Borges regresa a Ecuador 40 años después

0
770

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana invitó el pasado 13 de noviembre a los actos que ha organizado en torno a la figura y a la obra del escritor argentino Jorge Luis BORGES en la XI Feria Internacional del Libro y la Lectura 2018 (Centro de Convenciones Bicentenario, pabellón de Quito).

La cita para los amantes de la literatura se inició a las 17hs con la conferencia ‘Borges y el Laberinto de los monstruos’ del crítico literario argentino Pablo La Padula, venido especialmente de Buenos Aires para reunirse con el público ecuatoriano, gracias al aporte de la Secretaría de Cultura del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito.  La Padula ofreció dejar de lado por un par de horas sus preocupaciones de política internacional, aflojarse la corbata y compartir su visión intima de lector insaciable de la obra de Borges. Lo hizo con dos referentes del mundo de la literatura de nuestro país, los escritores Leonardo Valencia y Antonio Correa, fundador-editor del Círculo de Lectores y promotor de la visita en 1978. Como moderador estuvo Pablo Corral Vega, secretario de Cultura, y Susana Nicolalde quien dio lectura de una selección de poemas.

Al final de la tarde, el canciller Valencia hizo el lanzamiento del libro ‘Un Espejo en el tiempo. Borges en Ecuador a 40 años de su visita’, edición conjunta con el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), que recupera el archivo del fotógrafo chileno Jorge Aravena Llanca en el marco de una muestra fotográfica ubicada en el hall de entrada. Finalizada la FILL18, la muestra recorrerá varias provincias del país.

La visita de Jorge Luis Borges al Ecuador (1978) se dio en el marco de una especial coyuntura política. Ecuador vivía los últimos meses del triunvirato militar, que había iniciado un proceso para entregar el poder y retornar a la democracia. La presencia del autor de El Aleph permitió al país abrirse al mundo literario y generó una gran expectativa entre los estudiantes universitarios, intelectuales y escritores de la época. Estos actos se unen a la visita de María Kodama en julio de este mismo año, invitada por la Feria del Libro de la PUCE, a fin de exaltar la figura y el legado del gran Borges en nuestro país.