Arrestan exfuncionarios federales de FEMA por fraude con contratos de Energía Eléctrica.

0
667

(San Juan, PR.) Mientras la gobernadora Wanda Vázquez Garced se encuentra en Washington D.C. en busca de mejorar la imagen del gobierno local, la fiscalía federal anunció arrestos de exfuncionarios federales relacionados con un esquema fraudulento por $1, 800 millones en contratos a Cobra para la reconstrucción del sistema energético luego del paso de los huracanes Irma y María.

Los arrestados son la ex directora regional de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Ahsha Tribble; el expresidente de Cobra Aquisitions, Donald Keith Ellison; y Jovanda Patterson, exempleada de FEMA.

Los tres acusados enfrentan 15 cargos por: conspiración para cometer soborno, fraude en los servicios honestos, fraude de fondos federales para desastres, violaciones a la Ley de Viajes, declaraciones falsas, conflictos financieros personales y fraude electrónico.

Tribble y Ellison además enfrentan un cargo por confiscación. Tribble fue detenida en Florida y Ellison en Oklahoma.

Contrario a otros arrestos, los nombres de los aprehendidos no se revelaron hasta la conferencia de prensa ofrecida por la fiscal Rosa Emilia Rodríguez.

Rodríguez explicó que, entre octubre de 2017 y abril de 2019, Tribble y Ellison desarrollaron una relación “estrecha” en la que el segundo le proveyó a la primera objetos de valor para influenciar a la exfuncionaria a que tomara acciones afirmativas para que Cobra obtuviera el contrato para restablecer el servicio eléctrico. Ambos acusados “viajaban juntos, se quedaban en el mismo cuarto en hoteles…en ese sentido a buen entendedor pocas palabras”, dijo la jefa interina de la Fiscalía Federal.

“La señora tenía una posición tan alta en FEMA y por sus actos fue teniendo más autoridad y tenía a cargo todo lo que tenía que ver con la AEE (Autoridad de Energía Eléctrica). Lo que ella decía era ley…los empleados insistían en que podían hacer los trabajos, pero se le daba a Cobra”, expuso Rodríguez.

La investigación criminal dio a conocer que el presidente de Cobra pagó a Tribble un viaje en helicóptero por Puerto Rico, la ayudó a conseguir un lugar en Nueva York, así como boletos para diversos viajes, le brindó seguridad personal, estadía en hoteles, acceso a una tarjeta de crédito y un apartamento en San Juan.

La fiscal también expresó que el esquema llevó a pagar más de lo debido por trabajos que los empleados de la AEE hubiesen hecho por menos dinero. Reconoció que los ejecutivos de Energía Eléctrica cuestionaron las decisiones, pero el temor a perder los fondos los llevó a acatar las decisiones de la exempleada de FEMA. Este fue el caso en febrero de 2018 luego de que hubiera una explosión en el Centro de Transmisión de la AEE en Monacillos que dejó a miles sin el servicio de energía eléctrica. Aunque los empleados de la AEE podían reparar Monacillos, Tribble insistió en que se contratara a Cobra e incluso les dijo que, si no usaban a Cobra, FEMA no desembolsaría los fondos para la reparación.

En el caso de Patterson, renunció a FEMA luego de que Tribble le consiguiera un contrato con Cobra.

«Es lamentable. Se aprovecharon de unos momentos más vulnerables de la historia moderna de Puerto Rico para enriquecerse a costa del Gobierno», atestó la jefa de los fiscales federales.

Las autoridades federales incautaron cerca de $5 millones en varias cuentas bancarias, así como vehículos, bote y un catamarán.

Rodríguez dejó claro que los administradores de la AEE no están involucrados en esta acusación ni que está relacionada con la cancelación del contrato de Whitefish.

«La investigación continua pero no tenemos hasta el momento ningún indicio de que funcionarios de la Autoridad de Energía Eléctrica estén involucradas en este esquema de fraude», confirmó Rosa Emilia Rodríguez en conferencia de prensa.

«La acusación que anunciamos hoy demuestra una alta ejecutiva de FEMA y el presidente de la compañía Cobra se pusieron de acuerdo para enriquecerse ilegalmente a costa de los trabajos de reparación de nuestro sistema eléctrico luego del paso de los huracanes María e Irma», indicó Rodríguez.

Los arrestos no sorprendieron a nadie en Puerto Rico porque era de conocimiento general que el FBI estaba investigando a Cobra.

“Lo sorprendente es que no haya administradores de la AEE envueltos en esta patraña”, dijo Annette Vélez de Santurce. “Con lo desacreditados que está la administración era de esperarse que alguien de la Autoridad estuviera recibiendo prebendas por este contrato”.

John Soto por su parte cree que no hubo boricuas envueltos porque la tajada quería que fuera integra para los gringos.

“Hasta en esto discriminan, Era una jugosa patraña y dejaron fuera a los de aquí por considerarlos inferiores. Ellos se hundieron y por lo menos podemos decir que son tan corruptos como la gente de la administración de Ricardo Rosselló Nevares”, dijo Soto de Juncos.

Los boricuas no dejan de hacer bromas aun en momentos de crisis y arrestos como estos.

“¿Qué dirá ahora Trump (presidente Donald Trump) que le arrestaron a su gente de confianza?”, cuestionó John Pagán de Trujillo Alto. “La corrupción no solo es un mal aquí, sino allá también”.

El analista Ángel Rosa por su parte dijo que la corrupción es un mal que adaptamos en la isla de los Estados Unidos.

“Ellos nos han ofrecido un curso graduado de corrupción. Existen jurisdicciones con esquemas de corrupción peores que las de aquí”.

“Idiota (Trump) para que veas que tienes la corrupción en tu patio”, dijo Rosa. “Esto no es un asunto único de los puertorriqueños…”. 

De ser encontrados culpables, los acusados enfrentan sentencias de entre cinco años por la conspiración, la Ley de Viajes, conflicto de interés y declaraciones falsas y 30 años por fraude por los servicios prestados.

Compartir
Artículo anterior«Tratar» e «intentar», dos verbos sin compromiso
Artículo siguienteRaúl Peñaranda Inspira su colección Primavera/Verano 2020 en Colombia
Félix Cruz
Félix Cruz posee una larga trayectoria como periodista en Nueva Jersey-Nueva York y Puerto Rico. Es además historiador, gestor cultural, escritor, orador, educador y asesor gubernamental. Posee un doctorado en Comunicación Social con concentraciones en Periodismo Escrito y Lenguaje Corporal y está terminando un segundo doctorado en Historia de Puerto Rico y el Caribe en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.