Arrestos Federales sacuden Gobierno de Puerto Rico

0
287

Entre los detenidos están la exsecretaria de Educación y la exdirectora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud

(San Juan, P.R.) Una compungida Rosa Emilia Rodríguez, jefa saliente de Fiscalía Federal en Puerto Rico, se dirigió al país para detallar los 32 cargos que pesan contra seis individuos asociados a la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

«Da vergüenza», dijo una devastada Rodríguez. “Es una pena que veamos este tipo de esquema una vez detrás de otra. Es una pena porque hay mucho por hacer por Puerto Rico y estos acusados se lucraron, buscaron beneficiarse para seguir con sus intereses personales y no pensaron que podían ayudar y estaban en una posición de ayudar a Puerto Rico… Da vergüenza”.

Esta madrugada, oficiales del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en colaboración con oficiales de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud (OIG-HHS) y el Departamento de Educación federal arrestaron a la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, la ex directora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Ángela “Angie” Ávila y al presidente de la firma BDO Puerto Rico, Fernando Scherrer. Keleher fue arrestada en la ciudad de Washington D.C. También fueron arrestadas las amigas y asociadas de Keleher, las hermanas Mayra y Glenda Ponce Mendoza.

Alberto Velázquez Piñol, contratista de BDO, amigo del exgobernador Luis Fortuño y supuesto asociado a personas muy allegadas al Gobernador, se entregó al FBI en Connecticut, donde reside.

Un gran jurado federal acusó a los imputados por conspiración para cometer fraude, robo, fraude electrónico, lavado de dinero y conspiración para lavado de dinero. Los acusados, supuestamente, se apropiaron de $15.5 millones, de los cuales $13 millones corresponden al Departamento de Educación y $2.5 millones al esquema en ASES. En el caso de las hermanas Ponce, contra Glenda pesan un cargo por fraude electrónico y un cargo por conspirar para cometer fraude mientras que contra Mayra pesan tres cargos de fraude electrónico y un cargo por conspirar a cometer fraude.

Velázquez Piñol cobraba comisiones por conseguir contratos que fueron utilizados por los acusados para promover la conspiración, señala la acusación federal.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares, quien estaba de vacaciones en Francia con su familia, tras presiones de los líderes de su partido, anunció su retorno al país para enfrentar la situación.

En un comunicado escrito Rosselló dijo que “mantener la confianza del pueblo en las instituciones de gobierno es un desafío constante que tenemos todos los que laboramos en el servicio público. Esa confianza se lacera cuando funcionarios públicos o relacionados, son acusados de delitos de corrupción. Como sociedad debemos rechazar todo comportamiento al margen de la ley, ya sea en el servicio público, en el sector privado, o en cualquier actividad.

“Como gobernador asumo la responsabilidad y el compromiso de combatir ese mal en todas las instancias, hasta lograr hacer de Puerto Rico un ejemplo de los valores y principios sobre los cuales se construya una sociedad más justa, digna y productiva”, aseguró Rosselló.

La clase política del país se ha mostrado apesadumbrada por lo ocurrido, atemorizada ante las posibles reacciones del gobierno federal y el impacto que esto tendrá sobre el electorado.

“Hoy es un día muy triste para Puerto Rico”, expresó el senador del Partido Popular Democrático (PPD), Eduardo Bhatia, en un programa radial. “Nadie, sin importar el partido político, puede alegrarse de lo que ha ocurrido hoy. Esto nos afecta a todo. Debemos mirarnos al espejo y preguntarnos si somos o no corruptos”.

“El Gobernador no puede negar que no sabía de estas situaciones porque esta administración es muy restrictiva y controla los contratos. La Legislatura debe tomar acción inmediata sobre lo que ha ocurrido hoy, no se puede esperar a las elecciones”, añadió.

El presidente del Senado, Tomás Rivera Schatz, hizo un llamado al alto liderazgo del Partido Nuevo Progresista para reunirse y enfrentar inmediatamente la crisis gubernamental y política que ha surgido tras los arrestos efectuados por el FBI.

Haciendo eco al llamado de Rivera Schatz, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, invitó al primero a reunirse hoy a las 2:00 de la tarde.

“Ante los sucesos de hoy, he invitado al Presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, a una reunión esta tarde a las 2 en mi oficina para discutir lo sucedido y que vamos a hacer para seguir trabajando por el pueblo, como hemos hecho”, expresó Méndez en un comunicado escrito.

El precandidato a la gobernación de Puerto Rico por el PPD, Carlos Delgado Altieri, indicó que Carlos Méndez debe iniciar un proceso de residenciamiento del Gobernador debido a “los escándalos de corrupción que se han develado en las últimas semanas y que abonan a la desconfianza que el país tiene sobre el gobierno de Ricardo Rosselló”. El escándalo de corrupción que sacude a la administración Rosselló Nevares aviva los recuerdos de lo sucedido durante la administración de su padre el exgobernador Pedro Rosselló González. En ese entonces los casos de corrupción estuvieron asociados a robos para las arcas del PNP. El caso más resonado de la administración Rosselló González fue el del secretario de Educación, Víctor Fajardo, quien cumplió cárcel.

El abogado y analista político, Jay Fonseca, cuestionó el papel de Elías Sánchez, amigo de Rosselló Nevares y asesor gubernamental que representó al Primer Ejecutivo en el Comité de Transición y ante la Junta de Supervisión Fiscal, en estos esquemas.

“Elías Sánchez tuvo acceso a información privilegiada y estuvo detrás del nombramiento de Julia Keleher a la Secretaría de Educación”, dijo Fonseca. “Pregúntele señor Gobernador si Julia no le enviaba los contratos a Elías para su aprobación”.

El analista denunció también que el Gobernador no puede alegar desconocimiento de causa porque ha salido a la luz pública que varias personas le llamaron la atención sobre estos esquemas.

Por su parte, Douglas Leff, director del FBI en Puerto Rico, luego de agradecer a la ciudadanía por su cooperación en este caso, expresó que “nuestra misión continúa”, aduciendo a próximos arrestos.