Ángel David Martínez se reinventa con “El Cafecito en La luz”

0
590

Claro ejemplo de los jóvenes puertorriqueños que luchan las batallas más difíciles sin quitarse

De todos es conocida la crisis actual que vive Puerto Rico después del huracán María y el éxodo de puertorriqueños hacia el territorio estadounidense indicio del estancamiento de las condiciones de la Isla. Pero no todos han tomado el camino de emigrar con sus familias. Y entre ellos se encuentra Ángel David Martínez, perteneciente a ese grupo de jóvenes que apuestan a su país, de los que hacen patria, los que no se quitan ni abandonan su “Isla” porque quieren hacer algo por su gente, ayudar a echar hacia adelante a Puerto Rico. Su visión, su enfoque y su Fe en Dios son las palabras que lo definen.

Ángel David, quien cuenta con 25 años de edad y oriundo del pueblo de Cayey, nos cuenta su historia de cómo logró reinventarse llegando a tener hoy en día su propio negocio.

Su familia

Explica que a pesar de contar con tres trabajos se sentía cansado de no ver progreso alguno en su vida y teniendo que mantener a su familia. Un buen día de madrugada se le ocurrió una idea que quiso poner en práctica y fue así que preparó dos termos de café y se fue a la carretera número 15 a vender café a los transeúntes. Hoy día, once meses después ya cuenta con negocio propio “El Cafecito en la Luz”, un empleado y el auspiciador ¨Puerto Rico Coffee Roasters¨.

Sobre este nuevo concepto, “El Cafecito en la Luz” explica que para él es muy significativo ya que no se trata solamente de vender café sino que su intención es la de unir al pueblo. “Para abril del 2018 contaba con tres trabajos pero era muy sacrificado, llegaba cansado, siempre de mal humor. Y un buen día Papá Dios me dio esa iniciativa. Es algo que estoy haciendo con mucho amor para mi familia, Dios me lo tenía destinado¨.

“Es algo que hago para las personas que madrugan, van de prisa y tarde para el trabajo; usted se para en la luz y con mucho gusto nosotros vamos y le servimos el café sin tener que bajarse de su vehículo. El cafecito cuesta un dólar, si lo tiene, como le digo a mis clientes. También ofrecemos bocadillos de jamón y queso en pan sobao, rico, exquisito. Desde las 4:30 AM estoy ubicado en la carretera #15 Km 25 en Cayey de lunes a sábado de 4:30 AM a 8:30 AM. También de lunes a viernes de 2:00 PM a 4:00 PM. Ya salimos en el GPS y en Google como ‘’El Cafecito en la Luz. ’’

“Entre mis propósitos se encuentra el ayudar a levantar la juventud de Puerto Rico. A esos jóvenes que aún no saben qué hacer con sus vidas. Tienen que sentarse, pensar sus propósitos para el futuro, ya que estar en la calle de fiesta en fiesta, usando bebidas alcohólicas y sustancias es algo que los hace sentir bien por el momento porque le alivia el dolor, pero al levantarse al otro día sienten el mismo vacío, depresión y agonía.

Por eso mis bocadillos llevan mensajes bíblicos, positivos,  de sabiduría. Siempre digo que hay que retratar los momentos con una sonrisa, por eso mientras la persona se deleita con su café o bocadillo, hacemos sonreír a las personas pero sobretodo se lleva una palabra exquisita de Papá Dios”, comenta.

-Estás revolucionando el mercado: ¿Qué más ofreces que te hace ser tan diferente y especial?
– Además de estar en la luz, hacemos ‘’Delivery’’ para el área de Cayey después de las 8:00 AM 787-630-4054. Servicios para actividades corporativas, sociales, estoy con planes médicos, hospitales y voluntariamente doy charlas a jóvenes en las escuelas, iglesias, deportes, etc., Me gusta llevarle mensajes a los jóvenes porque ellos son el futuro de Puerto Rico y el mundo entero.

-¿Quién te enseñó a hacer café?
-Mi abuela desde muy pequeño siempre me inculcaba que bebiera café desde los 4 años. La receta la hago como la hacía mi abuela. Siempre hago el ‘’café colao¨,  hervimos la leche en otro lado y sale ese rico café como el que hacía abuelita.

