PUERTO RICO: EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

Todavía el pueblo puertorriqueño no entiende porqué tiene que pagar por una crisis que ellos no causaron

0
4623

Este lío por el que se tortura al pueblo lo causaron 7 a 8 personas al mando del país pensando en sus egos, vanidades y lujos

Puerto Rico ha sido siempre un país de superación y por mucho tiempo considerado ‘’la llave de las Américas’’ hacia el mundo no tan solo por su locación, sino también por el destaque de su gente alrededor del mundo en la arquitectura, las artes y los deportes, por mencionar algunos. Los puertorriqueños se han ocupado de que el nombre de su patria de unos 100 X 35 sea escuchado alrededor del mundo por sus grandes logros, la belleza de su isla y la simpatía de su gente.

Borinquen es una isla que ha sido bendecida grandemente en numerosos aspectos y cuenta con una tierra sumamente agradecida que da frutos de cara al trópico con el que cuenta los 12 meses del año. Al pasar de los años muchas cosas fueron cambiando a nivel político y la tierra fue tomando un aire de ciudad donde cada hijo de puertorriqueño tenía la oportunidad de estudiar lo que quisiera y de ir a la Universidad. Se firmaron actas y la política jugó su cuento de hadas brindándole al país una falsa estabilidad económica.

Al tiempo y con los años fueron desapareciendo los ‘’friquitines’’ que habían en cada esquina que te vendía todo tipo de frituras, el refresco y la cerveza del país. Fueron desapareciendo los limpiabotas, el zapatero, el Bazar y el quincallero que vendía por las calles, para darle la bienvenida a los supermercados y a las grandes tiendas donde había cosas bonitas que podías comprar bajo el aire acondicionado.

Puerto Rico le hacía honor a su apellido y allí todo el mundo trabajaba: tanto el pobre como el rico. Si un día te quedabas sin trabajo, al otro día te ibas a caminar a la Zona Libre de tu pueblo y allí conseguías trabajo en alguna factoría. Los jueves y viernes los vendedores acomodaban sus mesas donde vendían de todo y la economía se movía. Eran otros tiempos pero eran grandes tiempos donde la esperanza de que ‘’tiempos mejores vendrían’’ persistía y habían caballeros, humildad y agradecimiento.

El ‘’Jalda Arriba’’ de Don Luis Muñoz Marín, y el ‘’Así lo Haré’’ de Luis A. Ferré surtieron su efecto junto al ‘’Gallito que no se Juye’’ de Rafael Hernández Colón que no se juyó para endeudarnos.

‘’Manos a la Obra’’ pasó al olvido cuando quitaron las 936 bajo el gobierno de Carlos Romero Barceló y las fábricas comenzaron a irse del país que los acogía, nos llenamos de desempleo, de oficinas, de edificios y cemento. Vivimos el  «Cerro Maravilla”,  comenzamos a perder la fe en los gobiernos y con ello la destrucción de valores. Todo el mundo en urbanización, con rejas, control de acceso y poco a poco llegó el miedo; las protestas, las huelgas, los macanazos y los tiros.

Ante nuestra irrealidad una tarjeta de plástico consiguió la felicidad de muchos que quizá nunca tuvieron una. Pero el gobernador Pedro Rosselló González creó una tarjeta de salud a la que el pueblo bautizó como: ‘’la tarjeta de Rosselló’’ porque mientras los contrarios decían que no había dinero para sufragarla, él contestaba que ‘’sí se podía.’’ Y el ‘’Se puede, claro que se puede!’’ sirvió a una campaña política que permitió que arrestaran a 40 ladrones por corrupción y a un secretario de educación que se robó el dinero destinado a las escuelas públicas del país.

Sila María Calderón fue la primera mujer gobernadora de la isla que pasó sin pena ni gloria por Fortaleza pero recordada por su divorcio, su bodón y otra vez divorcio siendo la comandante en jefe de sus ’’comunidades especiales”.

Luego llegó un gobernador que venía de la pobreza y con la buena intención de ayudar al país en su estancamiento reconociendo que el mayor empleador del país es el gobierno que cada 4 años prometía y daba trabajos que no podía sostener cerrando el gobierno por 2 semanas para evitar los despidos y cuadrar la nómina pero, a cambio obtuvo una acusación federal dirigida por Carlos Romero Barceló la que hizo que se perdiera el tiempo en tribunales; dimes y diretes. ¿Y el país? Lo castigó con el voto porque sus buenas intenciones lo llevaron al tribunal federal.

El gobernador Luis Fortuño pasa a la historia por haber sido quien tomó el préstamo más grande de nuestra historia que ha hecho quebrar el crédito de nuestra isla.

Cuando entra al gobierno Alejandro García Padilla tiene que pagar los platos rotos de otros que hicieron fiesta y bajo su mandato se nombra a la isla como crédito ‘’Chatarra”, García Padilla será conocido por ser el gobernador que no hizo préstamo alguno, no porque no quisiera, sino; porque no se lo permitieron.

Ante esta situación y antes del presidente Barack Obama despedirse de su cargo; le obsequió a Puerto Rico con una ‘’Junta de Control Fiscal’’ para que se encargaran de cobrar la deuda pública.

A los 72 días del gobierno de Ricardo Rosselló se fijan 91 impuestos al país aceptado por la Junta de Control Fiscal con el fin de cuadrar el presupuesto mientras el partido en el poder ‘’regala’’ dinero a candidatos derrotados nombrándolos en cargos públicos y de asesoría por más de 3 millones de dólares.

De los 91 impuestos a los que hoy se enfrenta el pueblo se pretende quitar 450 millones a la Universidad de Puerto Rico que ha sido considerada como una de las mejores universidades en el mundo. Esto hará que se cierren algunos de los 11 recintos que se tienen en la actualidad a través de la isla. Esta universidad crea profesionales que han ganado premios internacionalmente. Este aumento tendrá un efecto dominó y seguramente aumentarán los precios en los créditos, los hospedajes, los alimentos, los libros, etc., y cada día será mucho más difícil estudiar en la isla.

Se eliminarán $1,000 millones a la Reforma del plan Mi Salud cuando la salud de un pueblo debe ser prioridad.

– Se intentará implementar un impuesto (IVU) a las compras por Internet. El impuesto a la propiedad será el doble de lo que actualmente usted paga; si son mil dólares, pagará tres mil. Aumento en los marbetes, en el seguro compulsorio, multas de tránsito, Hacienda, seguro de ACAA, seguros de vehículos, cargos por servicio, peajes, guaguas de la AMA y ATI, seguros de bomberos, regalías, alquileres por servicio, permisos de salud, etc., Eliminación de incentivos de viviendas, residencias para ancianos, desarrollos turísticos, industria fílmica en P. R. y un largo etcétera que creará más desasosiego en un país que está emigrando hacia otras tierras en busca de calidad de vida.

El gobernador dice que -’’todos tenemos que cooperar’’ pero ¿cómo vamos a salir del calabozo en el que nos están hundiendo? Luego de la aprobación del plan el gobernador protagonizó un espectáculo mediático para dejarnos saber que se aprobaron 91 impuestos que se supone que dejen $1,500 millones de dólares al año.

Todavía el pueblo puertorriqueño no entiende porqué tiene que pagar por una crisis que ellos no causaron. Este lío por el que se tortura al pueblo lo causaron 7 a 8 personas al mando del país pensando en sus egos, vanidades y lujos. Ellos son los verdaderos causantes de esta desgracia que empobrecerá mucho más al país.