Bebidas: ¿Cómo se guarda el vino?

0
1868

¿Cuántas veces hemos escuchado que “cuanto más viejo, el vino es mejor? Les apuesto que miles de veces, pero esto no es cierto, por lo menos no para generalizarlo.

El vino está vivo: nace, crece y muere. Pero ahí viene el tema: ¿cuándo muere? No se imaginan la cantidad de botellas muertas que me han ofrecido para beber, ¡para morirse! Normalmente lo hacen como un halago, abren una botellas de hace un montón de tiempo y suponen que está bien, pero a la hora que lo beben ahí viene la sorpresa. Por lo tanto, si tienen guardado el vino de su matrimonio, este tendrá un valor sentimental, y nada más que eso porque lo más probable es que esté muerto.

Sin embargo, hay pocos vinos que sí tienen la característica de mejorar con los años, siempre y cuando sepamos cómo guardarlo.

Como les mencioné, el vino está vivo, por lo tanto necesita de ciertas condiciones de almacenamiento, no en la alacena de la cocina o en cualquier armario.

Estas son las características necesarias:
Vamos a empezar con la luz. La bodega tendrá que ser oscura, ya que la luz solar o ultravioleta no son buenas para el vino. Si alguna vez han entrado a una bodega de vino, se darán cuenta que estas están oscuras. Si no lo está, ya saben cómo estará el vino.

El segundo aspecto es la humedad. Esta debe ser de 55 a 70 %. Luego está el movimiento: El vino deberá de estar tranquilo, los cambios de movimientos lo alteran, los viajes largos también. En otra palabra, al vino también le da “jet lag”. Al igual que las personas, después de un largo viaje, el vino necesita unos días para reponerse.

Lo cuarto que se debe hacer es mantenerlo en posición horizontal. Hay veces que se dejan las botellas de vinos en el bar y ese es un gran error, ya que cuando la botella está de pie, el corcho se seca, se comprime y permite que entre oxígeno (que, como sabemos, es el peor enemigo de vino). Las botellas hay que guardarlas en posición horizontal, echadas, para que el líquido esté en contacto con el corcho, este se expanda e impida la entrada de oxígeno en la botella.

La quinta característica, y la más difícil, es la temperatura. Como todo ser vivo, el vino tiene unas condiciones en las que se siente más a gusto. Esta es entre 7 y 12 grados centígrados. Pero, claro, se dirán “en mi casa no hace tanto frío”, y es verdad: de forma natural no conseguimos estas temperaturas, por eso digo que es lo más difícil. Ahora, si no pueden conseguir esta temperatura, lo mejor es una temperatura más alta pero constante. El truco está en la constancia, lo peor son los cambios bruscos de temperatura y lo más recomendable, si tienen unas buenas botellitas de vino, es comprarse un ‘wine cellar’, que son como unos refrigeradores y los hay de todos los tamaños.

Bueno, ahora que ya saben cómo cuidar su vino, o se compran el ‘wine cellar’ o lo compran para consumirlo inmediatamente, ¡o les invitan a todos sus amigos vino muerto!

Hay que tener cuenta que cuanto más alta es la temperatura en la que se guarda, más rápido envejecerá el vino.