Carlos falleció a finales de julio a los 85 años de edad. Fue un médico muy estimado de la comunidad cubana e Hispana en general (incluso la de habla portuguesa) en los condados norteños del Estado Jardín.  El Dr. Campos era nativo del Central Estrella (Provincia de Camagüey, Cuba), donde su padre y abuelo paterno fueron los médicos principales. Era graduado de Bachillerato del afamado Colegio Belén (religioso) de La Habana, y pasó seguidamente a la Escuela de Medicina de la entonces prestigiosa bicentenaria Universidad de La Habana.  Al cerrarse la universidad por el régimen del dictador militar afro-cubano Fulgencio Batista a finales de la década de los 50, Campos continuó sus estudios de medicina en México, país que lo acogió y al que le tomó amor recíproco.  Al reabrirse la universidad habanera en 1959, regresó a Cuba a continuar sus estudios.

Pero, en 1961, menos de dos años más tarde, decide dejarlo todo atrás –y esta vez, para siempre– huyéndole al Socialismo dictatorial que implantaban los hermanos Fidel y Raúl Castro (y que todavía impera en la Perla de las Antillas), y que provocó el éxodo en masa, sin precedentes, de ya millones de cubanos. Campos se refugió primero en España, donde recibió su Doctorado en Medicina en la Universidad Complutense de Madrid; y en 1962 se trasladó a EE.UU.

Aquí rivalidó sus titulos de profesión médica –mientras trabajaba de madrugada como cocinero en Bloomfield para mantener a su familia— hasta que pudo inaugurar su consulta en la legendaria Calle Ferry, en el corazón del barrio portugués-español-cubano de Newark. Allí se convirtió en un pilar muy popular de la comunidad, ejerciendo por medio siglo la especialidad de urología y la medicina de familia.

Entre otras actividades, fue el promotor tras la celebración del Día del Médico Cubano Libre en el Exilio en el área metropolitana de Nueva Jersey-Nueva York, el 3 de diciembre de cada año, en ocasión del natalicio del legendario galeno cubano Carlos J. Finlay (1933-1915), quien había descubierto el mosquito transmisor de la fiebre amarilla a principios del Siglo XX.

Sus amistades y el público en general están invitados a la ceremonia del 26 de septiembre {RAA}.