La Educación en Puerto Rico: ¿Cuándo tendremos una verdadera reforma?

0
2376

Por: Vanessa Hernández

 

Soy maestra del sistema público de enseñanza de Puerto Rico. Soy producto de la escuela pública y de la Universidad de Puerto Rico donde obtuve mi preparación para convertirme en maestra de escuela primaria. Entré al sistema público de enseñanza con mucha ilusión pues trabajaba en la escuela privada donde mi remuneración económica era muy poca y ansiaba entrar al departamento de Educación con el propósito de progresar económicamente y realizarme como maestra, sueño de muchos maestros que trabajan en la escuela privada.

Llegó el día tan esperado en que me llamaron del registro de elegibles para trabajar en el Departamento de Educación. Entré al sistema  llena de sueños y expectativas imaginando que todo sería color de rosa y que llegaría al paraíso. Fue grande mi sorpresa al experimentar la verdadera situación que se vive en el sistema educativo de Puerto Rico.

El sistema educativo de Puerto Rico es víctima del cambio de gobierno y la politiquería. Cambiamos de líderes de agencia cada cuatro años y no tenemos una estabilidad en cuanto a las técnicas, estrategias y metodologías que usaremos los maestros en el salón de clases. En un cuatrenio se implantan ideas de equidad de género y contacto verde, luego, al llegar el nuevo gobierno, se tiran al olvido y se implanta la estrategia de aprendizaje basado en proyectos y el proyecto de Reforzando el carácter, chasco del gobierno al gastar millones en implantarlo y eliminarlo a última hora. Los maestros contamos con textos de más de diez años de uso que resultan obsoletos, tenemos salones con sillas en filas como en la época del conductismo y  estudiantes desmotivados que muchas veces no leen ni escriben. Se habla en cada cuatrienio de una reforma educativa. La actual secretaria habla de reforma educativa la cual ya comenzó consolidando escuelas porque según ella se necesitan mejores escuelas para acoger a nuestros niños. La pregunta es: ¿ El gobierno seguirá gastando dinero y recursos en métodos, técnicas y materiales obsoletos? Esa es la gran incógnita de estudiantes, padres y maestros.

Si  echamos un vistazo a las escuelas de países europeos como Estonia veremos que la educación ha tenido gran éxito debido a cambios significativos sus estrategias. Estos países integran la tecnología en todo el currículo y el gobierno considera el acceso al internet un derecho humano, razón por la cual brinda servicio gratuito a todos sus ciudadanos. La enseñanza en Estonia está basada en el aprendizaje usando la tecnología donde se echa a un lado la enseñanza conductista y el estudiante aprende a su ritmo creando sus propias empresas cibernéticas desde grados primarios como el tercer grado. Estos estudiantes aprenden a programar software  y robots además de administrar canales de YouTube y monitorear sus pequeñas empresas. En este sistema educativo expertos analizan tendencias en las necesidades del  mundo actual y van más allá analizando cómo será el mundo en el futuro, razón por la cual diseñan el  currículo y lo enfocan en la visión de un mundo cibernético y electrónico donde los robots y la tecnología facilitan la vida del ser humano y cada persona tiene acceso directo y gratuito al internet. En estos países se manejan datos médicos, cuentas de banco y se firman documentos desde la computadora o el celular y el gobierno implanta currículos en sus escuelas que se atemperen al mundo cibernético y a la tecnología avanzada como la robótica. El estudiante tiene acceso a la tecnología y sabe cómo usarla y programarla.

Si comparamos el sistema educativo de Puerto Rico con estos países veremos que nos estamos quedando atrás. Nuestras escuelas difícilmente cuentan con acceso apropiado al internet y nuestro currículo esta basado en pasar pruebas estandarizadas que limitan la creatividad de los estudiantes. Como ciudadanos que queremos ver progreso en nuestro país debemos enfocarnos en dejar atrás estrategias arcaicas de enseñanza que ya no dan resultado y enfocar el currículo en una economía global y tecnológica. Eduquemos a nuestros estudiantes para usar la tecnología correctamente, invirtamos presupuesto en herramientas de tecnología para nuestros estudiantes en vez de gastarlos en propuestas que cuentan millones de dólares y no tienen pertinencia o en textos obsoletos que le quitan la motivación a nuestros estudiantes. Los niños de ahora necesitan herramientas para sobresalir en un mundo tecnológico y cibernético. Brindémosle las herramientas que necesitan para prepararse para el futuro donde se necesitarán personas que programen y manejen robots y todo tipo de tecnología. Nuestra educación necesita un cambio drástico de estrategias donde se implanten ideas que han tenido éxito en otros países. Este cambio lo lograremos realmente cuando cambiemos el enfoque de escuela tradicional y nos movamos a una educación tecnológica y globalizada. Aún estamos a tiempo para que nuestros niños y jóvenes tengan un futuro en nuestro país, si no hacemos una verdadera reforma educativa terminaremos siendo un país lleno de criminales y ancianos donde la juventud tendrá que preparase y trabajar fuera del país para tener parte en el futuro que le depara a la humanidad .