Misión médica de PAMS-Ayacucho, Perú, llega a miles de niños necesitados

0
424
Extraordinaria labor de médicos y voluntarios de la Misión PAMS-Ayacucho.

En los Estados Unidos hay más de un centenar de médicos peruanos y de otras nacionalidades que trabajan en forma voluntaria para ayudar a los niños enfermos, poblaciones pobres y vulnerables, mediante misiones humanitarias como es el caso de la Misión médica de Peruvian American Medical Society- PAMS- Ayacucho, Perú, que próximamente cumplirá 24 años.

Por ejemplo, las campañas de fluorización como parte de prevención dental, se realizan en la mayor parte de los centros escolares de Ayacucho y se estiman que beneficia a más de 5 mil niños, gracias al apoyo de muchos peruanos y no peruanos, según los informes de la Misión Medica Ayacucho. El programa de este año tendrá que postergarse debido a la pandemia ocasionada por el coronavirus.

En los últimos 3 años, la Misión Médica PAMS Ayacucho, contó con el apoyo de 125 voluntarios (médicos, enfermeras y personal especializado) para dar servicios gratuitos a más de 2, 500 pacientes, realizando 148 cirugías y prevención dental con fluorización al alcance de 5 mil niños.Durante la misión médica 2019, se atendieron a 847 pacientes ayacuchanos, es decir 560 pacientes fueron atendidos y evaluados. Se realizaron 11 cirugías, se examinaron 37 casos en cardiología, 134 casos de pediatría y 94 casos de atenciones en salud mental a familias quechua-hablantes, según los informes facilitados.

PAMS, siglas de Peruvian American Medical Society, es una organización caritativa sin fines de lucro, creada en 1973 por un grupo de médicos peruanos en Atlanta, Georgia, interesados en llevar ayuda al Perú. Con capítulos en varios estados, se calcula en más de 100 misiones médicas exitosas de PAMS.

En uno de los períodos más desafiantes en la historia del Perú, en 1996 se efectuó la primera misión médica de PAMS al Departamento de Ayacucho, dirigida por el reconocido médico peruano Efraín Montesinos ya fallecido, quien más tarde inició el Programa Quirúrgico Cardio-toráxico en el hospital Dos de Mayo en Lima. El doctor Ralph Kuon, directivo de PAMS  en California, se convirtió en el director Médico de la Misión Ayacucho entre 1998 y 2005. En 2006 el Dr. César E. Aranguri, también de California, tomó la responsabilidad de Director Médico de la Misión Ayacucho hasta la actualidad. También participan en forma voluntaria excelentes médicos estadounidenses, anestesiólogos, enfermeros, técnicos y especialistas, de otras nacionalidades. Cada uno cubre sus gastos en pasajes y no reciben salarios.

El doctor Aranguri, especializado en cardiología y medicina interna, asumió con enorme responsabilidad en la dirección de la Misión Médica de PAMS en Ayacucho. Como buen médico, tuvo el sueño de unirse voluntariamente a esta misión humanitaria de PAMS, y prestar ayuda en Ayacucho, región andina que ha sido duramente golpeada por la violencia armada entre los años 1980-2000.

“La Misión me hace vivir las inolvidables enseñanzas de mis padres que me han llevado hasta donde me encuentro. Agradezco la gran ayuda de los que me rodean, mi esposa Dina Julieta y mis hijos”, expresó el doctor Aranguri, en entrevista con AHORANEWS. También deseo expresar mi agradecimiento eterno a todos los que apoyan la Misión Ayacucho, que lo menciono en cada reporte”.

Atención en necesidades multifacéticas

Los programas de la Misión PAMS Ayacucho, son múltiples y sustanciales para las familias indigentes. Estos programas anuales se desarrollan en: Hospital Regional Ayacucho; Centro de salud Acos Vinchos; Centro de Rehabilitación Wasi Esperanza; “Puericultorio Juan Andrés Vivanco Amorin”; Refugio para personas mayores “Hogar de Anciano Padre Saturnino” y el nuevo programa de salud mental en Vischongo y Vilcashuamán. Este programa se viene desarrollando en coordinación con el equipo de salud mental encabezado por el Dr. Mark D’Antonio, reconocido psiquiatra, con la ayuda de psicólogos quechuablantes,asesorada por  la especialista Raquel Yupanqui y la Consultora Sayri, dirigida por la psicóloga Ruth Jaulis Quicaña,con amplia experiencia en proveer talleres de superación personal .

-Atención a pacientes mediante cirugía plástica; intervenciones ortopédicas y reconstrucciones (Orthopedic SIGN Program).

-Programa de dispositivos cardíacos. El doctor Aranguri, como cardiólogo, brindó asistencia y seguimiento durante el año de todos los dispositivos implantados por la misión, en coordinación con el cardiólogo en Ayacucho, Dr. Chuchón.

-Actualización del equipo de Telemedicina, en coordinación con el ingeniero local Wilbert Aguirre, para garantizar el correcto funcionamiento y continuar la educación médica a través de conferencias médicas por internet.

