MILES DE ECUATORIANOS/AS EN LAS CALLES

Unos 250 mil servidores públicos habrían sido despedidos

0
643

El Informe a la Nación que el Presidente Constitucional de Ecuador, Lenin Moreno Garcés, diera el pasado 24 de Mayo, fue otro motivo para que miles de ecuatorianos/as se lancen  a las calles de forma temeraria, con el fin de protestar por la crisis económica, social y de salud  que aqueja al país.  Digo de forma temeraria, toda vez que  está vigente el estado de excepción por los peligros  que acarrea  la pandemia provocada por el Covid-19 y, la  prohibición de  toda clase de reuniones que su violación podría llevar a la privación de la libertad.

Empero estas dificultades,  las calles de Quito, Guayaquil, Cuenca y otras 10 ciudades fueron escenarios de manifestaciones protagonizadas por docentes, médicos, estudiantes, trabajadores públicos  y privados despedidos de sus trabajos, jubilados  etc ,  que no tuvieron otra alternativa que hacer escuchar sus voces de inconformidad por las políticas neoliberales que están  llevando a la desocupación y por ende a la pobreza a miles de ecuatorianos; por la manifiesta corrupción  implementada por varios funcionarios gubernamentales,  en plena pandemia, a través de la suscripción de contratos fraudulentos; a la par que las  élites económicas como la Banca, el sector empresarial y partidos de derecha que cogobiernan con Moreno cada vez se benefician más con  esta crisis.

Más de 10 mil manifestantes hubo, solamente en Quito, que a decir de sus protagonistas protestaban por la reducción del presupuesto de la educación pública, por las medidas económicas  y laborales contenidas en la mal llamada,  Ley de Apoyo Humanitario, mismas que implementan la flexibilización  y precarización laboral,  reducción de la jornada laboral y de  salarios de los servidores públicos, trabajadores privados  y maestros.

A esto se suma el cierre o privatización de ocho empresas públicas como  Ferrocarriles de Ecuador, creada a inicios del siglo XX por el presidente, Eloy Alfaro, para unificar las regiones de Ecuador, que  luego en esta última década, fue reactivada y  se convirtió en un atractivo turístico muy importante. Los ecuatorianos consideran al  tren como un patrimonio histórico, un símbolo de identidad y cultura, muy reconocido y querido, mismo que cuenta con 146 años de existencia. De igual manera  la empresa de aviación TAME con más de 57 años de servicio.

Estas decisiones, a criterio de los analistas,  infieren  que la inversión pública que el Estado ecuatoriano implementó,  en estos últimos años, está sirviendo para los  intereses crematísticos de cierta empresa privada. Fuimos testigos de  la reconstrucción del ferrocarril de Alfaro, construcción  de hidroeléctricas, creación de medios públicos,  construcción de hospitales,  carreteras,  escuelas, colegios, nuevas universidades, centros deportivos de alto rendimiento y cientos de etcéteras que le costaron al país millones de dólares.

Para llevar adelante esta estrategia, previamente, Moreno dilapidó y estigmatizó a los servidores públicos endilgándoles calificativos injustos. Justificó sus acusaciones al señalar  que el Estado ecuatoriano es obeso, cuando la verdad es que él  obedece a los requerimientos  del Fondo Monetario Internacional (FMI), que a cambio de  préstamos exige que el Estado se reduzca a su mínima expresión. Esta parecería  ser la  causa principal de la tragedia ecuatoriana en cuanto al número de fallecidos por la pandemia del Covid-19, toda vez que encontró a un Estado desmantelado, en el área de la salud. Se estima que aproximadamente llegan  a 15.000 muertos.

Se añadiría a estas manifestaciones,  la repulsa al Informe que dio Moreno en la Asamblea Nacional que a decir de los protestantes contiene una serie de falacias, por ejemplo: señaló que hace tres años encontró un Ecuador quebrado por diez años de despilfarro y corrupción y con deudas que sumarían unos Usd 60. 000 millones,   es decir el 60% del Producto Interno Bruto (PIB). Lo que no dijo es que él fue parte de ese gobierno  y que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), desmintió dicha acusación que tiene que ver con el monto de la deuda.

El jurista, Augusto Tandazo,  analista político, al referirse al Informe a la Nación, recordó que cuando asumió la presidencia  Moreno, lo primero que hizo fue convocar a los perdedores y adversarios políticos de Correa, para pactar con ellos e ignorar el programa de Gobierno por el que ganó las elecciones, programa que está inscrito en el Consejo Nacional Electoral (CNE) y que su incumplimiento sería causa de la revocatoria del mandato.

