¿Podemos creer en la Suprema Corte de EEUU?

0
255

¿Podemos creer en la Suprema Corte de EEUU? Mi respuesta es no. La Suprema Corte es una representación de los dos partidos, por lo general. No es algo en lo que podamos creer, no le interesa el bienestar de quienes vivimos en EEUU, e encuentra totalmente politizada y actualmente es un apéndice del Partido Republicano. Que conste que no creo en casi ningún político y nunca he pertenecido a ningún partido. Ni en mi país de origen (República Dominicana), ni en EEUU.

La Constitución se creó hace 250 años, y los abogados y jueces se agarran de ella para hacer sus sucias jugadas políticas. En todo este tiempo, el mundo ha cambiado mucho, por lo que debemos adaptarla a las necesidades y realidades de 2022. Debe ser respetada, no usada por los malditos políticos, jueces y abogados.

Me da risa leer lo que dijo Trump, quien planeó, junto al Partido Republicano, cómo nombrar jueces. Lo disimulan hablando de conservadores. Creen que somos bobos, insultan nuestra inteligencia.

El expresidente declaró que la Corte expresó “la voluntad de Dios”. No sea tan incongruente, Sr. Trump. Usted era pro aborto y nunca fue religioso.

Nunca votaré por alguien así. Cuando deseaba vivir en EEUU, soñaba con un país donde la libertad era realidad, la justicia funcionaba y la Suprema Corte era un baluarte de valores, ejemplo de la verdadera división de poderes en la democracia. Hoy pienso: me engañaron.

Me he cansado de decir que, mientras más se base todo lo que ocurre en lo que digan abogados y jueces, peor estaremos. No es una casualidad que casi todos los políticos son abogados, pero también son analfabetos emocionales, sexuales y psicológicos. En fin, ignorantes.

En un programa de mi compatriota Oscar Haza, pude oír algo horrible, de la boca de una “abogada”. De forma cínica, insistía a otra colega, que se quejaba de la otra bofetada que nos dio la Suprema, en cuanto a las armas y la violencia, de que sus pequeñas hijas no tenían seguridad en las escuelas, ni en ningún sitio. La respuesta de la “abogada” fue: “Arma a tus hijitas (son niñas pequeñas) y enséñalas a disparar”.

Si aquí existiera una verdadera institución de abogados, deberían quitarle su licencia. Lo que dijo es un abuso contra el menor y algo tan grotesco como lo que hace el enano de Putin cada día en Ucrania, ante la falta de valentía de todos los que pueden hacer algo y no hacen nada, por miedo a ese psicópata o por intereses económicos.

De las armas, no hablo más. Dije todo lo que tenía que decir el día en que mataron a 19 niños, a dos maestras y al esposo de una de ellas (por el infarto causado). Por las decisiones de la Suprema, por los que apoyan esta desgracia y reciben dinero por hacerlo, Dios, por favor, no los perdones.

www.NancyAlvarez.com

Compartir
Artículo anteriorEntrenar la respiración, el gran secreto de la salud
Artículo siguienteVivir las crisis desde la aceptación, las lecciones y la toma de control
Nancy Álvarez es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene una maestría en Programación Neurolingüística (PNL) y es hipnoterapeuta. Actualmente cursa un doctorado en Sexualidad en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, impartida por la Universidad de Almería de Andalucía, España. En la actualidad se encuentra en Educación.

Dejar respuesta