¿JULIAN ASSANGE “HUÉSPED INCÓMODO”?

0
367

Su permanencia en la embajada de Ecuador en Londres pende de un hilo

En un encuentro con la prensa, el canciller ecuatoriano, José Valencia, desmintió  rumores que circularon en redes sociales en torno a la supuesta terminación del asilo diplomático del periodista australiano Julian Assange y, descartó de plano que Ecuador haya mantenido contactos con una tercera nación para  presuntamente acordar el arresto de Assange, quien permanece asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012.

Valencia remarcó que “Ecuador, bajo ningún punto de vista, se ve sujeto a una presión externa”. Añadió que en el tema de Assange, Ecuador actuará “con apego al derecho internacional” y tomará una decisión “soberana, independiente y autónoma”.

Aseguró, además, que hay serias sospechas respecto a que la “andanada de insultos y noticias falsas”  y filtración de información privada del mandatario  ecuatoriano Lenin Moreno Garcés se originaron en WikiLeasKs, con el  fin de  desprestigiarlo imputándole una serie de actos de corrupción.

Por lo que, el gobierno ecuatoriano volvió a advertir a Assange que debe acatar las disposiciones y respetar al país que le concede el asilo, pues nadie “está por encima de la ley”.

Asimismo, Valencia informó que interpuso una denuncia ante el relator especial sobre Derecho a la Privacidad de Naciones Unidas,  Joe Cannataci y, añadió que al margen de los análisis que haga esa dependencia, “Ecuador se reserva a hacer sus propias investigaciones”. Al respecto, se ha anunciado que el relator Cannataci acudirá a la legación ecuatoriana en Londres a entrevistarse con el periodista australiano, el 25 de abril.

El relator especial sobre Torturas de las Naciones Unidas, Nils Melzer, de su lado, solicitó a Ecuador que no expulse a Julián Assange de la embajada, ni suspenda  su asilo político.

El equipo jurídico que defiende a  Assange, liderado por el español Baltasar Garzón, emitió un comunicado en el que advierte su disposición de comparecer ante la Asamblea Nacional de Ecuador  para informar y responder sobre la resolución del 28 de marzo, que busca determinar la participación del fundador de WikiLeaks en la información filtrada sobre el presidente Lenin Moreno,  y  exhortó para que esta investigación no influya en la condición de asilado político.

Al respecto, la Asamblea Nacional llamó para el 11 de abril al titular de la Cancillería para que “explique la cronología de los hechos importantes del caso, el comportamiento por parte del asilado, una bitácora de encuentros con personas que lo visitaron, las condiciones de habitabilidad y la situación legal en función del derecho internacional y el marco legal del Ecuador”.

Sobre este asunto se pronunció el ex cónsul de Ecuador en Londres, Fidel Narváez,  quien denuncia que la resolución de la Asamblea de investigar a Assange está “basada en mentiras” que culpa al australiano por la publicación de documentos del caso INApapers. El gobierno está posicionando una monumental mentira, acusando a WikiLeaks de haber filtrado comunicaciones e imágenes del círculo familiar del presidente Moreno.

Recordó que Julián Assange, desde hace un año y medio ya  no es  editor  de WikiLakes y, lleva  desde hace un año asilado bajo un régimen cuasi carcelario, promovido por el gobierno ecuatoriano.

En este punto, es necesario recordar que el caso INAPAPERS se refiere al posible involucramiento de Lenin Moreno y su familia en actos de corrupción, al supuestamente recibir de manera indirecta por parte de la empresa china Sinohydro 18 millones de dólares para que le adjudiquen la construcción de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, la más grande del país.

Sobre este caso, la ex Fiscal General Encargada, Ruth Palacios, inició una investigación penal previa en contra del mandatario Moreno, su hermano, su círculo de amistades y colaboradores. El asambleísta Ronny  Aleaga es el acusador principal de este polémico asunto.

VERSIÓN  DE ASSANGE

El activista australiano, respecto a su situación ha recordado que él es ciudadano ecuatoriano, por lo que no puede ser extraditado por Ecuador, toda vez que la Constitución ecuatoriana en su artículo 79 prohibe conceder la extradición de un ecuatoriano o ecuatoriana.

Esta aseveración y otras las realizó en su  comparecencia ante una Corte ecuatoriana, el pasado 29 de octubre, en la que expuso argumentos legales en defensa de su derecho de permanecer en la misión diplomática,  y evitar ser extraditado por Quito. Remarcó, además,  que su vida corre peligro dentro de ese lugar.

Relató que “ha habido intentos por parte de personas de entrar a la embajada a través de ventanas por la noche. Soy un riesgo de asesinato ha clamado Assange tras la restricciones de derechos que el gobierno de Lenin Moreno le ha impuesto como exigencias de pagar sus cuentas, no hablar de política,  mantener económicamente a su gato,  someterse a exámenes trimestrales y  que sus visitas sean autorizadas previamente.