En su Informe, Moreno destacó el hecho de que “se ha avanzado en libertad de expresión, en democracia, pero hay quienes desearían volver al pasado”. Para sus adversarios políticos, en el gobierno de Moreno se han cerrado medios de comunicación, perseguido a periodistas, se bloquea continuamente a medios alternativos digitales.  Un ejemplo de aquello es el cierre de Ecuadorinmediato, la persecución judicial a radio Pichincha Universal y el asedio a la cadena internacional Telesur.

Además, no se puede olvidar que en el país existe un detenido político, el ex vicepresidente elegido en las urnas: Jorge Glas Espinel; y muchos correístas exiliados en México como el ex canciller Ricardo Patiño, la ex presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira y los asambleístas Soledad Buendía, Carlos Viteri,  Sofía Espín  y el comunicador Carlos Ochoa.

De igual manera, Moreno se refirió a la corrupción y como siempre acusó al ex presidente, Rafael Correa, de haber liderado  una organización criminal, en sus 10 años de gobierno. Moreno se  olvida de INA PAPERS caso  en el que  él y su familia están muy  comprometidos. De su nepotismo al ubicar a su familia en puestos importantes de la administración pública. Además, no hizo mención de  los sobre precios en la adquisición de  mascarillas, bolsas para embalar los muertos, kits alimenticios para familias de víctimas de la pandemia. Hay  varios nombres ligados a su administración como el de María Alejandra Vicuña, Daniel Mendoza, Norma Vallejo, Alexandra  Ocles, Paúl Granda, que no han justificado legalmente las acusaciones que tienen en su contra, sentencian  los manifestantes.

Los  jóvenes, que salieron a las manifestaciones, remarcaron que es una obligación moral, histórica, ética  tomarse las calles y  ejercer, en las mismas, la democracia, ya que hay coraje en la  juventud  porque les  eliminaron el Bachillerato Internacional, les  suspendieron el programa de becas a nivel nacional e internacional y disminuyeron en USD 98 millones el presupuesto de las universidades y politécnicas públicas. Y preguntaron ¿qué han puesto los banqueros, los exportadores, los representantes de las Cámaras, los grandes medios de comunicación y universidades particulares que han enviado a paraísos fiscales sus dineros, en esta crisis?

Al aludir la política de Salud, Moreno afirmó que el Gobierno ha invertido USD 10.000 millones, sin contar con los USD 760 millones adicionales, durante la emergencia sanitaria. Los dirigentes de la clase médica desmintieron dicha afirmación toda vez que a su criterio se disminuyó el presupuesto de Salud  en más de USD 300 millones, y se desvinculó a seis miles de trabajadores salubristas y a 400 médicos cubanos.

En términos económicos, el analista Ernesto Nieto,  denunció que este gobierno ha empobrecido a la población ecuatoriana a tal punto que, entre 2017 y 2019, la pobreza por ingresos pasó del 21% al 25%; es decir, cerca de 700.000 personas pasaron a ser pobres. También aprovechando la caída de los precios del petróleo a nivel internacional, decidió eliminar los subsidios a los combustibles, situación que se notará cuando suban los precios del hidrocarburo y por ende de sus derivados, Ecuador es importador de derivados. Esto agudizará la situación económica de los grupos vulnerables.

Moreno aseguró en su discurso que ha entregado 159.000 viviendas que han proporcionado techo a 711.000 personas, hasta 2021 serán 41.000 casas más que se entregarán. Sus adversarios desmintieron esas cifras aseverando que no hay evidencias de que aquello haya sucedido; además en plena crisis, quién podría asegurar que se vayan a construir más viviendas.

De su parte, el economista, Marcelo Varela, censuró el hecho de que el mandatario  haya asegurado que “hemos trabajado por mantener la dolarización… mientras yo sea presidente, la dolarización se la protegerá y mantendrá”. No entiende, dijo,  que  al reducir el 50% de impuestos a la salida de divisas, están saliendo muchas divisas. Tampoco entiende que al eliminar  salvaguardias y aranceles, liberalizando el mercado externo, este se ve afectado, y por lo tanto salen más dólares de los que entran. A pesar de ello, dice Moreno que se ha llevado a cabo políticas para sostener la dolarización.

