<!--:es-->BIPOLARIDAD<!--:-->

BIPOLARIDAD

Es una condición médica de la que en los últimos años se ha dado a conocer con mayor frecuencia, aunque la misma es un desorden antiguamente conocido como el trastorno maniaco-depresivo o la psicosis maniaco-depresiva. Estos estados de ánimo fluctúan en la persona de forma cíclica e inconsistente, en la que por momentos sufre de una depresión grave o crónica, y de repente puede presentarse totalmente eufórico. La bipolaridad es un desorden en la que el individuo que la padece presenta unas manifestaciones extremas de dos estados.
Uno de los indicativos principales de una persona que padece de bipolaridad es que la misma presenta estos polos de forma extrema y exagerada. La persona puede sufrir de episodios de depresión severa en ciclos promedio de entre una a dos semanas, y luego pasa a un episodio de euforia extrema en ciclos de la misma duración en promedio.

 
Estadísticas
Algunos estudios antiguos indicaban que existía una alta relación de personas bipolares en grupos de niveles altos de inteligencia o en personas muy talentosas y educadas. Sin embargo, no existe una prueba certera para que este dato sea cierto. Es muy probable que este mito se haya manifestado debido a que se han mencionado muchas figuras conocidas en la historia y de la actualidad que pueden haber padecido, o padecen de la condición. Figuras como Abraham Lincoln, Beethoven, Van Gohgh y otros, pudieron haber padecido de este trastorno. Figuras de la farándula local y políticos de la actualidad, también se han mencionado como parte de este grupo.

 
Síntomas

El Trastorno Bipolar puede ser diagnosticado por un profesional de la salud mental. A continuación detallamos varios de los síntomas que se manifiestan tanto en el polo depresivo como en el maníaco. Sin embargo, es importante señalar que solamente un profesional de la salud mental puede hacer un diagnóstico exacto y ayudarlo a recuperarse de esta condición.

En términos generales, en este polo se manifiestan los síntomas comunes de la depresión, pero de forma intensa y extrema. Los siguientes síntomas deben estar presentes hasta por periodos de dos semanas. Entre los más comunes se encuentran:
 

Falta de interés o placer
Sentimientos de tristeza y vació constante
Irritabilidad en algunos casos (mayormente en adolescentes)
Pérdida o aumento de peso significativo sin dieta alguna
Cambios en los patrones de sueño, tanto como insomnio o dormir demasiado
Lentitud en los movimientos y expresiones pausadas
Dificultad para concentrarse
Fatiga o pérdida de energía, cansancio extremo
Sentimientos de culpabilidad
Pobre autoestima, sentimientos de minusvalía
Dificultad para tomar decisiones
Pensamientos de muerte y/o suicidio con o sin plan definido

En términos generales, en este polo se manifiestan los síntomas de un estado anímico anormal o persistentemente elevado, al punto de que lo lleva a un grado de irritabilidad e intolerancia por parte de quienes lo rodean.

 

Estos síntomas están presentes mayormente en ciclos de por lo menos una semana. Entre los síntomas más comunes se encuentran: 

Autoestima exageradamente alta, delirios de grandeza
Poca necesidad de sueño (con dos o tres horas de sueño la persona se siente que ha descansado lo suficiente)
Hablar demasiado, de forma persistente
Expresión de ideas al grado acelerado en que surgen los pensamientos
Distracción persistente, su atención se torna en aspectos poco importantes
Aceleración exagerada en los movimientos
Incremento en actividades específicas al grado de ser compulsivas, como lo son eventos sociales, exceso de trabajo
Hipersexualidad, actividad sexual de forma anormal y exagerada
Comportamiento hostil y/o violento

Realizar actividades en las que se puede ver en dificultades o en peligro, como por ejemplo, compras excesivas, despilfarro de dinero, obsesión por los juegos de azar, transacciones de negocios absurdas, uso de drogas o alcohol de forma desmedida, indiscresiones sexuales, entre otros
Existen otros “polos”, dentro de los dos más comunes descritos anteriormente, los cuales se conocen como el
polo hipomaníaco y el desorden mixto.

