Cuestionan viaje de Rosselló a Sudamérica y sus acciones gubernamentales

El Gobernador a principios de su mandato cerró la Oficina Comercial de Puerto Rico en Colombia alegando que las relaciones con este país y Sudamérica eran innecesarias

0
438

(San Juan, Puerto Rico) En lo que parece ser un hábito cada vez que se avecina un conflicto en el país, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares hizo sus maletas y se fue para Colombia para participar en la toma de posesión del presidente electo del país sudamericano, Iván Duque, antes de desplazarse a Argentina para apoyar una misión comercial de empresas puertorriqueñas. El viaje, según Fortaleza, es necesario para fortalecer las relaciones comerciales entre la Isla y Sudamérica.

El viaje del Gobernador incluirá además una escala en Buenos Aires junto a la primera dama, Beatriz Rosselló, quien será reconocida en la undécima Cumbre Internacional de Jóvenes Líderes. Rosselló Nevares participará además reuniones con altos funcionarios argentinos para incentivar el comercio, potenciar relaciones políticas e incluir a Puerto Rico en proyectos de desarrollo económico en la región del Cono Sur. Fortaleza anunció también que Rosselló dictará una charla durante una sesión del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales sobre el potencial de los latinos en la política electoral estadounidense.

Las declaraciones de Fortaleza en referencia al viaje azuzó un avispero en el país porque el Gobernador a principios de su mandato cerró la Oficina Comercial de Puerto Rico en Colombia alegando que las relaciones con este país y Sudamérica eran innecesarias.

“Ricardo Rosselló no sabe lo que quiere”, afirma Carmen Vélez de Lajas. “Cambia constantemente de parecer, quedando en ridículo y haciendo lucir a su gobierno como uno de improvisación y políticas fallidas”.

El menosprecio de Rosselló Nevares sobre las relaciones con otras naciones latinoamericanas era evidente a principios de su mandato. La política ha sido modificada según se ha visto echado a un lado por los funcionarios estadounidenses.

“Rosselló Nevares es menospreciado por los políticos estadounidenses por sus constantes mentiras y lucir como un pedigüeño”, expresa James Soto, puertorriqueño radicado en Orlando. “Ha proyectado una imagen negativa de los boricuas. La gente ve a Puerto Rico como un “welfare state” en espera de ser redimidos por el Congreso.

“El Gobernador y el Partido Nuevo Progresista son los peores enemigos de la estadidad”, asevera José Vélez de Austin, Texas. “Todo lo que hacen nos aleja más de la estadidad y nos hunde en la miseria de la colonia”.

“Destruyeron el Estado Libre Asociado, pensando que era un obstáculo para su fin, pero no estaban preparados para el rotundo rechazo del Congreso, que por primera vez ha expresado abiertamente que la estadidad no cuenta con los votos entre los congresistas”, añade Vélez.

Pero estos no son las únicas críticas que ha recibido al Gobernador.

La visita a Colombia ocurre en momentos en que se da inicio a un año escolar problemático, cargado de cuestionamientos y alegatos de mal uso de fondos en el sistema.

“Este viajecito oficial no debe sorprendernos”, indica Carlos González de San Germán. “Lo hizo durante las Olimpiadas, mientras el país debatía el sueldo descabellado de un director ejecutivo en la Autoridad de Energía Eléctrica. Ahora que iniciamos un año escolar cargado de irregularidades la mejor forma de decir su acostumbrad no sé es irse de paseo”.

 “La visita del gobernante es irrisoria”, sentencia John Vázquez de Yabucoa.  “El país se ahoga en mil problemas, los políticos estadounidenses se burlan de él y lo califican de inepto y mentiroso y se atreve a dictar una charla sobre influencia política de los latinos en Estados Unidos”.

“Tal vez se invente algunas mentiras como hizo sobre el Dr. José Celso Barbosa”, añadió Vázquez.

El comentario de Vázquez está relacionado con la falsa representación que hizo el Gobernador sobre la vida del prócer, considerado el padre del movimiento anexionista puertorriqueño, ante la reunión de la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), organización que advoca los derechos de los afroestadounidenses, cuando buscaba su apoyo por la estadidad para Puerto Rico. Entre la desinformación ofrecida por Rosselló estuvo que Barbosa había sido rechazado por la Universidad de Puerto Rico por su color, cuando el prócer se graduó como médico en Michigan en 1870 y la Universidad de Puerto Rico se estableció en 1903. Rosselló además indicó que Barbosa emigró desde África cuando nació en Bayamón y que el país nunca lo aceptó por su color, cuando Barbosa, junto a Luis Muñoz Rivera, son considerados los líderes políticos más influyentes del último decenio bajo el dominio de España y los próceres de la transición hacia el coloniaje estadounidense.

Para colmo, el Secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, expresó el pasado sábado que su departamento no sabía que uso le daría a la famosa guagua blindada que el Gobernador se había mandado a construir en Texas por la bagatela de $250,000.  A esta situación se le añade la investigación de la Cámara de Representantes sobre el manejo de cadáveres por el Negociado de Ciencias Forenses, del cual Pesquera es el máximo representante.

Otros escándalos que surgen durante el viaje del Gobernador tiene que ver con Christian Sobrino, su asesor y representante en la Autoridad de Energía Eléctrica, quién aparentemente jugó un papel importante en los grandiosos sueldos de los funcionarios de la autoridad pública y en el famoso acuerdo entre la Junta de Control fiscal y los bonitas que encarecerán la energía eléctrica.

“Todos los entuertos del gobierno están atados de alguna forma a Sobrino. La gran pregunta aquí es, le miente Sobrino a Rosselló o este ha estado al tanto de todo aquello que asegura desconocer”, puntualiza María Lluberas de San Juan.

Los electores se muestran molestos por las acciones del Gobernador, incluyendo miembros de su propio partido.

“Me avergüenzo de ser penepé”, expresó Ana, que pidió no se usara su apellido por temor a represalias de sus correligionarios. “Esta administración es un engaño. Mienten constantemente, gastan como si no estuviéramos en quiebra y actúan como si fueran dueños del país y no servidores públicos”.

Las acciones del Gobernador están afectado a otros oficiales electos. El Partido Nuevo Progresista está dividido en cinco facciones, la de los seguidores de Rosselló Nevares; el grupo del presidente del Senado, Tomás Rivera Schatz; el de la Comisionada Residente, Jennifer González; el del Comité del Partido en Hato Rey y la vieja guardia incrédula ante la mediocridad y desfachatez imperante.

La administración está a mitad de su camino y a 16 meses del inicio de la campaña electoral. Las acciones de Rosselló Nevares y su equipo determinarán el futuro del partido en las urnas electorales en noviembre de 2020.