Ante el anuncio de nuevas movilizaciones por parte de organizaciones y movimientos sociales, como la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE),  la Defensoría del Pueblo pidió a las autoridades gubernamentales “garantizar el derecho a la protesta social ante la regresividad de los derechos laborales que contempla la Ley Humanitaria y, pide a la ciudadanía a inscribir sus acciones en el marco de la protesta pacífica, respetando la propiedad pública y privada y aplicando las medidas de distanciamiento y protección recomendadas para evitar una mayor propagación y contagio de la Covid-19”.

INFORME A LA NACIÓN

En su alocución, Lenin Moreno, anunció que su último año de  gestión en la presidencia,  la salud, la alimentación, el empleo y la preservación de la dolarización serán los cuatro ejes  a los que dará prioridad hasta mayo de  2021,  en el que entregará el poder. Añadió que de cara a 2021 fortalecerá el nivel primario de la salud con un plan moderno de capacitación a los médicos y  que dotará de mayor infraestructura y equipamiento a  la Amazonía. Se ampliará la estrategia  Médico del Barrio y se implementarán prácticas de prevención e higiene en la población.

En el eje de la alimentación, se  apoyará la agricultura, para lo cual se reprogramarán 18.000 créditos  y se otorgarán 56.000 nuevos préstamos por USD 850 millones para impulsar a las economías familiares y empresariales a través BanEcuador, Corporación Financiera Nacional, La Corporación de la Finanzas Populares y Solidarias (CONAFIPS) y el Banco de Desarrollo.

Como tercer eje de acción se procurará el mantenimiento del  empleo, Moreno puntualizó que con la Ley de Apoyo Humanitario se mejorarán las condiciones laborales de miles de ecuatorianos. “El acuerdo entre las partes permitirá que empleador y empleado busquen fórmulas para evitar despidos”. Sostuvo que las compañías que logren acuerdos tendrán prioridad para acceder al programa Reactívate Ecuador, que cuenta con USD 1.500 millones.

Su cuarto eje de acción apuntará a  proteger la dolarización, a través de  la disminución de  dos horas de trabajo y disminución de salarios de los servidores públicos, lo que  permitirá que con ese dinero ahorrado se invierta en salud y créditos. Destacó el apoyo de los organismos multilaterales que en 2019 desembolsaron casi USD 3.500 millones. Recordó que se espera suscribir un acuerdo comercial con Estados Unidos en condiciones que beneficien a los productores ecuatorianos. Habló sobre la construcción de una nueva red de cable submarino que unirá al Ecuador con Galápagos, esto permitirá la transición hacia la red 5G y fortalecerá la infraestructura para la teleducación.

Finalmente, la socióloga, Patricia De la Torre, rechazó  las medidas adoptadas por el Gobierno de Moreno porque están provocando hambre y miseria a  miles de ecuatorianos, que están soportando a lo largo y ancho del país los estragos de la pandemia como es el contagio y la muerte. Por lo que no queda otra alternativa que salir a las calles a reclamar y protestar.

La realidad es fácil de constatar en este momento. Los diálogos y  acuerdos que promovió Moreno han sido estrictamente  con los sectores dominantes de la sociedad, no solo nacional, sino que el mandatario sigue, como un reloj suizo, las consignas dadas por el FMI. Resulta cruel  despedir, en medio de miles de fallecidos, a miles de funcionarios públicos. El presidente Moreno está creando las condiciones para una insurrección popular.

Es lamentable, pero el hambre empieza a aparecer. Las  gentes han tomado una decisión y es común escucharles: o me muero de hambre, o me muero por  el virus, o salgo a la calle y me contamino,  a lo mejor me pueda morir por reclamar mis derechos. Y ante todo, salgo para que el Gobierno pare esta forma tan cruel de relacionamiento de gobernante con sus gobernados.

Compartir
Artículo anteriorTRES LIBROS QUE TE AYUDARÁN A REPENSAR EL PRESENTE DE TU EMPRESA
Artículo siguienteReciclar en casa puede ser tu nuevo proyecto en tiempo de distanciamiento
Eva Rocío Villacís
periodista profesional ecuatoriana graduada en la Universidad Central de Ecuador. Tiene una amplia experiencia en Comunicación Institucional. Ahora ha incursionado en el periodismo con la misma vocación y empeño que lo hizo como Relacionadora Pública de importantes instituciones y personajes de nuestro país. Muy interesada en los acontecimientos políticos, culturales, sociales e históricos que se suceden en el día a día en Ecuador, se permite trasladar a ustedes el pensamiento, sentir y hechos de nuestro país Ecuador, para que los hermanos latinoamericanos estén oportunamente informados y motivados a para seguir adelante en la construcción de la Patria Grande.