-¿Vendiste mucho el primer día?
-Solo vendí un café (dice entre risas). Cuando llegué a la casa mi esposa me preguntó cuántos había vendido y al decirle la cantidad como que se sorprendió al ser uno solamente. Pero, así se comienza, alguien me vio y me compró. Quiero decirte que estoy súper agradecido con Dios. Mi esposa Yaideliz Rosario también es parte de ‘’El Cafecito en la Luz’’ ya que Dios y ella fueron los que me inspiraron para tener mucha fuerza por mis hijos y seguir hacia adelante. Yo le pedí a Dios luz para mi camino y me dio ‘’El Cafecito en la Luz. ’’

En menos de un año has impactado a mucha gente.
-A veces me pregunto y digo: -’’Wao! ¿Cómo es posible que en tan solo 10 meses tenga sobre 15,000 mil seguidores en mi página? ¿Cómo he llegado al oído de tantas personas de otros países además de Puerto Rico? Entiendo que el Internet está muy avanzado pero no a todo el mundo se le da esa dicha de darse a conocer tan rápido en un negocio; Dios hace las cosas perfectas.

-¿No ha tenido problemas por vender en la luz?
-El honorable alcalde Rolando Ortiz estuvo allí y me dijo que era un orgullo para la juventud y para muchos porque los estaba inspirando. Enviándome a la alcaldía a sacar los permisos. En la cintura tengo una cajita que yo mismo hice y ahí tengo el azúcar, los vasos, removedores y dos termos en la mano.

De empleado está mi primo Allan, quien tiene 18 años y en la actualidad se encuentra estudiando, trabaja también en un “fast food” y es quien se encarga de las personas que van para el pueblo de Cayey, porque a esa hora el tráfico es bien fuerte. Él se encuentra en la luz, yo desde el paseo manejo a las personas que vienen de otros pueblos.

-¿Cómo te inspiras para cada día?

Hay días difíciles, hay días que uno se levanta sin ánimo pero tengo una esposa que gracias a Dios me ayuda. Tuve un momento en que perdí el ánimo, la energía y el contacto con Dios porque fue tanto ajoro que no lo supe manejar hasta que caí rendido de rodillas y le dije:-’’Señor: ya mis cargas te las voy a entregar de ahora en adelante. Desde ese preciso momento lo trabajo de esta manera siempre que tengo una situación: siempre que voy a comenzar mi día le doy gracias y pienso en qué me diría Dios en todos los momentos de mi vida, sean buenos o malos. Dios siempre habla, pon esa palabra en tu corazón, en tu mente y vas a hacer lo correcto siempre y cuando pongas lo pongas en tu corazón. Siempre es bueno mantener una sonrisa porque nunca sabes a quien puedes hacer sonreír. En la luz siempre estoy alegre y contento, aunque tenga problemas porque la Gracia de Dios es Poderosa. Una sonrisa, un buenos días, unas gracias; así es que se comienza el día. Si se me explota una goma sé que algún propósito hay en eso, Dios pone palabras en tu corazón para cada situación.

-¿Y qué tienes para quienes no toman café?

Estoy integrando el chocolate caliente bien rico…

-¿Algún mensaje?

-Que nunca dejes de luchar, las batallas más difíciles son las más importantes porque son las que se quedan marcadas en la vida. Yo vengo de una familia normal, de un barrio súper pobre, supe caminar descalzo, pagar con menudo, pedir fiado, ponerme camisas dos veces corridas, mi madre fue una señora que daba hasta donde podía. Recuerden que el primer día yo solo vendí un café y ese día lo único que yo tenía fue el dólar que vendí. Si dices que tú quieres, lo vas a lograr porque para Dios no hay nada imposible. Yo no soy la persona de hace un año, soy la persona que soy hoy porque Dios ha puesto todos esos milagros en mi vida y en mi corazón y he visto esas bendiciones en mi hogar y mi familia.

-¿Qué planes tienes para este año?

-Le pido a Dios Salud y sabiduría, que me de mucha fuerza para cada día, seguir hacia adelante, que derrame toda su bendición sobre mi familia. Le prometí a mi esposa que este año va a ser de ella, ya que quiere especializarse en maquillaje y yo la voy a ayudar.

Pueden seguir mi página en Facebook de ‘’El Cafecito en la Luz’’ donde hago ‘’Lives’’ y doy muchos consejos.