Sopa de “yuca al mojo”, sabrosa a cualquier hora del día

0
482

Para maridar con 2009 Château de Paillet-Quancard, Cadillac-Côtes de Bordeaux 80%

La yuca es una raíz utilizada con frecuencia entre los latinos, muy típica en Brasil y presente en las cocinas de Cuba, República Dominicana, Colombia y Perú, entre muchas otras culturas. La inspiración de esta sopa es la tradicional receta cubana de «yuca al mojo», un platillo casual, similar a una «yuca en escabeche» y servida como complemento. Es uno de esos platillos que no puede faltar en una fiesta familiar, de amigos y en especial en las cenas navideñas. Y es una forma elegante y divertida de saborear la auténtica cocina cubana. Esta saludable, fácil y rica sopa, puedes servirla como primer plato en la cena, de almuerzo o hasta en un día frío.

30 minutos

4 porciones

Lo que debes tener:

2 libras de yuca pelada y cortada en trozos de dos pulgadas aprox. (puedes usar yuca congelada)

3-4 tazas de caldo de pollo natural

3 cdas. de aceite de oliva

2 cdas. de vinagre blanco

6 dientes de ajo, pelados y enteros

2 cebollas blancas pequeñas, picadas

2 hojas de laurel secas

1 cda. de perejil italiano fresco, picado finamente

Sal y pimienta al gusto

Lo que debes hacer:

En una olla profunda mediana a temperatura alta, agrega suficiente agua con sal para cubrir la yuca y deja hervir. Mientras la yuca hierve, en un sartén a temperatura mediana, agrega el aceite y sofríe el ajo hasta que se dore a fuego lento por unos 5 minutos.

Agrega la cebolla, las hojas de laurel y sofríe hasta que la cebolla esté tierna y transparente. Añade el vinagre, mezclando todo bien y pon este «mojo» a un lado. Retira 2-3 cucharadas, mézclalas con el perejil y deja a un lado para decorar la sopa al final.

Una vez la yuca esté bien tierna, cuélala y retira la delgada raíz que tiene en su centro. Si tienes un batidor de mano regresa la yuca a la olla, agrega el «mojo», el caldo de pollo y bate hasta que esté suave y con textura de puré líquido. Este proceso también lo puedes hacer en una licuadora y luego regresas la sopa a la olla para agregarle la sal, la pimenta y calentarla un poco antes de servir.

Sirve y decora con el «mojo» que guardaste mezclado con una pizca de perejil, finamente picado.

¡Buen provecho!

 

 

Dejar respuesta