Chef de Pastelería Pablo Antonio: un apasionado del chocolate

0
2230

Pablo Antonio, es un destacado Chef de Pastelería, que a pesar de su juventud ha tenido grandes logros en y fuera de su natal Puerto Rico del cual emigró hace tres años buscando evolucionar en su carrera y llevarla a otro nivel.

 

Pablo ama lo que hace y en especial es un apasionado del chocolate, demostrándolo así en el ¨Pabellón de Exhibición¨ del Palacio de Recreación y Deportes de Mayagüez en días pasados. Creando ante el gran público una deliciosa escultura con chocolate blanco y negro que luego obsequió a los presentes, quienes quedaron más que complacidos.

Cuenta que aunque ha tenido grandes logros, entiende que no le ha sido fácil pero va por buen camino, sin ponerse límites. Sobre los Festivales de Chocolate, donde obtuvo el segundo lugar en la Competencia de Chocolate en la Florida el año pasado, explica que «en este tipo de actividad se trabaja de manera artística y abstracta porque el chocolate se puede manipular y la gastronomía es un arte”.

“Es una experiencia espectacular volver a mi isla a hacer lo que amo y la razón por la que salí de ella fue para seguir preparándome profesionalmente. Regresar con un talento especializado y con nuevos adquiridos. Demostrarles a los puertorriqueños que todavía hay mucho que hacer y profesionales que desean seguir aprendiendo de la industria del chocolate”, indica sobre su experiencia en el Festival.

Su especialidad son mayormente los postres por lo que se le conoce como un Pastry Chef” o “Chef Pastelero”, especializado en chocolate.

Sobre la controversia que siempre ha existido sobre el chocolate si es negro o blanco, manifiesta; “El chocolate blanco sigue siendo chocolate porque se hace a base de manteca de cacao mezclada con leche y azúcar, que es el que sostiene el chocolate blanco, tiene cacao pero en manteca porque es la semilla molida. En mi área demostrativa se explica el procedimiento para obtener el cacao. Una vez tu abres la vaina que es la semilla del cacao, tiene una telita blanca, hay gente que no lo sabe;  eso se chupa y tiene un sabor ¡espectacular! Es dulce, bien rico, la textura es como chuparse una quenepa».

«De ahí, eso se puede poner en agua hirviendo y hacer un té con eso, lo dejas curando de un día para otro y obtienes lo que se llama: refresco de cacao. Es una bebida que tiene anti oxidantes, muchas vitaminas y bien refrescante. Si te la tomas fría luego de hacer ejercicios o de cortar la grama, verás que es bien refrescante. Si no voy a hacer el refresco, lo que hago es que esa semilla la ponemos en una caja de madera de 3 a 4 días depende la intensidad que se quiera el chocolate».

«El chocolate no nace dulce, nace bien amargo e incluso, cuando se pica una semilla de cacao acabándola de sacar de la vaina, es violeta y ahí se puede ver lo intenso y el sabor que es bien fuerte. Los Mayas lo usaban para sus bebidas y Moctezuma antes de sus rituales.  Lo molían, echaban canela, pique y de ahí sacaban su bebida de chocolate».

«Si no voy a hacer la bebida, luego que lo fermento hasta 5 días se lleva al molino. Luego de fermentarlo se lleva a tostarlo y se deja secando por 5 días consecutivos de sol, si llueve en uno de esos días, hay que taparlo con una lona y  cuando vuelva a salir el sol, volver a ponerlo por 5 días consecutivos frente al sol. Luego de secarlo, se lleva a descascararlo al molino a moler y luego agregas los sabores.  Luego comenzamos a agregar el azúcar, canela, clavos, depende la preparación que quieran, el sabor y el azúcar se le agrega en ese momento del molido a mano, en una piedra. Cuando son máquinas son rolillos moliendo ese chocolate y creando una pasta».

 

Estos Festivales de Chocolate son todo un proceso artesanal que me llenan de satisfacción. Conlleva mucha práctica, preparación y conocimiento. En estas competencias los que nos dedicamos a esto profesionalmente,  seguimos a muchos chocolateros a nivel mundial que nos sirven de inspiración y como modelos a seguir. No está mal imitar y practicar con las ideas que puedan tener otros, pero en las competencias se evalúa mucho la originalidad. Cuando quieres hacer algo y tienes una meta, no hay dificultad ni nada que te impida hacerlo”.

-¿Cuál chocolatero admiras?

-Yo sigo mucho a un chocolatero mexicano de nombre José Ramón Castillo, lo digo dondequiera que voy y lo sabe. No estudió repostería, comenzó en un restaurante francés donde veía al chocolatero del restaurante tirando el chocolate sobre el mármol, le llamó la atención, se le acercó y le dijo que quería aprender y por ahí mismo siguió. El año pasado fue reconocido por la ‘’Salud Di Chocolat’’ que es un lugar en Francia donde en octubre de este año tienen una competencia llamada ‘’World Chocolat Master’’ donde van chocolateros de todas partes del mundo a competencia de una semana donde se trabajan postres, esculturas de chocolates, bombones, etc., y ahí fue reconocido como el mejor chocolatero del mundo  y espero verme ahí en unos años.

-¿Cuáles son tus planes futuros?

Mis planes futuros, si Dios me lo permite, en tres o cuatro años estaré abriendo mi Bakery: Huellas Bakery. Mi intención principal dentro de todo esto es dejar una huella en las personas, no solamente a través de la comida, sino, también a nivel personal. Dejar una marca para que cada vez que quieran algo dulce puedan pasar una buena experiencia y se acuerden de este servidor.

-¿Dónde estás localizado?

-Trabajo para Rosen Shingle Creek que es un hotel que queda en la Universal de Boulevard (en Orlando), cerca de la International Drive, es una cadena de 7 hoteles y yo trabajo en el que mencioné: en Rosen Shingle Creek pero vivo en el área de Kissimmee.

-¿Qué mensaje le darías a los jóvenes puertorriqueños en este momento que estamos pasando por tantas cosas?

– Que no se rindan, que María o cualquier otra situación que haya pasado no fue un ‘’stop’’ ni fue un hoyo, al contrario; fue un trampolín para todos aquellos que realmente tengan la visión de seguir evolucionando, la visión de echar hacia adelante. Esas experiencias son trampolines. Mi lema y mi filosofía de vida es: VIVIR UN INGREDIENTE A LA VEZ. Para mí los ingredientes son las experiencias. Cada ingrediente tiene su particularidad, una esencia; si tú los pones uno a la vez dentro de la olla, va a crear una experiencia a la hora de comer, que si los tiras y mezclas todos a la misma vez.  Cada experiencia tiene una enseñanza y eso es lo que realmente yo le digo a la gente: vive tu vida o un ingrediente a la vez.