-Atención especializada en pediatría, con enfoque en niños discapacitados.

-Efectivas campañas de fluorización para 5 mil niños ayacuchanos, para prevenir la caries dental.

-Apoyo a los niños discapacitados con necesidades especiales y sin recursos. Se realiza a través de la organización Wasi Esperanza en Ayacucho, con atención a 40 niños, en terapia física y psicológica, Hay niños discapacitados de nacimiento, enfermedades crónicas, heridas traumáticas en el cerebro. Algunos son totalmente sordos, otros tienen problemas con el lenguaje o discapacidad visual.

“Nuestro proyecto de plazo intermedio, permitirá darles apoyo a estos niños discapacitados durante 3 años, educándolos para que puedan rendir el examen regular y ser admitidos a las escuelas en forma normal”, explicó el doctor Aranguri.

La Misión «Acos Vinchos»brindó atención a cientos de pacientes a través de la popular «Brigada Médica». Cada equipo está integrado por médicos, enfermeras, farmacéutico, laboratoristas básicos, técnicos, intérpretes y educadores que viajan a Ocros desde nuestra sede en Ayacucho”, agregó.Una vez más, la Misión proporcionó servicios médicos y dentales, así como una donación en la cobertura de las necesidades de cientos de niños huérfanos que alberga el puericultorio Vivanco en Ayacucho.

“Llevamos personal para dar capacitación durante dos semanas en el hospital regional de Ayacucho, que cuenta con equipos modernos en su mayor parte electrónicos”.

“Desde hace 10 años, utilizamos las salas de operaciones del Hospital  Regional de Ayacucho. Identificamos los casos donde podemos dar servicios con cirujanos plásticos, por ejemplo, a los menores de edad con quemaduras realizamos injertos en su piel. Hemos logrado avances, allí no había ortopedistas, por ejemplo”, señaló el doctor Aranguri.

“Cuando hacemos intervenciones en Ayacucho, coordinamos para realizar cirugías a niños enfermos procedentes de Chiclayo, Jaén, Cajamarca y Puno. Usamos las instalaciones y salas de operaciones del hospital de Ayacucho, para lo cual contamos con la ayuda de la Fuerza Aérea Peruana para transportarlos hasta Ayacucho”.

La Misión Ayacucho 2019 ha sido dedicada al Dr. Hosea Payne quien, con su altruismo ejemplar realizó cirugías a cientos de pacientes que de lo contrario estarían sufriendo sin alivio, demostrando, dedicación a la profesión de la medicina. El lema de esta importante misión médica es: “Inspirando a la juventud y forjando el futuro con base cultural y basada en una sensible y real atención médica, con dignidad y respeto por los necesitados”.

¿Quién es el doctor César E. Aranguri?

Nacido en Lima, el doctor Aranguri es de padre Trujillano, Emilio Aranguri y madre Ayacuchana, Marcelina Alvizuri (Vischongo) y se siente orgulloso de sus raíces.“En 1975, salí del Perú hacia México, donde me gradué en medicina en la Universidad Autónoma de Guadalajara, después cursé mi internado en Costa Rica y realicé las especialidades de medicina interna y cardiología en Los Ángeles, California, donde actualmente ejerzo mi profesión”. Aranguri es jefe de la Division de Cardiología Rancho Los Amigos, National Rehabilitation Center, Downey, California.Pertenece a la Hermandad del Señor de los Milagros en California y en una oportunidad fue invitado a interpretar un papel en una pieza teatral dedicada al Santo Moreno. Asimismo, anteriormente participó en la maratón de los Ángeles motivando donaciones voluntarias para la misión de Ayacucho.

“El año 2003, tuve la bendición de realizar el primer implante de marcapasos en la zona Andina Peruana, en el Hospital Regional De Ayacucho (El primero de la historia cuando se llevó a cabo). El pronóstico del paciente (con bloqueo cardiaco de tercer grado) era muy sombrío con pocas probabilidades de sobrevida y demasiado grave para un traslado a Lima. Con el marcapasos, su vida se prolongó por varios años. Desde entonces esta operación se ha llevado a cabo en múltiples ocasiones durante nuestras visitas anuales”, nos detalla el doctor Aranguri.

“En 2011, realicé el primer implante de dispositivo de Resincronización Cardiaca en el Hospital Dos de Mayo en Lima. Este tipo de intervención se ha repetido en varias ocasiones durante nuestras visitas anuales. Realicé implantes de desfibriladores y marcapasos en el hospital Regional de Lambayeque. La Misión Ayacucho se hará presente en el 2020 en Arequipa y llevaremos a cabo intervenciones con dispositivos cardiacos (programada para agosto 2020 pero todo puede cambiar de acuerdo a la situación de la pandemia”, subrayó.

Los médicos y personas de buena voluntad aún pueden unirse y enviar sus donaciones  a esta campaña de la Misión Médica PAMS Ayacucho, comunicándose con su director el doctor César E. Aranguri, al e-mail: [email protected]

Compartir
Artículo anteriorEl peligro de los #fakenews en la era del coronavirus
Artículo siguienteCuarentena productiva
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.