 

 

Desorden mixtopolo hipomaníaco
El polo hipomaníaco es una antesala al episodio maníaco o eufórico, aunque no siempre se manifiesta en las personas bipolares. Este estado usualmente dura cuatro (4) días en promedio antes de que la persona sufra de un episodio maníaco en su totalidad. Los síntomas no se manifiestan con la intensidad y profundidad del estado maníaco, y no producen tantos inconvenientes con las personas que le rodean.
El desorden mixto es mayormente una manifestación de ambos polos, creando un ciclo rápido y de cambio abrupto y repentino. En algunos casos, los cambios entre un polo y el otro pueden ser de hasta minutos. El tratamiento tiende a ser más prolongado y complicado. Afortunadamente, estos casos no son tan comunes en comparación a las otras características de la condición.
Es importante señalar, que muchas veces los cambios de un polo a otro se relacionan con eventos y fechas especiales como los cumpleaños o aniversarios, o con momentos de un significado simbólico psicológico. También pueden verse cambios por temporadas como los son durante la primavera o el invierno.

 
Causas
Se han realizado muchas investigaciones relacionadas al Trastorno Bipolar, aunque todavía no existe una causa totalmente definida para que surja.

 
Tratamiento
El tratamiento para el Trastorno Bipolar es sumamente importante, ya que un tratamiento deficiente o inapropiado puede llegar a ser una de las condiciones psiquiátricas más devastadoras y catastróficas en la persona que la padece.

 

Estos medicamentos también se conocen como estabilizadores del ánimo. Algunos ejemplos son el Depakote, Tegretoln y Neurontin. Mientras la persona sufre del polo maníaco, se les recetan y los Gracias a las investigaciones y avances de la medicina, el Trastorno Bipolar ya se puede catalogar como una condición tratable, y en muchos casos, la persona que la sufre puede recuperarse totalmente y volver a tener una vida plena y normal. Existen varias alternativas de medicamentos antidepresivos conocidos como

 
Carbonato de Litio
(Un tipo de sal natural) para el mejoramiento y el control de los síntomas de bipolaridad, ya que es una sustancia relativamente económica, haciéndolo un tratamiento accesible para las personas que sufren la condición. Sin embargo, no se ha podido probar a ciencia cierta que una deficiencia de litio en sangre resulte en la causa principal de bipolaridad. Una mera muestra de sangre para determinar los niveles de litio en una persona no es prueba suficiente, ni tampoco la única fuente para diagnosticar esta condición. Se requiere de un monitoreo constante y pruebas de sangre de forma periódica para poder determinar la dosis necesaria que la persona necesita. Los doctores la utilizan con mucha frecuencia.

 

Esto puede hacer la diferencia para una recuperación total y completa. Además del tratamiento con medicamentos, es necesaria una hospitalización en una institución psiquiátrica durante las primeras fases del tratamiento, dependiendo del grado de severidad de la condición. En algunos casos este factor es vital para la pronta recuperación y para que el tratamiento sea exitoso. Tampoco podemos pasar por alto la ayuda y apoyo espiritual que un sacerdote, pastor y/o ministro puede proveerle durante el proceso de recuperación. Una actitud y mentalidad positiva es muy importante para la pronta recuperación.
La persona que sufre de la condición comenzará a sentir una mejoría considerable entre cuatro (4) a seis (6) semanas luego de comenzar a tomar sus medicamentos.
Para que los resultados y la recuperación sea más rápida y exitosa, la psicoterapia tanto individual como grupal, juega un papel vital durante el tratamiento y es de mucha ayuda cuando la persona está en la fase depresiva. A medida que la persona va estabilizando su estado de ánimo, la psicoterapia es fundamental y una parte integral del tratamiento. Con la psicoterapia la persona bipolar puede recibir información, orientación sobre su condición, así como herramientas para identificar síntomas y para manejar su comportamiento.

Como dato adicional, es importante recalcarle al paciente bipolar que:
*BUSQUE AYUDA*

Dr. Miguel Cruz López PhD, A.B.M.P.
Edf. La Palma
Ofc. 4-D
Mayagüez, P.R.

Tel: (787) 832-0881

Share