Assange ha calificado de ilegales a dichas medidas impuestas en su contra por el actual gobierno. Su intento judicial para lograr una mejora de sus condiciones dentro de la embajada ha sido rechazado por la justicia ecuatoriana.

“El hecho de que un Gobierno controle un espacio en particular no significa que pueda violar su Constitución, que pueda violar los derechos exigidos por la ONU, y que pueda castigar sin el debido proceso” protestó Assange.

ANTECEDENTES

Amerita recordar que Assange se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres en 2012 para eludir su extradición a Suecia, que en aquel entonces solicitaba su entrega por presuntos delitos sexuales.

El 21 de agosto de 2010 Assange fue acusado de violación a dos mujeres por la Fiscalía sueca. Por tal situación permaneció oculto y luego huyó a Londres, donde fue detenido por la policía metropolitana, posteriormente fue puesto en libertad bajo fianza.

El 24 de febrero de 2011, un  juez británico autorizó la extradición de Assange a Suecia. La defensa de Assange impugnó tal decisión en vista de que en Suecia no   tendría un juicio justo y que corría el peligro de ser extraditado a los Estados Unidos, donde varias  fuerzas políticas pedían que se le juzgue por espionaje y traición, lo que le condenaría a la pena de muerte.

El 19 de junio de 2012, Julian Assange se refugió en la embajada de Ecuador y solicitó asilo político, cuando gobernaba Ecuador,  el economista Rafael Correa Delgado.

En agosto de 2012, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño anunció la decisión de Ecuador de conceder asilo a  Julián Assange, porque a criterio del gobierno, el australiano es un profesional de la comunicación reconocido y galardonado internacionalmente por su lucha a favor de la libertad de la expresión  y, porque existían serios indicios de represalias por parte de varios países que ponían en riesgo su seguridad, integridad, en incluso su vida.

En mayo de 2017, Suecia decidió cerrar la causa de la supuesta violación contra Julian Assange.

Entre tanto, la justicia británica se rehusa, hasta ahora, a entregarle un salvoconducto y pide su captura por violar  las condiciones de libertad condicional en la causa abierta por Suecia. Asimismo, el activista está cuestionado por tratar de influir  en las elecciones estadounidenses de 2016 y en el proceso independentista de Cataluña en 2017.

REACCIONES

La opinión de varios analistas apuntan a señalar que las fricciones existentes entre el gobierno de Moreno y Assange están relacionadas con el acercamiento entre Ecuador y Estados Unidos. Lenin Moreno le ha calificado a Assange como un “huésped incómodo”  que “causa molestia” en la embajada de Reino Unido.

Fidel Narváez, puntualizó “en pocas palabras, el gobierno ecuatoriano busca un pretexto falso para terminar con el asilo y protección a Julián Assange”.

Sin dar el nombre, el canciller Valencia informó que canceló a un funcionario de la embajada que se ha mostrado cercano al periodista Assange.

Resta relievar que por esta causa,  Julian Assange se ha ganado peligrosos enemigos y fuertes respaldos. Uno de sus mayores detractores es el Pentágono de los EU que advierte que por las filtraciones de WikiLakes la vida de numerosas personas corre riesgo y piden una sanción severa para el activista.

De hecho, los Estados Unidos le tienen en la mira a Assange en razón de que en 2010, el fundador de WikiLeaks divulgó más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán y unos 400.000 documentos secretos sobre la guerra en Irak.

Además, difundió 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de los EEUU, por lo que persiste el peligro de que una vez que salga de la embajada ecuatoriana, las autoridades del Reino Unido lo extraditen a ese país, lugar en que podría afrontar una sentencia de cadena perpetua por los delitos de espionaje, conspiración y robo de propiedad gubernamental.

A su vez, sus  adherentes consideran que las acusaciones en contra de Assange son falsas. Ellos han creado una serie de plataformas de apoyo a la libertad del periodista como freeassange.com y freewikiLeaks. eu,  su lucha se centra en  la  defensa de la libertad de expresión a  nivel mundial.

El abogado ecuatoriano, defensor de Assange, Edgar Poveda, en declaraciones a un medio internacional, señaló que “podría suceder, que el gobierno ecuatoriano podría aplicar el protocolo para cancelar su asilo. Pero esto sería en coordinación con el Reino Unido para que su salida se muestre como un trofeo de guerra

Otros personajes públicos que han levantado la bandera a favor del australiano son el periodista John Pilger , el cineasta Ken Loach, el congresista republicano por Texas Ron Paul, el ministro australiano Kevin Rudd, Lula da Silva ex presidente de Brasil,   Michael Moore, el biólogo John Sulston,y desde luego su abogado defensor, el español Baltasar Garsón ,entre otros.