Existen Dos Puerto Rico En Un Mismo Territorio

0
560

San Juan y la isla son dos mundos distintos.  Uno con bono y otro sin bono. Uno con Plaza las Américas y otros con el Pulguero más cercano

Como dice el Sr. Pesquera, “Todo es cuestión de Percepción”

Luego de analizar una variedad de factores reales y detectar unos patrones de comportamiento burocrático que se repiten, es certero afirmar que en nuestro territorio colonia existen dos Puerto Rico. Se puede decir que, existe el Puerto Rico que cubre el área metropolitana y el Puerto Rico llamado “La Isla”.

Es muy penoso llegar a esta conclusión, pero es una realidad la cual niegan todos los funcionaros del gobierno central y hasta algunos del gobierno municipal dependiendo donde quede su ciudad en el mapa de Puerto Rico. Para poder detectar esta división tan discriminatoria y abusiva hay que observar detenidamente como los servicios se van haciendo más escasos mientras mas se alejan de San Juan y ciudades limítrofes.

Por ejemplo, todos en Puerto Rico pagamos los impuestos para que tengamos buenas carteras estatales y sin embargo las carreteras y los puentes estatales de la isla, fuera del área metropolitana, están más abandonadas y rotas que las del área metropolitana.

Ejemplo numero 2; la gente de los pueblos la isla (lejos de San Juan) pagó en sus impuestos por un tren metropolitano el cual no usa porque de nada le sirve viviendo en Mayagüez.  Así podemos mencionar el Centro de Convenciones (del Mesías) Pedro Rosselló,  El Coliseo José Miguel Agrelot “Choliseo” y otros centros de diversiones que requieren transportarse al sitio y tambien pagar bien caro sus eventos. La Autoridad Metropolitana de Autobuses de transportación pública también la pagan todos los habitantes de la isla, pero solo lo disfrutan los que viven en San Juan, Bayamón y Carolina.  Ese servicio de transportación no llega a Ponce, ni a Salinas, ni a Fajardo. El resto tiene que resolverse con una cuchufleta de carro, en bicicleta, a caballo, en UBER y en Taxi.

Si vemos a Vieques y Culebra, hay más discrimen y abandono. Se nota que todavía no hay energía eléctrica de la AEE porque el cable que va por abajo del mar sigue partido.  O sea, la energía es súper cara porque usan unas súper plantas de gasolina que en algún momento dejaran de funcionar.  A penas, luego de un año se alquilaron cuatro (4) lanchas privadas a un precio millonario para transportar gente a las islas municipios.

¿Pero por que ha sucedido este fenómeno de una tierra con dos cabezas? Sospechamos que es porque la mayoría de los legisladores de Puerto Rico que están a cargo del poder y que llevan muchos años en la legislatura son del área metro y aprueban estos proyectos para beneficiar a sus votantes. Por eso es que doña Pancha y Don Jacinto de Utuado y Jayuya no pueden disfrutar de estos proyectos modernos.  Todavía para divertirse tienen los de la isla tienen que ir a la iglesia y sentarse en el banco de la plaza o ir a chinchorro mas cercano a comerse un bacalaíto con un Maví. También, se pueden sentar a ver Netflix en su televisor como remedio.

Podemos observar que a pesar de que se ha discriminado contra los pueblos lejanos de San Juan y el área metropolitana, tambièn podemos observar que el crimen está subiendo en el área metropolitana por la falta de empleo, la droga adicción y la falta de servicios educativos de calidad. Por lo menos en el campo todavía no hay tanto crimen por temor quizás a un machetazo o que la gente los tire al rio si los coge haciendo fechorías.

Mientras todo esto ocurre, el gobernador de Puerto Rico, aun en contra de la Junta de Control Fiscal, pretende mitigar y engañar a pueblo dándole el bono de navidad para algunos de los empleados del gobierno. El gobernador defiende esta dadiva justificándola como un diferencial de sueldo en comparación con los estados de la nación americana.  O sea, como allá ganan más que acá nos merecemos un bono de navidad. Ese disparate es increíblemente engañoso no justifica la acción cuando la isla está en quiebra.

Por otro lado, el Sr. Pesquera – jefe del Departamento de Seguridad Publica, dijo públicamente que no hay dinero para dar el bono de navidad a todos los miembros de la policía de Puerto Rico. 

Es posible que si trabajas en el área de San Juan, con el Senado y la Cámara de Puerto Rico recibas el bono de navidad.  Si trabajas en otra institución en “la isla”, está en veremos si no lo han dado todavía.

La Junta de Control fiscal le mandó una carta al gobernador de Puerto Rico diciendo que el bono de navidad no estaba en el plan entregado a la junta y que debería explicar de donde van a salir los fondos.

Como vemos, San Juan y la isla son dos mundos distintos.  Uno con bono y otro sin bono. Uno con Plaza las Américas y otros con el Pulguero más cercano.

Como dice el Sr. Pesquera, “Todo es cuestión de Percepción”.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorNÓMADAS DE LA CULTURA
Artículo siguienteCancilleres de Iberoamérica celebran reunión previa a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno
Dr. Edgar León
El Dr. Edgar León es graduado de la Universidad de Puerto Rico y tiene una maestría en Tecnología y Educación de la Universidad del Estado de Michigan. Con un doctorado en Aplicaciones de Computadoras, Tecnología y Administración de Universidades en el Michigan State University. Trabajado como Consultor del Departamento de Educación en Michigan. Ha sido productor de televisión de Tecnología en WORA Canal 5 de Mayagüez. Escrito varios libros que están publicados en Amazon Kindle. “Puerto Rico Duerme”, “Puerto Rico Algarete”. Sus artículos periodísticos han sido desplegados en periódicos regionales y el Instituto Julian Samora de Michigan State College en donde también ha impartido cursos de Tecnología a nivel graduado. Trabajado como caricaturista editorial y escritor para periódicos locales e internacionales. Luego de 27 años en como educador en Michigan fue contratado como Investigador, Director de Educación Continua y profesor de Tecnología en la UPR Recinto de Mayagüez. En la actualidad es profesor a tiempo parcial en la Caribbean University – Ponce, ofreciendo cursos doctorales de tecnología.